La desmedicalización de la vida cotidiana de las mujeres: los grupos socioeducativos en el Sistema Sanitario Público Andaluz

The demedicalisation of women's daily lives: socio-educational groups in the Andalusian Public Health System

Antonio Iáñez Domínguez Raúl Álvarez Pérez Pablo García-Cubillana de la Cruz Violeta Luque Ribelles Elena Morales Marente María Soledad Palacios Gálvez Acerca de los autores

RESUMEN

Los grupos socioeducativos (GRUSE) constituyen una estrategia de promoción de la salud y el bienestar emocional desde un enfoque de salud positiva basada en activos. Mayoritariamente se dirigen a mujeres que acuden a los centros de salud con signos de malestar para los que no se encuentra base orgánica. La estrategia se evalúa mediante un diseño longitudinal y cuasi-experimental, con metodología mixta. Se ha recogido información de 228 mujeres con una batería de escalas y el análisis de bases de datos del sistema sanitario. Se han realizado 10 entrevistas en profundidad a mujeres y tres grupos de discusión con profesionales. El objetivo de este artículo es dar a conocer la estrategia GRUSE como intervención alternativa no medicalizadora y presentar el diseño de la investigación, con la que se espera identificar las evidencias de esta práctica implantada en los centros de salud de atención primaria de Andalucía.

Palabras clave:
Promoción de Salud; Salutogénesis; Género; Grupos de mujeres; Evaluación de Programa

ABSTRACT

The socio-educational groups (GRUSE) are a health and emotional well-being promotion strategy, from an asset-based positive health approach. They principally target women who attend health centres with signs of discomfort with no organic basis finding. The strategy was evaluated through a quasi-experimental longitudinal design, with a mixed methodology. Information was collected from 228 women with a battery of scales and from an analysis of health system databases. Ten in-depth interviews with women were conducted, and 3 discussion groups with professionals. The aim of this article was to introduce the GRUSE strategy as a non-medical alternative intervention and to present the research design, seeking to identify the evidence of this practice implemented in primary health centres of Andalusia (Spain).

Keywords:
Health promotion; Salutogenesis; Gender; Women's groups; Programme evaluation

Introducción

En los años 1970, cuando Engel se enfrenta al modelo médico proponiendo un proceso salud-enfermedad en el que coexisten factores biológicos, psicológicos y sociales, Antonovsky comenzó a desarrollar el modelo salutogénico. Criticaba el enfoque dicotómico salud-enfermedad y proponía entender la salud como un continuo, en el cual ganaba valor la idea, desarrollada posteriormente, de activos en salud, entendidos estos como cualquier factor o recurso que potencie la capacidad de las personas, comunidades y poblaciones para mantener la salud y el bienestar11. Hernán M, Morgan A, Mena AL. Formación en salutogénesis y activos para la salud. Granada: Escuela Andaluza de Salud Pública; 2013. p. 182..

Desde entonces se viene constatando que las quejas subjetivas en atención primaria para las que no se encuentran signos clínicos que las justifiquen son frecuentes22. Dowrick C. Medically unexplained symptoms in primary care: how can doctors help, not hinder? Ment Health Fam Med. 2010;7:191-2., son claramente más frecuentes en mujeres que en hombres33. Kroenke K, Spitzer RL. Gender differences in the reporting of physical and somatoform symptoms. Psychosom Med. 1998;60:150-5., tienen un curso crónico y no cuentan con un tratamiento médico que se haya mostrado eficaz44. Velasco S, Ruiz MT, Álvarez-Dardet C. Modelos de atención a los síntomas somáticos sin causa orgánica. De los trastornos fisiopatológicos al malestar de las mujeres. Rev Esp Salud Publica. 2006;80:317-33.. En 2011, el Sistema Sanitario Público de Andalucía puso en marcha los grupos socioeducativos (GRUSE) dirigidos a mujeres como estrategia de promoción de la salud y el bienestar emocional, y como herramienta de intervención innovadora desde el enfoque de los activos en salud con perspectiva de género55. Mateo I, García-Cubillana P, Conde MP. Manual para el diseño e implementación de Grupos Socioeducativos en Atención Primaria (GRUSE). Sevilla: Consejería de Salud de la Junta de Andalucía; 2011. p. 109..

Precisamente, los sesgos de género en la práctica sanitaria llevan a que no se consideren las causas psicosociales de la salud de las mujeres, cuyas condiciones de vida derivadas de su rol tradicional en la sociedad patriarcal generan síntomas como ansiedad, tristeza, tensión, somatizaciones o dolor sin causa orgánica demostrada. No se tiene en cuenta el impacto de la falta de equidad de género en la distribución del tiempo productivo, reproductivo, de ocio y de descanso, lo cual conlleva falta de independencia y de autonomía personal, y deseos y necesidades insatisfechos por carecer de un proyecto de vida personal66. Muruaga S, Pascual P. La salud mental de las mujeres: la psicoterapia de equidad feminista. Madrid: Asociación de Mujeres para la Salud; 2013. p. 326.. De hecho, Velasco et al.77. Velasco S, López B, Tourné M, et al. Evaluación de una intervención biopsicosocial para el malestar de las mujeres en atención primaria. Feminismo/s. 2007;10:111-31. plantean que el papel de los factores de género llevó en 1988 a formular que determinadas formas de dolor y alteraciones mentales comunes son expresiones del malestar que experimentan las mujeres, lo que llamaron «la otra salud mental», refiriéndose a los sufrimientos determinados por las formas de la vida cotidiana de estas, incidiendo en la idea de Betty Friedan, que en los años 1960 habló del «malestar que no tiene nombre»88. Friedan B. La mística de la feminidad. Valencia: Cátedra, Colección Feminismos; 2016. p. 472..

Tradicionalmente se ha dado respuesta a estos síntomas sin atender a su origen estructural, es decir, sin tener en cuenta las circunstancias y las condiciones de vida de las mujeres, así como sus roles. Como consecuencia, se tiende a considerar estas manifestaciones como patológicas y se responde medicalizándolas sin buscar las causas que originan los síntomas. Las mujeres son percibidas como «el problema» por considerarlas débiles, dependientes, emocionalmente incontrolables y necesitadas de ayuda para afrontar sus dolencias y malestares.

La estrategia, como se muestra en la Tabla 1, desarrolla un trabajo con las mujeres habilitando un espacio donde identificarse, expresarse y encontrar comprensión y apoyo mutuo. Así se van haciendo conscientes de que la causa de su malestar deriva de una determinada configuración social, incidiendo en la idea de Kate Millett: «lo personal es político»99. Millett K. Sexual politics. New York: Doubleday; 1970. p. 393.. Al final, son las mujeres las que generan sus respuestas, al entender que el incremento de su bienestar pasa, en primer lugar, por cambiar su posicionamiento ante la realidad. Se trata de crear un espacio de comunicación, autoconocimiento y apoyo mutuo, dándoles la oportunidad de identificar y potenciar sus activos personales y los disponibles en su entorno1010. Botello B, Palacio S, García M, et al. Metodología para el mapeo de activos de salud en una comunidad. Gac Sanit. 2013;27:180-3., con el fin de que manejen de manera saludable las dificultades de la vida cotidiana e identifiquen el impacto sobre la salud de las cargas de género.

Tabla 1
Diseño de la estrategia GRUSE-mujeres

Desarrollo de la experiencia: de la acción a la investigación

Desde comienzos de la estrategia GRUSE hasta finales de 2017 se han llevado a cabo 2115 grupos de mujeres en diferentes centros de atención primaria. Actualmente la prioridad es recopilar evidencias basadas en la práctica para conocer las luces y sombras derivadas de la estrategia.

Esta investigación la realiza un equipo integrado por distintas universidades (Pablo de Olavide, Huelva y Cádiz) y profesionales del ámbito de la salud (Consejería de Salud y Servicio Andaluz de Salud). Tiene un diseño longitudinal y cuasi-experimental, con un grupo experimental y otro control, que permitirá realizar análisis intrasujeto y entre grupos. En la Tabla 2 puede verse que la metodología es mixta, combinando datos cuantitativos y cualitativos. El grupo experimental está compuesto por mujeres que iniciaron su participación en los GRUSE a la vez que comenzaba la investigación. Las del grupo control han sido elegidas de las mismas unidades de gestión clínica que facilitaron la constitución del grupo experimental, y que aun teniendo interés en participar en un GRUSE no tenían disponibilidad personal o estaban en lista de espera.

Tabla 2
Diseño de la investigación

La administración de los cuestionarios se ha realizado en cuatro momentos: antes del inicio del grupo y una vez finalizado, al mes, a los 6 y a los 18 meses. La extracción de datos de Diraya (el sistema de historia clínica electrónica) se hizo 1 año antes y 1 año después de finalizar cada grupo.

Conclusiones

Con la estrategia GRUSE se plantea un abordaje alternativo a la medicalización de las dificultades de la vida cotidiana de las mujeres, a partir de la identificación y el desarrollo de activos para la salud y el bienestar emocional, tratando los factores psicosociales de género como determinantes de desigualdades en salud.

El diseño mixto y longitudinal del proyecto, así como la triangulación de la información obtenida, permitirán obtener un conocimiento profundo del impacto de los GRUSE y llevar a cabo una evaluación precisa de la intervención.

La evaluación de esta estrategia permitirá comprobar si la experiencia funciona y en qué circunstancias es eficaz. De ser así, se pondría en valor el modelo biopsicosocial con enfoque de género frente al modelo medicalizado predominante en la actualidad. Además, se comprobarán los beneficios para el Sistema Sanitario Público de Andalucía en términos de reducción de costes sanitarios.

Si la evaluación resultara positiva, esta línea de trabajo basada en el enfoque de los activos en salud podría dirigirse a otros perfiles poblacionales con el ánimo de avanzar en estrategias no medicalizadoras de la vida cotidiana.

Agradecimientos

Se agradece la inestimable colaboración de Patricia García Roldán, quien coordina el trabajo de campo y hace posible el desarrollo de la investigación. Agradecemos también el apoyo de las/los trabajadoras/es sociales de los centros de salud de atención primaria: Ana Rosa Listán Cortés, Leopoldo Casas Mata, M.ª Dolores Sánchez López Mellado, Dolores Barrios Regordán, M.ª Luz Burgos Varo, Rafael García Galán, Antonio M. Gutiérrez Nieto, Misericordia Vilar Zamora, Consuelo Ortega Cruz, Dolores Galindo Bas, José Miguel Garrido de la Torre, Concepción Zurita Alonso, M.ª José Rayo Fernández, Carmen G. Subirá Granados y Manuela Ruiz Vílchez. Mención especial a Isabel Escalona Labella y Mauricio Lozano Navarrete, técnicos de educación para la salud, que han tomado parte activa en la investigación.

Bibliografía

  • 1
    Hernán M, Morgan A, Mena AL. Formación en salutogénesis y activos para la salud. Granada: Escuela Andaluza de Salud Pública; 2013. p. 182.
  • 2
    Dowrick C. Medically unexplained symptoms in primary care: how can doctors help, not hinder? Ment Health Fam Med. 2010;7:191-2.
  • 3
    Kroenke K, Spitzer RL. Gender differences in the reporting of physical and somatoform symptoms. Psychosom Med. 1998;60:150-5.
  • 4
    Velasco S, Ruiz MT, Álvarez-Dardet C. Modelos de atención a los síntomas somáticos sin causa orgánica. De los trastornos fisiopatológicos al malestar de las mujeres. Rev Esp Salud Publica. 2006;80:317-33.
  • 5
    Mateo I, García-Cubillana P, Conde MP. Manual para el diseño e implementación de Grupos Socioeducativos en Atención Primaria (GRUSE). Sevilla: Consejería de Salud de la Junta de Andalucía; 2011. p. 109.
  • 6
    Muruaga S, Pascual P. La salud mental de las mujeres: la psicoterapia de equidad feminista. Madrid: Asociación de Mujeres para la Salud; 2013. p. 326.
  • 7
    Velasco S, López B, Tourné M, et al. Evaluación de una intervención biopsicosocial para el malestar de las mujeres en atención primaria. Feminismo/s. 2007;10:111-31.
  • 8
    Friedan B. La mística de la feminidad. Valencia: Cátedra, Colección Feminismos; 2016. p. 472.
  • 9
    Millett K. Sexual politics. New York: Doubleday; 1970. p. 393.
  • 10
    Botello B, Palacio S, García M, et al. Metodología para el mapeo de activos de salud en una comunidad. Gac Sanit. 2013;27:180-3.

  • Financiación: Proyecto aprobado por Resolución de 20 de diciembre de 2016, de la Secretaría General de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, por la que se conceden subvenciones para la financiación de la Investigación, Desarrollo e Innovación Biomédica y en Ciencias de la Salud en Andalucía para el año 2016 (N. expediente: PS-0088-2016).

Fechas de Publicación

  • Publicación en esta colección
    13 Dic 2019
  • Fecha del número
    Jul-Aug 2019

Histórico

  • Recibido
    26 Ene 2018
  • Acepto
    25 Jun 2018
  • Publicado
    15 Oct 2018
Ediciones Doyma, S.L. Barcelona - Barcelona - Spain
E-mail: gs@elsevier.com