Reorientar los estudios normativos del desarrollo motor

A new approach to normative studies of motor development

Tomás Caycho Miguel Barboza-Palomino Acerca de los autores

Sr. Director:

La presente misiva busca fundamentar la necesidad de llevar a cabo estudios transculturales en relación al desarrollo motor. En este sentido, resulta preciso informar de que en el año 2006 se publicaron los resultados del estudio de la Organización Mundial de la Salud sobre el Desarrollo Motor (OMSDM)11. de Onis M, Garza C, Onyango A, et al. WHO child growth standards. Acta Paediatr. 2006;95 (Suppl 450):5-101., el cual incluyó a India, Ghana, Omán, Noruega, Brasil y los Estados Unidos, y que estuvo orientado a la obtención de un estándar internacional para normalizar el desarrollo motor durante los primeros 2 años de vida en infantes que no estén expuestos/as a problemas ambientales, económicos y de salud. La evaluación implicó verificar la secuencia de adquisición de seis hitos motores, y se halló que el 90% de los/las examinados/as desarrollaron una progresión fija en sentarse sin apoyo, pararse con apoyo, caminar con apoyo, pararse y caminar solo/a, con excepción de gatear22. Pollitt E. Estabilidad y variabilidad en la adquisición de seis hitos motores durante la infancia temprana. Revista de Psicología. 2012;30:407-29..

Si bien los datos del OMSDM se emplean para generar trayectorias de logro en relación al desarrollo motor, desde una perspectiva transcultural la concepción de secuencia universal del estudio resulta errónea33. Adolph K. Motor skill. En: Bornstein M, editor. Handbook of cultural developmental science. New York: Psychology Press; 2010.. Así, por ejemplo, la evidencia indica que los/las niños/as africanos/as no gatean, y si lo hacen es a edades tardías44. Kilbride P. Sensorimotor behavior of Baganda and Samia infants. Journal of Cross- Cultural Psychology. 1980;11:131-52.. Concordando con lo anterior, una investigación con niños/as bolivianos/as señala que no gatean debido a las prácticas de crianza propias del país55. de Ávila R, Castro M. Relaciones con el inicio de la marcha, gateo, uso de andadores y accidentes. Rev Soc Bol Ped. 2005;44:11-4.. Lo mencionado no necesariamente está asociado con falta de recursos económicos ni con una dieta deficiente, pues se han observado retrasos en menores que formaban parte de poblaciones pertenecientes a estratos socioeconómicos altos, como es el caso de niños/as chilenos/as66. Schonhaut L, Schönstedt M, Álvarez J, et al. Desarrollo psicomotor en niños de nivel socioeconómico medio-alto. Rev Chil Pediatr. 2010;81:123-8. y británicos/as77. Robson P. Prewalking locomotor movements and their use in predicting standing and walking. Child Care Health Dev. 1984;10:317-30.. Por su parte, en un análisis comparativo entre los datos del estudio OMSDM y una investigación realizada en la isla de Pemba, Tanzania (África), se encontró una progresión secuencial en la adquisición de hitos motores gruesos, pero se demostró que el tiempo de adquisición es sensible a los efectos de la pobreza y la desnutrición, alterando por ejemplo la mecánica de la locomoción22. Pollitt E. Estabilidad y variabilidad en la adquisición de seis hitos motores durante la infancia temprana. Revista de Psicología. 2012;30:407-29.. Lo anterior es importante, pues traería como resultado que niños/as expuestos/as a contextos de pobreza mostrarían un retraso al caminar en comparación con niños/as bien nutridos/as que vivan en escenarios no pobres.

Lo señalado indica la dificultad de generar información universal de carácter normativo aplicable a la adquisición de hitos motores, debido a las diferencias existentes entre los distintos contextos de desarrollo, por lo cual próximos estudios de carácter normativo resultarían de mayor utilidad en la medida en que se considere información derivada de muestras heterogéneas y diversas. Así, un mayor y mejor conocimiento acerca del desarrollo infantil, fundamentado en información científicamente válida, permitirá la implementación efectiva de políticas públicas con el objetivo de prevenir la existencia de posibles diferencias y la atenuación de consecuencias en la población infante, permitiendo desarrollar las capacidades de los niños y las niñas en busca de mayores beneficios en su inserción social a largo plazo.

Tomás CaychoMiguel Barboza-Palomino

Bibliografía

  • 1
    de Onis M, Garza C, Onyango A, et al. WHO child growth standards. Acta Paediatr. 2006;95 (Suppl 450):5-101.
  • 2
    Pollitt E. Estabilidad y variabilidad en la adquisición de seis hitos motores durante la infancia temprana. Revista de Psicología. 2012;30:407-29.
  • 3
    Adolph K. Motor skill. En: Bornstein M, editor. Handbook of cultural developmental science. New York: Psychology Press; 2010.
  • 4
    Kilbride P. Sensorimotor behavior of Baganda and Samia infants. Journal of Cross- Cultural Psychology. 1980;11:131-52.
  • 5
    de Ávila R, Castro M. Relaciones con el inicio de la marcha, gateo, uso de andadores y accidentes. Rev Soc Bol Ped. 2005;44:11-4.
  • 6
    Schonhaut L, Schönstedt M, Álvarez J, et al. Desarrollo psicomotor en niños de nivel socioeconómico medio-alto. Rev Chil Pediatr. 2010;81:123-8.
  • 7
    Robson P. Prewalking locomotor movements and their use in predicting standing and walking. Child Care Health Dev. 1984;10:317-30.

  • Financiación
    Ninguna.
Ediciones Doyma, S.L. Barcelona - Barcelona - Spain
E-mail: gs@elsevier.com