Instrumentos de evaluación de la autolesión no suicida en adolescentes 1990-2016: una revisión sistemática

Yolanda Viridiana Chávez-Flores Carlos Alejandro Hidalgo-Rasmussen Libia Yanelli Yanez-Peñúñuri Acerca de los autores

Resumen

El propósito de esta revisión sistemática fue identificar los instrumentos creados o adaptados para evaluar la autolesión no suicida en adolescentes. Se utilizó la metodología PRISMA. Dos revisores independientes analizaron las propiedades psicométricas de los instrumentos publicados en inglés o español desde 1990 a 2016 considerando criterios de calidad estandarizados. Las bases utilizadas fueron PsycINFO, PubMed, ISI Web of Knowledge, Scopus, SciELO, ScienceDirect y EBSCO. Se seleccionaron 18 estudios que crearon o adaptaron 11 instrumentos. La mayoría desarrollados en Estados Unidos y Canadá y ninguno en América Latina. Varios estudios no presentan evidencia de las propiedades psicométricas de los instrumentos. Siete de los 18 estudios obtuvieron al menos una puntuación positiva. El ABUSI y el ISSIQ-A obtuvieron la mayor cantidad de puntuaciones positivas. Las limitaciones de este estudio fueron que la búsqueda se realizó solamente en siete bases de datos y en los idiomas inglés y español. Se sugiere mejorar el reporte de las propiedades psicométricas de los instrumentos de autolesión no suicida en adolescentes y desarrollar adaptaciones a países de América Latina que permitan hacer comparaciones internacionales.

Palabras clave
Conducta autodestructiva; Adolescente; Encuestas y cuestionarios; Comparación transcultural; Revisión

La autolesión no suicida (NSSI, por sus siglas en inglés Non-Suicidal Self-Injury) fue incluida en el Manual Diagnóstico y Estadísticos de los Trastornos Mentales (DSM-5) como una afección que necesita mayor investigación11 Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5. México: APA; 2014.. Es definida como la destrucción tisular propositiva que el individuo realiza a su propia piel o cuerpo sin la intención de morir11 Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5. México: APA; 2014. Las conductas de NSSI incluyen cortarse, quemarse, frotarse la piel, golpearse o morderse, entre otras22 Zetterqvist M, Lundh LG, Dahlström Ö, Svedin CG. Prevalence and function of non-suicidal self-injury (NSSI) in a community sample of adolescents, using suggested DSM-5 criteria for a potential NSSI disorder. J Abnorm Child Psychol 2013; 41(5):759-773..

A nivel internacional la prevalencia varía de acuerdo al tipo de población que se estudie, al grupo de edad y a los criterios empleados para definirla operacionalmente. En adultos la prevalencia de NSSI durante los últimos seis meses se estimó en 4% para población general y 21% en población clínica33 Briere J, Gil E. Self-mutilation in clinical and general population samples: Prevalence, correlates, and functions. Am J Orthopsychiatry 1998; 68(4):609-620., mientras que en adolescentes la prevalencia de NSSI se incrementa hasta 16.1-18.0% para población general44 Muehlenkamp JJ, Claes L, Havertape L, Plener PL. International prevalence of adolescent non-suicidal self-injury and deliberate self-harm. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2012; 6(1):10. y 60% para población clínica considerando los últimos 12 meses55 Kaess M, Parzer P, Mattern M, Plener PL, Bifulco A, Resch F, Brunner R. Adverse childhood experiences and their impact on frequency, severity, and the individual function of nonsuicidal self-injury in youth. Psychiatry Res 2012; 206(2-3):265-272.. Además, la edad de inicio de la NSSI se encuentra entre los 12 y 15 años de edad66 Nock MK, Prinstein MJ. A functional approach to the assessment of self-mutilative behavior. J Consult Clin Psychol 2004; 72(5):885-890.,77 Muehlenkamp JJ, Gutiérrez PM. Risk for Suicide Attempts Among Adolescents Who Engage in Non-Suicidal Self-Injury. Arch. Suicide Res. 2007; 11(1):69-82. por lo que el riesgo de presentar esta conducta es mayor en adolescentes88 Hawton K, Van Heeringen K. The International Handbook of Suicide and Attempted Suicide. London: Wiley; 2008.,99 Klonsky ED. Non-suicidal self-injury in United States adults: prevalence, sociodemographics, topography and functions. Psychol Med 2011; 41(9):1981-1986. tanto en población general como en población clínica, lo que implica la necesidad de contar con instrumentos de evaluación validados y adecuados para este grupo de edad.

El estudio exhaustivo y preciso de la NSSI permite, en la práctica clínica, fundamentar la toma de decisiones respecto al diagnóstico y plan de tratamiento; mientras que en el campo de la investigación apoya el desarrollo teórico y favorece el consenso entre investigadores para la denominación y operacionalización del constructo1010 Klonsky ED, Lewis SP. Assessment of Nonsuicidal Self-Injury. In: The Oxford Handbook of Suicide and Self-Injury. New York: Oxford University Press; 2014.. Considerando la magnitud con que se presentan las conductas de NSSI en adolescentes y adultos, y el riesgo que representan para la salud, a partir de la década de los 90 se incrementó la cantidad de estudios realizados1111 Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente (AEPNYA). Autolesiones. Madrid: Protocolos; 2008. y el desarrollo de diversas herramientas de evaluación, incluyendo entrevistas e instrumentos de autoreporte. Para asegurar que la información generada por estos instrumentos sea útil para el diagnóstico y tratamiento de la NSSI, es esencial que se evalúe la calidad psicométrica de los mismos, para generar evidencia sobre su validez (contenido, criterio y constructo) y confiabilidad (consistencia interna y reproducibilidad) y que esta evidencia sea informada considerando criterios estandarizados1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42.,1313 Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657.. Asimismo, es necesario considerar el uso de análisis factorial exploratorio o confirmatorio que permita conocer la naturaleza y cantidad de factores subyacentes a partir de las variables incluidas en un instrumento1414 Fabrigar L, MacCallum R, Wegener D, Strahan E. Evaluating the use of Exploratory Factor Analysis in Psychological Research. Psychol Methods 1999; 4(3):272-299. y que se verifique la validez transcultural cuando se utilicen instrumentos creados en diferentes idiomas o países1313 Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657.,1515 Carvajal A, Centeno C, Watson R, Martínez M, Sanz Rubiales Á. ¿Cómo validar un instrumento de medida de la salud? An Sist Sanit Navar 2011; 34(1):63-72.,1616 Beaton DE, Bombardier C, Guillemin F, Ferraz MB. Guidelines for the process of cross-cultural adaptation of self-report measures. Spine 2000; 25(24):3186-3191. , entendiendo por validez transcultural la medida en que el desempeño de los ítems en un instrumento traducido o culturalmente adaptado, es un reflejo adecuado del desempeño de los ítems de la versión original del instrumento1717 Mokkink LB, Terwee CB, Patrick DL, Alonso J, Stratford PW, Knol DL, Bouter LM, de Vet HCW. International consen-sus on taxonomy, terminology, and definitions of measurement properties for health-related patient-reported outcomes: results of the COSMIN study. J Clin Epidemiol 2010; 63:737-745..

Una revisión sistemática intenta recopilar toda la evidencia empírica que se adapte a los criterios de elegibilidad especificados previamente para responder a una pregunta de investigación específica1818 Green S, Higgins PTJ, Alderson P, Clarke M, Mulrow DC, Oxman DA. Cochrane Handbook: Cochrane Reviews: Ch 1: Introduction. In: Cochrane Handbook for: Systematic Reviews of Interventions 2011; 6:3-10.. Aunque se han publicado revisiones sistemáticas y estudios que analizan las propiedades psicométricas de los instrumentos que evalúan la NSSI1010 Klonsky ED, Lewis SP. Assessment of Nonsuicidal Self-Injury. In: The Oxford Handbook of Suicide and Self-Injury. New York: Oxford University Press; 2014.,1919 Latimer S, Meade T, Tennant A. Measuring engagement in deliberate self-harm behaviours: psychometric evaluation of six scales. BMC Psychiatry 2013; 13(1):4.,2020 Borschmann R, Hogg J, Phillips R, Moran P. Measuring self-harm in adults: A systematic review. Euro Psychiatry 2012; 27(3):176-180., no se han realizado específicamente en adolescentes, lo que resulta necesario considerando que durante la pubertad y la adolescencia existe mayor vulnerabilidad para presentar conductas de NSSI. Por tanto, el propósito de esta investigación fue realizar una revisión sistemática para identificar los instrumentos de evaluación de la NSSI que se han creado o adaptado para adolescentes desde 1990 a 2016, así como analizar sus propiedades psicométricas.

Método

El protocolo de la revisión sistemática fue aprobado y registrado ante la Coordinación de Investigación y Posgrado de la Universidad a cargo del estudio.

Estrategias de búsqueda

Utilizando los lineamientos de la metodología Preferred Reporting Items for Systematic Review and Meta-Analysis (PRISMA; http://www.prisma-statement.org/), uno de los autores del presente estudio realizó del 28 octubre al 28 de noviembre de 2016 una búsqueda exhaustiva de estudios en las bases de datos PsycINFO, PubMed, ISI Web of Knowledge, Scopus, SciELO, ScienceDirect y EBSCO, que fueron publicados en el idioma inglés y español durante el periodo de enero de 1990 a octubre de 2016.

Los términos de búsqueda en título se dividieron en tres grupos utilizando los operadores booleanos AND y OR. Los términos en inglés fueron (“self-injury or self-injurious behavior or self-mutilation or non-suicidal self-injury* or NSSI or self-poisoning* or self-harm* or deliberate self-harm* or parasuicide or deliberate selfinjury* or deliberate selfpoison or automutilation* or autoaggression* or autoagressive”*) AND (“instrument* or measure* or questionnaire* or scale* or assessments* or inventory* or psychometric* or validity or reliability or psychometric properties or factor analysis) AND (“adolescence or youth or teenager or teens or adolescents”) y en español (“autolesi* or comportamientos autolesivos or autoagresión or lesiones autoprovocadas or automutilación or autodaño or autolesión* or lesiones autoinflingidas or autodestructivo or autoflagelación”) AND (“instrumento* or cuestionario* or escala* or inventario* or entrevista* or autoreporte or pruebas psicométricas or validación or confiabilidad or propiedades psicométricas or análisis factorial”) AND (“adolescencia, adolescentes, pubertad”).

Posteriormente, otro de los autores hizo una búsqueda dirigida para verificar que los instrumentos reconocidos a nivel internacional hubieran sido identificados en la búsqueda inicial. Adicionalmente, ambos autores de manera independiente llevaron a cabo una búsqueda manual a partir del listado de referencias de los estudios identificados con la finalidad de agregar aquellos que no fueron incluidos en la búsqueda principal. Se solicitó información adicional a dos autores, ya que en el artículo publicado no se incluyeron suficientes datos sobre el instrumento para evaluar su posible inclusión en el presente estudio.

Selección de los estudios

Con los resultados de la búsqueda principal, dirigida y manual efectuada de manera independiente, se realizó un acuerdo en el equipo de investigación para seleccionar los estudios considerando los siguientes criterios de inclusión y exclusión. Se incluyeron estudios en los que se hubiesen desarrollado, adaptado o evaluado las propiedades psicométricas de un instrumento o dominio sobre NSSI en adolescentes (10 a 19 años de edad). Se excluyeron estudios en los que se utilizó el término autolesión para evaluar comportamiento suicida o aquellos en los que no se podía realizar la evaluación de sus propiedades psicométricas por tener insuficientes datos o no haber obtenido respuesta de los autores. Con la finalidad de reducir el sesgo en la búsqueda y selección de estudios, en cada artículo se revisó la definición de autolesión y se identificó la fundamentación teórica para asegurar que se había evaluado autolesión no suicida.

Extracción de los datos

La extracción de datos fue realizada por dos de los autores del presente estudio que de manera independiente utilizaron un formulario electrónico diseñado y piloteado previamente por el equipo de investigación. Se extrajo información de cada estudio sobre las características del instrumento (nombre, autor, país, año de publicación, dimensiones, cantidad de ítems), las características del estudio (tipo de población, tamaño de la muestra, media de edad, distribución de sexo) y la evidencia reportada de las propiedades psicométricas de cada instrumento considerando los criterios de Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42.,1313 Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657..

Evaluación de los estudios

Uno de los autores evaluó la calidad y el riesgo de sesgo de los estudios seleccionados considerando la herramienta AXIS de Downes et al.2121 Downes MJ, Brennan ML, Williams HC, Dean RS. Development of a critical appraisal tool to assess the quality of cross-sectional studies (AXIS). BMJ Open 2016; 6:e011458.. Para el análisis de las características psicométricas de los instrumentos, dos autores evaluaron de manera independiente los estudios que fueron seleccionados considerando los criterios estandarizados propuestos por Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42. para evaluar, en una escala de cuatro puntos (positivo, intermedio, pobre e información no disponible), nueve características psicométricas: validez de contenido, consistencia interna, validez de criterio, validez de constructo, acuerdo, fiabilidad, sensibilidad, efecto piso techo e interpretabilidad. Dado que estos criterios no incluyen la validez transcultural de los instrumentos, se agregó de manera complementaria este apartado a partir de la herramienta COnsensus-based Standards for the selectito of health Measurement INstruments (COSMIN; www.cosmin.nl) elaborada por Terwee et al.1313 Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657. que evalúa como excelente, buena, justa o pobre la evidencia presentada en los estudios de validación transcultural. En total se evaluaron diez características psicométricas. Se realizó un análisis de la calificación otorgada por cada revisor y en caso de desacuerdo se discutió con un tercero para llegar a un consenso. La evaluación de las características psicométricas realizada por los dos revisores independientes tuvo un acuerdo casi perfecto (Kappa = .86).

Resultados

La búsqueda principal llevó a la identificación de 282 estudios, mediante la búsqueda manual y dirigida se encontraron 29 estudios, que hicieron un total de 311. Se eliminaron 32 estudios duplicados. A partir de los criterios de inclusión y exclusión, 207 fueron eliminados y 72 seleccionados para la revisión del texto completo. A partir de la revisión completa se excluyeron 54 estudios. Los principales motivos de rechazo fueron que los estudios no presentaban las características psicométricas de algún instrumento (71%), que los instrumentos evaluados fueron creados con población de adultos o adultos jóvenes (23%) o que el método de evaluación incluía menos de tres ítems (5.7%). Finalmente 18 estudios fueron incluidos en la revisión sistemática para evaluar sus propiedades psicométricas (Figura 1).

Figura 1
Descripción del proceso de búsqueda y selección de los estudios incluidos en la revisión sistemática

En la Tabla 1 se muestran las características de los estudios que fueron incluidos en la evaluación. De los 18 estudios seleccionados, se identificaron 11 instrumentos para evaluar NSSI en adolescentes: Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview (SITBI)2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317. con una adaptación2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265., Self-Harm Behavior Questionnaire (SHBQ)2424 Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245., Functional Assessment of Self-Mutilation (FASM)66 Nock MK, Prinstein MJ. A functional approach to the assessment of self-mutilative behavior. J Consult Clin Psychol 2004; 72(5):885-890. con tres adaptaciones2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212.

26 Calvete E, Orue I, Aizpuru L, Brotherton H. Prevalence and functions of non-suicidal self-injury in Spanish adolescents. Psicothema 2015; 27(3):223-228.
-2727 Dahlstrom O, Zetterqvist M, Lundh LG, Svedin CG. Functions of nonsuicidal self-injury: exploratory and confirmatory factor analyses in a large community sample of adolescents. Psychol Assess 2015; 27(1):302-313., Self-Injury Motivation Scale Adolescent version (SIMS-A)2828 Swannell S, Martin G, Scott J, Gibbons M, Gifford S. Motivations for Self-Injury in an Adolescent Inpatient Population: Development of a Self-Report Measure. Australas Psychiatry 2008; 16(2):98-103., Alexian Brothers Assessment of Self-Injury (ABASI)2929 Washburn JJ, Potthoff LM, Styer DM. Assessing DSM-5 Nonsuicidal Self-Injury Disorder in a Clinical Sample. Psychol Assess 2015; 27(1):31-41., Alexian Brothers Urge to Self-Injure Scale (ABUSI)3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544., cuatro adaptaciones del instrumento The Ottawa Self-Injury Inventory (OSI)3131 Plener PL, Libal G, Keller F, Fegert JM, Muehlenkamp JJ. An international comparison of adolescent non-suicidal self-injury (NSSI) and suicide attempts: Germany and the USA. Psychol Med 2009; 39(9):1549.

32 Csorba J, Dinya E, Ferencz E, Páli E, Nagy E, Horváth A, Vados M. A study of Hungarian adolescent outpatients suffer-ing from self-injurious behaviour. Psychiatr Danub 2010; 22(1):39-45.

33 Rodav O, Levy S, Hamdan S. Clinical characteristics and functions of non-suicide self-injury in youth. Eur Psychiatry 2014; 29(8):503-508.
-3434 Nixon MK, Levesque C, Preyde M, Vanderkooy J, Cloutier PF. The Ottawa Self-Injury Inventory: Evaluation of an as-sessment measure of nonsuicidal self-injury in an inpatient sample of adolescents. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2015; 9:26., The Risk-Taking and Self-Harm Inventory for Adolescents (RTSHIA)3535 Vrouva I, Fonagy P, Fearson PRM, Roussow T. The risk-taking and self-harm inventory for adolescents: Development and psychometric evaluation. Psychol Assess 2010; 22(4):852-865., The Repetitive Non-Suicidal Self-Injury Questionnaire (R-NSSI-Q)3636 Manca M, Presaghi F, Cerutti R. Clinical specificity of acute versus chronic self-injury: Measurement and evaluation of repetitive non-suicidal self-injury. Psychiatry Res 2014; 215(1):111-119., 6 item measure de Prinstein3737 Prinstein MJ, Nock MK, Simon V, Aikins JW, Cheah CSL, Spirito A. Longitudinal trajectories and predictors of adolescent suicidal ideation and attempts following inpatient hospitalization. J Consult Clin Psychol 2008; 76(1):92-103. y el Impulse, Self-harm and Suicide Ideation Questionnaire for Adolescents (ISSIQ-A)3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245.. El SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317., publicado en el 2007, fue el primer instrumento creado con adolescentes para medir NSSI. Es un instrumento en formato de entrevista con 169 ítems y se desarrolló en Estados Unidos con población general de adolescentes y jóvenes adultos. De los 18 estudios incluidos, once (61.1%) fueron realizados en Estados Unidos y cuatro (22.2%) en Canadá. Ocho (44.4%) fueron adaptados transculturalmente. No se encontraron instrumentos creados o adaptados en América Latina. Considerando el total de estudios, seis (33.3%) fueron realizados con población clínica, diez (55.5%) con estudiantes, uno (5.6%) con población general y uno (5.6%) con pacientes y estudiantes. En cuanto al uso de análisis factorial, tres estudios (16.6%) realizaron un análisis factorial exploratorio, ocho (44.4%) un análisis factorial confirmatorio y siete (38.8%) estudios no reportaron su uso.

Tabla 1
Descripción de los instrumentos sobre autolesión no suicida y características de la muestra.

En cuanto a la calidad y el riesgo de sesgo de los estudios seleccionados, se encontró que todos los estudios tenían objetivos claros. En el método todos tenían un diseño apropiado, así como una muestra claramente definida con un marco muestral que representaba a la población a investigar, además de factores de riesgo y variables resultado apropiadas para el objetivo del estudio. Solo el 33% justificó su tamaño de muestra, el 28% aseguró una selección aleatoria, el 39% tomó medidas para abordar a los que no respondieron, el 78% midieron los factores de riesgo y las variables de resultado utilizando instrumentos probados o publicados previamente, el 78% especificó qué se utilizó para determinar la significación estadística o las estimaciones de precisión y el 94% describió detalladamente los métodos para poder repetirlos. En cuanto a los resultados, todos los estudios describieron adecuadamente los datos básicos y presentaron los resultados de los análisis descritos en el método. Aunque el 61% describe información sobre los no respondientes, el 44% no da suficiente información sobre el sesgo de no respuesta. En el 83% los resultados fueron consistentes internamente. Respecto a la discusión, en todos los estudios se indicaron las limitaciones y en el 94% los resultados y las discusiones de los autores fueron justificados. En ninguno de los estudios se identificaron conflictos de intereses y en el 94% se obtuvo la aprobación ética o el consentimiento de los participantes.

Resultados de la evaluación de las características psicométricas

En la Tabla 2 se muestran los estudios que presentaron la creación de instrumentos que evalúan NSSI en adolescentes, así como la evaluación de sus propiedades psicométricas. De los siete instrumentos evaluados, sólo el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245. obtuvo una puntuación positiva en validez de contenido; en tanto que cinco instrumentos (71.4%) obtuvieron una puntuación pobre. En la evaluación de la consistencia interna, dos de los siete instrumentos (28.5%), el ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245., obtuvieron una puntuación positiva y dos instrumentos no presentaron información (28.5%). Cinco instrumentos (71.4%) presentaron información sobre validez de criterio, pero ninguno obtuvo una puntuación positiva. En validez de constructo, cinco instrumentos (71.4%) presentaron evidencia con puntuación positiva y en dos instrumentos (28.5%) no hay información disponible. En fiabilidad dos instrumentos (28.5%), el ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317., obtuvieron una puntuación positiva; el ABASI2929 Washburn JJ, Potthoff LM, Styer DM. Assessing DSM-5 Nonsuicidal Self-Injury Disorder in a Clinical Sample. Psychol Assess 2015; 27(1):31-41. (14.2%) obtuvo una puntuación pobre y el resto de los instrumentos no presentaron información. Sólo dos instrumentos (28.5%), el R-NSSI-Q3636 Manca M, Presaghi F, Cerutti R. Clinical specificity of acute versus chronic self-injury: Measurement and evaluation of repetitive non-suicidal self-injury. Psychiatry Res 2014; 215(1):111-119. y el RTSHIA3535 Vrouva I, Fonagy P, Fearson PRM, Roussow T. The risk-taking and self-harm inventory for adolescents: Development and psychometric evaluation. Psychol Assess 2010; 22(4):852-865., presentaron evidencia de sensibilidad y obtuvieron una puntuación positiva. Ninguno de los instrumentos presentó información sobre acuerdo o sobre efecto piso techo. Cinco instrumentos (71.4%) presentaron información sobre interpretabilidad, pero ninguno obtuvo una puntuación positiva.

Tabla 2
Análisis de las propiedades psicométricas en estudios que reportan la creación de instrumentos que evalúan autolesión no suicida en adolescentes considerando los criterios de Terwee et al..

De los 11 estudios que presentaron la adaptación de un instrumento (Tabla 3), sólo el SHBQ2424 Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245. obtuvo puntuación positiva en consistencia interna, seis adaptaciones de instrumentos (54.5%) obtuvieron puntuación pobre y cuatro adaptaciones (36.3%) no presentaron información. En validez de criterio sólo el C-FASM2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. presentó evidencia y obtuvo puntuación intermedia. En validez de constructo sólo dos instrumentos (18.1%), el C-FASM2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. y el SHBQ2424 Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245., obtuvieron puntuación positiva, y el SITBI-G2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265. (9.0%) obtuvo una puntuación pobre. En fiabilidad, sólo el SITBI-G2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265. presentó evidencia y obtuvo puntuación pobre. Ninguna adaptación de los instrumentos presentó evidencia de acuerdo, sensibilidad ni de efecto piso techo. En interpretabilidad, cinco adaptaciones de instrumentos (45.5%) presentaron evidencia y obtuvieron puntuación intermedia.

Tabla 3
Análisis de las propiedades psicométricas de las adaptaciones de los instrumentos que evalúan autolesión no suicida en adolescentes considerando los criterios de Terwee et al..

Respecto a la validez transcultural se encontró que sólo la adaptación del FASM2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. en China obtuvo una evaluación buena y el resto de las adaptaciones (87.5%) obtuvieron una evaluación pobre. Los motivos para recibir un evaluación pobre se relacionaron al hecho de no describir o describir pobremente la pericia del traductor con respecto al constructo medido, no aclarar si hubo más de un traductor, si trabajaron de manera independiente y cómo se resolvieron las diferencias entre traductores; tampoco si la traducción fue revisada por un comité involucrando a los investigadores o a los creadores del instrumento original; en algunos estudios no se realizó un pilotaje con el instrumento traducido ni un análisis factorial confirmatorio.

Discusión

En esta revisión sistemática se identificaron instrumentos de evaluación de la NSSI creados o adaptados para adolescentes entre 1990 y 2016, y se analizaron los resultados sobre sus propiedades psicométricas. A partir de la revisión sistemática se identificaron 18 estudios, siete corresponden a creaciones y 11 a adaptaciones de instrumentos. Siete de los 18 estudios obtuvieron al menos una puntuación positiva. El ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245. obtuvieron la mayor cantidad de puntuaciones positivas, cumpliendo tres de los nueve criterios evaluados. De acuerdo a los criterios de evaluación de Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42.,1313 Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657. no existe evidencia de las propiedades psicométricas de varios instrumentos. Para ninguno de los instrumentos se presentó información respecto al acuerdo y al efecto piso techo.

Dado que la NSSI es un fenómeno extendido que se ha reportado en distintos países44 Muehlenkamp JJ, Claes L, Havertape L, Plener PL. International prevalence of adolescent non-suicidal self-injury and deliberate self-harm. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2012; 6(1):10., se ha asociado a indicadores negativos de bienestar3939 Nock MK, Joiner TE, Gordon KH, Lloyd-Richardson E, Prinstein MJ. Non-suicidal self-injury among adolescents: Diagnostic correlates and relation to suicide attempts. Psychiatry Res 2006; 144(1):65-72.,4040 Ross S, Heath NL, Toste JR. Non-suicidal self-injury and eating pathology in high school students. Am J Orthopsychiatry 2009; 79(1):83-92. incluyendo mayor probabilidad de suicidio4141 Whitlock J, Muehlenkamp J, Eckenrode J, Purington A, Baral AG, Barreira P, Kress V. Nonsuicidal self-injury as a Gateway to suicide in Young adults. J Adolesc Health 2013; 52:4.

42 Grandclerc S, De Labrouhe D, Spodenkiewicz M, Lachal J, Moro MR. Relations between nonsuicidal self-injury and suicidal behavior in adolescence: A systematic review. PLoS ONE 2016; 11:4.
-4343 Asarnow JR, Porta G, Spirito A, Emslie G, Clarke G, Wagner KD, Brent DA. Suicide attempts and nonsuicidal self-injury in the treatment of resistant depression in adolescents: Finddings from the TORDIA study. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2011; 50(8):772-781., y que se ha reportado una mayor prevalencia en población adolescente que en población joven o adulta, el hecho de que se hayan identificado 11 instrumentos, más de la mitad creados en los últimos siete años, y siete de las ocho adaptaciones también, puede indicar un campo de estudio aún incipiente. No se identificaron instrumentos creados o adaptados en América Latina a pesar de existir evidencia de ser un fenómeno frecuente en estas poblaciones4444 Benjet C, González-Herrera I, Castro-Silva E, Méndez E, Borges G, Casanova L, Medina-Mora ME. Non-suicidal self-injury in Mexican Young adults: Prevalence, associations with suicidal behavior and psychiatric disorders, and DSM-5 proposed diagnostic criteria. J Affect Disord 2017; 215:1-8.

45 Arcoverde RL, Amazonas MCLDA. Autolesão deliberada: relatos em comunidades virtuais. Recife: Universidade Federal de Pernambuco; 2011.

46 Thyssen LS, Camp IV. Non-suicidal Self-Injury in Latin America. Salud Ment 2014; 37(2):153-157.
-4747 Albores-Gallo L, Méndez-Santos JL, García A, Delgadillo GY, Chávez-Flores CI, Martínez OI. Autolesiones sin intención suicida en una muestra de niños y adolescentes de la ciudad de México. Actas Esp Psiquiatr 2014; 42(4):159-168.. Once instrumentos fueron creados o adaptados en Estados Unidos; sólo el FASM66 Nock MK, Prinstein MJ. A functional approach to the assessment of self-mutilative behavior. J Consult Clin Psychol 2004; 72(5):885-890.,2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212.

26 Calvete E, Orue I, Aizpuru L, Brotherton H. Prevalence and functions of non-suicidal self-injury in Spanish adolescents. Psicothema 2015; 27(3):223-228.
-2727 Dahlstrom O, Zetterqvist M, Lundh LG, Svedin CG. Functions of nonsuicidal self-injury: exploratory and confirmatory factor analyses in a large community sample of adolescents. Psychol Assess 2015; 27(1):302-313. el SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317.,2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265. y el OSI3131 Plener PL, Libal G, Keller F, Fegert JM, Muehlenkamp JJ. An international comparison of adolescent non-suicidal self-injury (NSSI) and suicide attempts: Germany and the USA. Psychol Med 2009; 39(9):1549.

32 Csorba J, Dinya E, Ferencz E, Páli E, Nagy E, Horváth A, Vados M. A study of Hungarian adolescent outpatients suffer-ing from self-injurious behaviour. Psychiatr Danub 2010; 22(1):39-45.

33 Rodav O, Levy S, Hamdan S. Clinical characteristics and functions of non-suicide self-injury in youth. Eur Psychiatry 2014; 29(8):503-508.
-3434 Nixon MK, Levesque C, Preyde M, Vanderkooy J, Cloutier PF. The Ottawa Self-Injury Inventory: Evaluation of an as-sessment measure of nonsuicidal self-injury in an inpatient sample of adolescents. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2015; 9:26. han sido adaptados para aplicarse a adolescentes en varios países, permitiendo la comparación de resultados internacionales3131 Plener PL, Libal G, Keller F, Fegert JM, Muehlenkamp JJ. An international comparison of adolescent non-suicidal self-injury (NSSI) and suicide attempts: Germany and the USA. Psychol Med 2009; 39(9):1549.. Por tanto, es necesario avanzar en el trabajo de adaptaciones culturales en diferentes regiones del mundo de aquellos instrumentos que exhiban las mejores propiedades psicométricas.

Respecto a la población objetivo de los instrumentos analizados se encontró que siete fueron originalmente diseñados para adolescentes y cuatro para adultos. Se considera necesario que los instrumentos aplicados a los adolescentes, sean diseñados específicamente para este grupo de edad o que se realice una adaptación semántica cuando hayan sido creados para adultos, ya que los adolescentes podrían interpretar y responder a las preguntas de un instrumento de manera distinta debido a sus diferencias de desarrollo respecto a los adultos4848 Gutierrez PM, Osman A. Adolescent suicide: An integrated approach to the assessment of risk and protective factors. DeKalb: Northern Illinois University Press; 2008..

De los instrumentos evaluados, los que tuvieron mayor evidencia de validez y confiabilidad fueron el ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245., que permiten evaluar diferentes dimensiones de la NSSI. El ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. evalúa los criterios A, B, C y D del DSM-5, mientras que el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245. resulta útil para determinar la impulsividad, autolesión no suicida, los comportamientos de riesgo y la función intrapersonal o interpersonal de la NSSI. Existen dimensiones abordadas en otros instrumentos que pueden ser útiles en la práctica clínica debido a la información relevante que aportan, sin embargo, es necesario generar mayor evidencia de su validez y confiabilidad. Además, siete de los 18 estudios analizados no reportaron el uso de métodos de análisis factorial, lo que aportaría evidencia respecto a la exploración o confirmación de las dimensiones que evalúa un instrumento.

En el análisis realizado, 11 de los 18 instrumentos fueron creados o adaptados con población general o escolar, por lo que resulta importante evaluar las propiedades psicométricas de los instrumentos en diferentes tipos de población vulnerable, como la población clínica, lo que permitiría establecer puntos de corte y enriquecer el análisis de las características psicométricas tales como sensibilidad y especificidad; sin embargo, una posible dificultad es el acceso a este tipo de población, en parte debido a la baja prevalencia con la que se presenta la NSSI o a la carente búsqueda de ayuda por parte de quienes presentan estas conductas.

Evaluar las propiedades psicométricas de los instrumentos es importante debido a su implicación en la evaluación y tratamiento de la NSSI. En relación a la consistencia interna de las creaciones, obtuvieron puntuaciones positivas el ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245. y de las adaptaciones, el SHBQ2424 Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245.. Es de llamar la atención que este criterio solo haya sido cumplido por tres instrumentos. Desde nuestra perspectiva esto podría indicar problemas en fases previas del proceso de construcción de los instrumentos o sus adaptaciones, como la validez de contenido. Así, se observa que aquellos instrumentos con problemas en la consistencia interna también tuvieron puntuaciones bajas en la validez de contenido. En cuanto al uso del alfa de Cronbach a fin de evaluar la consistencia interna de los instrumentos, ha sido criticado ya que mejora a medida que el instrumento tenga mayor cantidad de ítems4949 Boyle GJ. Does item homogeneity indicate internal consistency or item redundancy in psychometric scales? Pers Individ Dif 1991; 12(3):291-294.,5050 Shevlin M, Miles JN, Davies MN, Walker S. Coefficient alpha: a useful indicator of reliability? Pers Individ Dif 2000; 28(2):229-237.. Sobre la validez de contenido, se encontró que la evidencia fue débil ya que solo uno de los siete instrumentos creados, el ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245. fue evaluado positivamente. Tanto la participación de expertos en el área, como la participación de la población objetivo mediante un grupo focal, son determinantes para el resultado final de los ítems a incluir en el instrumento, así como a los dominios a los que deben aportar. A pesar de que la mayoría de los estudios analizados no reportaron evidencia satisfactoria en estos dos criterios evaluados, son propiedades que aportan a la comprensión del comportamiento de las escalas.

En validez de criterio, ningún instrumento obtuvo una puntuación positiva, puesto que en el campo de la psicología se dificulta contar con estándares de oro. Por tanto, es evidente la necesidad de crear desde este ámbito, criterios estandarizados de evaluación e informe de las propiedades psicométricas de los instrumentos, pues debe considerarse que los criterios de Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42. fueron elaborados desde el contexto médico. En relación a la validez de constructo obtuvieron puntuaciones positivas los instrumentos creados ISSIQ-A3838 Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245., ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544., R-NSSI-Q3636 Manca M, Presaghi F, Cerutti R. Clinical specificity of acute versus chronic self-injury: Measurement and evaluation of repetitive non-suicidal self-injury. Psychiatry Res 2014; 215(1):111-119., RTSHIA3535 Vrouva I, Fonagy P, Fearson PRM, Roussow T. The risk-taking and self-harm inventory for adolescents: Development and psychometric evaluation. Psychol Assess 2010; 22(4):852-865. y SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317. y los instrumentos adaptados C-FASM2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. y SHBQ2424 Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245.. Dado que este tipo de validez ayuda a probar que se está evaluando un constructo en específico, resulta ser una propiedad esencial en instrumentos diseñados para evaluar el conjunto de indicios que conforman o se relacionan con un criterio diagnóstico específico, por lo que llama la atención que, del total de estudios analizados, en más de la mitad no se haya reportado. Tal vez este hecho pudiera relacionarse a la escasez de instrumentos validados para evaluar la NSSI en adolescentes, con los que pudiera llevarse a cabo el análisis de la validez convergente.

Respecto a la fiabilidad, solo los instrumentos creados ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317. obtuvieron una puntuación positiva. Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42. distingue entre la medición relativa de la fiabilidad que denomina fiabilidad y la medida absoluta que denomina acuerdo. En esta última condición ninguno de los estudios reportó haber llevado a cabo su cálculo, lo que nos hace pensar que análisis como el CMD (cambio mínimo detectable) que es la consideración de la magnitud del cambio para tener la certeza de que no es resultado del azar, no tiene un uso generalizado entre los investigadores de este campo, probablemente debido a que aun cuando su uso ha ido en aumento, es de aparición más reciente que análisis tradicionales como el Kappa, por lo que se requiere mayor difusión y entrenamiento para que la comunidad de investigadores se familiarice con ese tipo de análisis. La fiabilidad misma, que es mucho menos compleja en su cálculo, aunque presenta dificultades en su operación ya que requiere aplicarse en dos ocasiones a los mismos participantes, sólo fue evaluada en tres instrumentos, el ABASI2929 Washburn JJ, Potthoff LM, Styer DM. Assessing DSM-5 Nonsuicidal Self-Injury Disorder in a Clinical Sample. Psychol Assess 2015; 27(1):31-41., el ABUSI3030 Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544. y el SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317. y en la adaptación SITBI-G2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265., por tanto también pensamos que las revistas donde se publican los estudios tienen un papel primordial en la exigencia de ciertos análisis importantes a ser realizados por parte de los investigadores para garantizar la calidad del reporte de la creación o adaptación de un instrumento.

Puntuaciones positivas en sensibilidad solo fueron reportadas en los instrumentos creados R-NSS-Q3636 Manca M, Presaghi F, Cerutti R. Clinical specificity of acute versus chronic self-injury: Measurement and evaluation of repetitive non-suicidal self-injury. Psychiatry Res 2014; 215(1):111-119. y RTSHIA3535 Vrouva I, Fonagy P, Fearson PRM, Roussow T. The risk-taking and self-harm inventory for adolescents: Development and psychometric evaluation. Psychol Assess 2010; 22(4):852-865.. Existen antecedentes en otras revisiones sistemáticas como la realizada sobre instrumentos de autolesión en población adulta1919 Latimer S, Meade T, Tennant A. Measuring engagement in deliberate self-harm behaviours: psychometric evaluation of six scales. BMC Psychiatry 2013; 13(1):4. de que no se ha puesto atención en la importancia de reportar la sensibilidad. Es necesario insistir en la trascendencia de evaluar estas propiedades para la creación o adaptación de instrumentos, ya que pareciera que más que ser una falencia exclusiva de los instrumentos de NSSI dirigidos a población adolescente, es una debilidad general de los estudios y revisiones de estudios de creación o adaptación de instrumentos.

En cuanto a las adaptaciones culturales, nuestros resultados mostraron que de los siete estudios que adaptaron culturalmente un instrumento, sólo una adaptación, el C-FASM2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. obtuvo evaluación buena y seis adaptaciones obtuvieron una evaluación pobre. Se calificaron como pobres debido a que no describieron o describieron escuetamente el proceso de traducción del instrumento y de la verificación de su adaptación mediante la revisión por un comité, un estudio piloto o un análisis factorial confirmatorio. Este hallazgo muestra que las adaptaciones culturales de los instrumentos evaluados en esta revisión no se realizaron conforme a los estándares ya establecidos. Al respecto Leong et al.2525 Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212. mencionan que la traducción de instrumentos psicológicos sin validación empírica es común, ya que no se verifican las propiedades psicométricas de manera exhaustiva o no se describe detalladamente el procedimiento realizado. No se puede suponer que una versión traducida de un instrumento tenga las mismas propiedades psicométricas que la versión original, por lo que se recomienda evaluar la validez de un instrumento traducido antes de su uso en otro país o cultura.

Cabe mencionar que la escasez de puntuaciones altas en la evaluación de los instrumentos no necesariamente indica que muestren pobres propiedades psicométricas, sino ausencia de evidencia, puesto que en todos los instrumentos no se encontró información disponible en al menos uno de los nueve criterios evaluados. Un aspecto relevante reside en que algunos instrumentos mostraron evidencia de sus características psicométricas, aunque con criterios diferentes a los establecidos por Terwee et al.1212 Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42. por lo que su evidencia no fue considerada suficiente. Uno de los casos fue el RTSHIA3434 Nixon MK, Levesque C, Preyde M, Vanderkooy J, Cloutier PF. The Ottawa Self-Injury Inventory: Evaluation of an as-sessment measure of nonsuicidal self-injury in an inpatient sample of adolescents. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2015; 9:26., en el que se evaluó fiabilidad con el coeficiente r de Pearson, aunque no resulta un procedimiento incorrecto5151 Vaz S, Falkmer T, Passmore AE, Parsons R, Andreou P. The Case for Using the Repeatability Coefficient When Calculating Test-Retest Reliability. PLoS ONE 2013; 8:9.. Otro caso fue el SITBI-G2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265., en el que se evaluó la fiabilidad interjueces mediante el acuerdo y a pesar de que reporta excelentes coeficientes Kappa, no fue posible evaluarlo con los criterios estandarizados. También es importante mencionar que los criterios de evaluación utilizados han sido diseñados para instrumentos de autoreporte, por lo que el SITBI2222 Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317.,2323 Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265., al ser una entrevista no fue posible evaluar su consistencia interna ni realizar un análisis factorial.

En cuanto a las limitaciones de este estudio, es necesario considerar que la búsqueda se realizó sólo en siete bases de datos y en dos idiomas, por lo que estudios posteriores pueden ampliar la búsqueda. Por otra parte, en un estudio no fue posible obtener mayor información, aun cuando se contactó al autor de correspondencia. Futuros estudios podrían incluir en el análisis de los instrumentos, aspectos prácticos importantes al momento de seleccionar un instrumento de evaluación, tal como el tiempo que toma contestarlos según su cantidad de ítems, los recursos necesarios para su calificación o el entrenamiento necesario para administrarlos5252 Keszei AP, Novak M, Streiner DL. Introduction to health measurement scales. J Psychosom Res 2010; 68(4):319-323..

Consideramos que un reto para los investigadores iberoamericanos es familiarizarse con rapidez sobre los avances que existen en cuanto a las propiedades de medida de los instrumentos y las técnicas para evaluarlas, el hacerlo representará un impulso en la generación de conocimiento. Asimismo, es importante que en los países en desarrollo, como son la mayoría de los países en América Latina, se promueva desde los centros de investigación y formación, el conocimiento y las técnicas que son útiles para evaluar las propiedades de los instrumentos, especialmente aquellas que son menos reportadas en los artículos científicos. Si los investigadores conocen y valoran la importante función que tienen las adaptaciones de instrumentos aún desarrollados en otros países y elaboran los propios solamente cuando sea indispensable, ganarán en comparabilidad intercultural y en lograr un mayor entendimiento del fenómeno a estudiar, en este caso la NSSI.

El uso de diferentes nomenclaturas para referirse a la NSSI, las distintas formas de operacionalizarla y la falta de instrumentos de evaluación adecuadamente estandarizados y validados, contribuye a generar sesgos potenciales en las estimaciones de la NSSI44 Muehlenkamp JJ, Claes L, Havertape L, Plener PL. International prevalence of adolescent non-suicidal self-injury and deliberate self-harm. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2012; 6(1):10. lo que limita nuestro conocimiento de su incidencia y prevalencia5353 Butler AM, Malone K. Attempted suicide v. non-suicidal self-injury: Behaviour syndrome or diagnosis? Br J Psychiatry 2013; 202(5):324-325.. Esta revisión encontró que en general existe escasa o insuficiente evidencia de las propiedades psicométricas de los instrumentos que evalúan NSSI en adolescentes, lo que amerita desarrollar una mayor cantidad de estudios, ya que es durante esta etapa que se presentan mayores prevalencias de autolesión no suicida, tanto en población general como clínica. Nuestros resultados son consistentes con los obtenidos en las evaluaciones de instrumentos de autolesión no suicida en adultos, donde también se observa que existen pocos instrumentos desarrollados e insuficiente evidencia de sus propiedades psicométricas, lo que impide evaluar la NSSI con métodos estandarizados1010 Klonsky ED, Lewis SP. Assessment of Nonsuicidal Self-Injury. In: The Oxford Handbook of Suicide and Self-Injury. New York: Oxford University Press; 2014..

Agradecimientos

La autora quiere expresar su agradecimiento a la Dra. Karina Franco Paredes, por su apoyo con la asesoría y revisión metodológica de este estudio.

La autora principal es becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. La fuente de financiamiento no desempeñó ninguna función en la realización de este estudio. No existe conflicto de intereses.

Referencias

  • 1
    Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5 México: APA; 2014.
  • 2
    Zetterqvist M, Lundh LG, Dahlström Ö, Svedin CG. Prevalence and function of non-suicidal self-injury (NSSI) in a community sample of adolescents, using suggested DSM-5 criteria for a potential NSSI disorder. J Abnorm Child Psychol 2013; 41(5):759-773.
  • 3
    Briere J, Gil E. Self-mutilation in clinical and general population samples: Prevalence, correlates, and functions. Am J Orthopsychiatry 1998; 68(4):609-620.
  • 4
    Muehlenkamp JJ, Claes L, Havertape L, Plener PL. International prevalence of adolescent non-suicidal self-injury and deliberate self-harm. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2012; 6(1):10.
  • 5
    Kaess M, Parzer P, Mattern M, Plener PL, Bifulco A, Resch F, Brunner R. Adverse childhood experiences and their impact on frequency, severity, and the individual function of nonsuicidal self-injury in youth. Psychiatry Res 2012; 206(2-3):265-272.
  • 6
    Nock MK, Prinstein MJ. A functional approach to the assessment of self-mutilative behavior. J Consult Clin Psychol 2004; 72(5):885-890.
  • 7
    Muehlenkamp JJ, Gutiérrez PM. Risk for Suicide Attempts Among Adolescents Who Engage in Non-Suicidal Self-Injury. Arch. Suicide Res. 2007; 11(1):69-82.
  • 8
    Hawton K, Van Heeringen K. The International Handbook of Suicide and Attempted Suicide London: Wiley; 2008.
  • 9
    Klonsky ED. Non-suicidal self-injury in United States adults: prevalence, sociodemographics, topography and functions. Psychol Med 2011; 41(9):1981-1986.
  • 10
    Klonsky ED, Lewis SP. Assessment of Nonsuicidal Self-Injury. In: The Oxford Handbook of Suicide and Self-Injury New York: Oxford University Press; 2014.
  • 11
    Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente (AEPNYA). Autolesiones Madrid: Protocolos; 2008.
  • 12
    Terwee CB, Bot SDM, de Boer MR, van der Windt DAWM, Knol DL, Dekker J, de Vet HCW. Quality criteria were proposed for measurement properties of health status questionnaires. J Clin Epidemiol 2007; 60(1):34-42.
  • 13
    Terwee CB, Mokkink LB, Knol DL, Ostelo RW, Bouter LM, de Vet HC. Rating the methodological quality in systemat-ic reviews of studies on measurement properties: A scoring system for the COSMIN checklist. Qual Life Res 2012; 21(4):651-657.
  • 14
    Fabrigar L, MacCallum R, Wegener D, Strahan E. Evaluating the use of Exploratory Factor Analysis in Psychological Research. Psychol Methods 1999; 4(3):272-299.
  • 15
    Carvajal A, Centeno C, Watson R, Martínez M, Sanz Rubiales Á. ¿Cómo validar un instrumento de medida de la salud? An Sist Sanit Navar 2011; 34(1):63-72.
  • 16
    Beaton DE, Bombardier C, Guillemin F, Ferraz MB. Guidelines for the process of cross-cultural adaptation of self-report measures. Spine 2000; 25(24):3186-3191.
  • 17
    Mokkink LB, Terwee CB, Patrick DL, Alonso J, Stratford PW, Knol DL, Bouter LM, de Vet HCW. International consen-sus on taxonomy, terminology, and definitions of measurement properties for health-related patient-reported outcomes: results of the COSMIN study. J Clin Epidemiol 2010; 63:737-745.
  • 18
    Green S, Higgins PTJ, Alderson P, Clarke M, Mulrow DC, Oxman DA. Cochrane Handbook: Cochrane Reviews: Ch 1: Introduction. In: Cochrane Handbook for: Systematic Reviews of Interventions 2011; 6:3-10.
  • 19
    Latimer S, Meade T, Tennant A. Measuring engagement in deliberate self-harm behaviours: psychometric evaluation of six scales. BMC Psychiatry 2013; 13(1):4.
  • 20
    Borschmann R, Hogg J, Phillips R, Moran P. Measuring self-harm in adults: A systematic review. Euro Psychiatry 2012; 27(3):176-180.
  • 21
    Downes MJ, Brennan ML, Williams HC, Dean RS. Development of a critical appraisal tool to assess the quality of cross-sectional studies (AXIS). BMJ Open 2016; 6:e011458.
  • 22
    Nock MK, Holmberg EB, Photos VI, Michel BD. Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: Development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychol Assess 2007; 19(3):309-317.
  • 23
    Fischer G, Ameis N, Parzer P, Plener PL, Groschwitz R, Vonderlin E, Kaess M. The German version of the self-injurious thoughts and behaviors interview (SITBI-G): a tool to assess non-suicidal self-injury and suicidal behavior disorder. BMC Psychiatry 2014; 14(1):265.
  • 24
    Muehlenkamp JJ, Cowles ML, Gutierrez PM. Validity of the self-harm behavior questionnaire with diverse adolescents. J Psychopathol Behav Assess 2010; 32(2):236-245.
  • 25
    Leong CH, Wu AMS, Poon MMY. Measurement of perceived functions of non-suicidal self-injury for chinese adolescents. Arch Suicide Res 2014; 18(2):193-212.
  • 26
    Calvete E, Orue I, Aizpuru L, Brotherton H. Prevalence and functions of non-suicidal self-injury in Spanish adolescents. Psicothema 2015; 27(3):223-228.
  • 27
    Dahlstrom O, Zetterqvist M, Lundh LG, Svedin CG. Functions of nonsuicidal self-injury: exploratory and confirmatory factor analyses in a large community sample of adolescents. Psychol Assess 2015; 27(1):302-313.
  • 28
    Swannell S, Martin G, Scott J, Gibbons M, Gifford S. Motivations for Self-Injury in an Adolescent Inpatient Population: Development of a Self-Report Measure. Australas Psychiatry 2008; 16(2):98-103.
  • 29
    Washburn JJ, Potthoff LM, Styer DM. Assessing DSM-5 Nonsuicidal Self-Injury Disorder in a Clinical Sample. Psychol Assess 2015; 27(1):31-41.
  • 30
    Washburn JJ, Juzwin KR, Styer DM, Aldrige D. Measuring the urge to self-injure: Preliminary data from a clinical sample. Psychiatry Res 2010; 178(3):540-544.
  • 31
    Plener PL, Libal G, Keller F, Fegert JM, Muehlenkamp JJ. An international comparison of adolescent non-suicidal self-injury (NSSI) and suicide attempts: Germany and the USA. Psychol Med 2009; 39(9):1549.
  • 32
    Csorba J, Dinya E, Ferencz E, Páli E, Nagy E, Horváth A, Vados M. A study of Hungarian adolescent outpatients suffer-ing from self-injurious behaviour. Psychiatr Danub 2010; 22(1):39-45.
  • 33
    Rodav O, Levy S, Hamdan S. Clinical characteristics and functions of non-suicide self-injury in youth. Eur Psychiatry 2014; 29(8):503-508.
  • 34
    Nixon MK, Levesque C, Preyde M, Vanderkooy J, Cloutier PF. The Ottawa Self-Injury Inventory: Evaluation of an as-sessment measure of nonsuicidal self-injury in an inpatient sample of adolescents. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2015; 9:26.
  • 35
    Vrouva I, Fonagy P, Fearson PRM, Roussow T. The risk-taking and self-harm inventory for adolescents: Development and psychometric evaluation. Psychol Assess 2010; 22(4):852-865.
  • 36
    Manca M, Presaghi F, Cerutti R. Clinical specificity of acute versus chronic self-injury: Measurement and evaluation of repetitive non-suicidal self-injury. Psychiatry Res 2014; 215(1):111-119.
  • 37
    Prinstein MJ, Nock MK, Simon V, Aikins JW, Cheah CSL, Spirito A. Longitudinal trajectories and predictors of adolescent suicidal ideation and attempts following inpatient hospitalization. J Consult Clin Psychol 2008; 76(1):92-103.
  • 38
    Carvalho CB, Nunes C, Castilho P, da Motta C, Caldeira S, Pinto-Gouveia J. Mapping non-suicidal self-injury in adolescence: Development and confirmatory factor analysis of the impulse, self-harm and suicide ideation questionnaire for adolescents (ISSIQ-A). Psychiatry Res 2015; 227(2-3):238-245.
  • 39
    Nock MK, Joiner TE, Gordon KH, Lloyd-Richardson E, Prinstein MJ. Non-suicidal self-injury among adolescents: Diagnostic correlates and relation to suicide attempts. Psychiatry Res 2006; 144(1):65-72.
  • 40
    Ross S, Heath NL, Toste JR. Non-suicidal self-injury and eating pathology in high school students. Am J Orthopsychiatry 2009; 79(1):83-92.
  • 41
    Whitlock J, Muehlenkamp J, Eckenrode J, Purington A, Baral AG, Barreira P, Kress V. Nonsuicidal self-injury as a Gateway to suicide in Young adults. J Adolesc Health 2013; 52:4.
  • 42
    Grandclerc S, De Labrouhe D, Spodenkiewicz M, Lachal J, Moro MR. Relations between nonsuicidal self-injury and suicidal behavior in adolescence: A systematic review. PLoS ONE 2016; 11:4.
  • 43
    Asarnow JR, Porta G, Spirito A, Emslie G, Clarke G, Wagner KD, Brent DA. Suicide attempts and nonsuicidal self-injury in the treatment of resistant depression in adolescents: Finddings from the TORDIA study. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2011; 50(8):772-781.
  • 44
    Benjet C, González-Herrera I, Castro-Silva E, Méndez E, Borges G, Casanova L, Medina-Mora ME. Non-suicidal self-injury in Mexican Young adults: Prevalence, associations with suicidal behavior and psychiatric disorders, and DSM-5 proposed diagnostic criteria. J Affect Disord 2017; 215:1-8.
  • 45
    Arcoverde RL, Amazonas MCLDA. Autolesão deliberada: relatos em comunidades virtuais Recife: Universidade Federal de Pernambuco; 2011.
  • 46
    Thyssen LS, Camp IV. Non-suicidal Self-Injury in Latin America. Salud Ment 2014; 37(2):153-157.
  • 47
    Albores-Gallo L, Méndez-Santos JL, García A, Delgadillo GY, Chávez-Flores CI, Martínez OI. Autolesiones sin intención suicida en una muestra de niños y adolescentes de la ciudad de México. Actas Esp Psiquiatr 2014; 42(4):159-168.
  • 48
    Gutierrez PM, Osman A. Adolescent suicide: An integrated approach to the assessment of risk and protective factors DeKalb: Northern Illinois University Press; 2008.
  • 49
    Boyle GJ. Does item homogeneity indicate internal consistency or item redundancy in psychometric scales? Pers Individ Dif 1991; 12(3):291-294.
  • 50
    Shevlin M, Miles JN, Davies MN, Walker S. Coefficient alpha: a useful indicator of reliability? Pers Individ Dif 2000; 28(2):229-237.
  • 51
    Vaz S, Falkmer T, Passmore AE, Parsons R, Andreou P. The Case for Using the Repeatability Coefficient When Calculating Test-Retest Reliability. PLoS ONE 2013; 8:9.
  • 52
    Keszei AP, Novak M, Streiner DL. Introduction to health measurement scales. J Psychosom Res 2010; 68(4):319-323.
  • 53
    Butler AM, Malone K. Attempted suicide v. non-suicidal self-injury: Behaviour syndrome or diagnosis? Br J Psychiatry 2013; 202(5):324-325.

Histórico

  • Recibido
    21 Mayo 2017
  • Acepto
    18 Dic 2017
  • Revisado
    20 Dic 2017
ABRASCO - Associação Brasileira de Saúde Coletiva Rio de Janeiro - RJ - Brazil
E-mail: revscol@fiocruz.br