El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDA/H). Tecnologías, actores sociales e industria farmacéutica

Transtorno de déficit de atenção e hiperatividade (TDA/H). Tecnologias, atores sociais e indústria farmacêutica

Attention deficit hyperactivity disorder (ADHD). Technologies, social actors and the pharmaceutical industry

Eugenia Bianchi Silvia A. Faraone Acerca de los autores

Resúmenes

Se presenta un análisis crítico de los procesos de farmacologización de la infancia a partir de resultados de investigaciones sobre el consumo de psicotrópicos en niños. Se aborda el caso empírico del TDA/H y el empleo de metilfenidato, enfatizando el rol de la industria farmacéutica, los avances en tecnologías farmacológicas, y el DSM (Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales), como elementos centrales en la instalación y difusión de dichos procesos. Se enfocan estos problemas desde perspectivas que analizan los procesos de medicalización y biomedicalización, las tecnologías biomédicas y la historia de la farmacología. Se utilizaron métodos analítico-interpretativos para el procesamiento y análisis de datos primarios y secundarios, triangulando 1) revisión bibliográfica especializada nacional e internacional; 2) análisis de artículos periodísticos centrados en la temática, 3) datos numéricos oficiales y de organizaciones profesionales, y 4) análisis de 65 entrevistas en profundidad y grupales a profesionales de la salud. De estas entrevistas, 35 se realizaron en dos tramos, octubre-diciembre de 2007, y abril-junio de 2008. Las 30 restantes se efectuaron entre agosto de 2009 y marzo de 2011. Se concluye un crecimiento del diagnóstico de TDA/H en niños en las dos últimas décadas, y la expansión del marketing farmacéutico a actores no médicos.

trastorno por déficit de atención con hiperactividad; infancia; metilfenidato; industria farmacéutica; tecnologías


A análise crítica dos processos de farmacologização da infância é apresentada a partir dos resultados de investigações sobre o uso de drogas psicotrópicas em crianças. O caso empírico da TDA/H e do uso de metilfenidato são discutidos, enfatizando o papel da indústria farmacêutica, os avanços nas tecnologias farmacológicas, e o DSM (Manual Diagnóstico e Estatístico de Transtornos Mentais) como elementos centrais na instalação e distribuição de tais processos. Esses problemas são abordados a partir de perspectivas que analisam os processos da medicalização e biomedicalização, das tecnologias biomédicas e da história da farmacologia. Foram usados métodos analíticos e interpretativos para o processamento e análise de dados primários e secundários, triangulando: 1) revisão especializada da literatura nacional e internacional, 2) análise de artigos de jornais com foco sobre o tema, 3) dados numéricos oficiais e das organizações profissionais; e 4) a análise de 65 entrevistas em profundidade e grupais a profissionais de saúde. Dessas entrevistas, 35 foram realizados em duas seções, de outubro a dezembro de 2007 e de abril a junho de 2008. Os restantes 30 foram realizadas entre agosto de 2009 e março de 2011. Conclui-se em crescimento do diagnóstico de TDA/H em crianças nas últimas duas décadas, e a expansão do marketing farmacêutico para os atores não médicos.

transtorno por déficit de atenção com hiperatividade; infância; metilfenidato; indústria farmacêutica; tecnologias


A critical analysis of the farmacologization processes in childhood is presented, from the results of investigations about the use of psychotropic drugs in children. The empirical case of the ADHD and the use of methylphenidate are discussed, emphasizing the role of the pharmaceutical industry, the advances in pharmacological technologies, and the DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) as core elements in the installation and distribution of such processes. These problems are approached from perspectives that analyze processes of biomedicalization and medicalization, biomedical technologies and the history of pharmacology. Analytical and interpretive methods for processing and analyzing primary and secondary data were used, triangulating 1) specialized national and international literature review, 2) analysis of newspaper articles focusing on the topic, 3) official and professional organizations' numerical data, and 4) analysis of 65 in-depth and group interviews to health professionals. From these interviews, 35 were conducted in two sections, from October to December 2007 and April-June 2008. The remaining 30 were conducted between August 2009 and March 2011. Conclusions include the growth of the diagnosis of ADHD in children in the past two decades, and the expansion of pharmaceutical marketing to non-physicians actors.

attention deficit hyperactivity disorder; childhood; methylphenidate; pharmaceutical industry; technologies


Introducción: Actores y fuerzas en pugna en Argentina. La profundización del conflicto

En Argentina el empleo de metilfenidato para el tratamiento del TDA/H provoca sonadas controversias. Una de ellas se deriva de la verificación de un sostenido incremento en el diagnóstico (en niños y adultos) durante la última década. A la par de este incremento, ha aumentado la dispensación de metanfetaminas y antidepresivos que actúan sobre el entramado sintomático del TDA/H (ARIZAGA; FARAONE, 2008ARIZAGA, C.; FARAONE, S. La medicalización de la infancia. Niños, escuela y psicotrópicos. SEDRONAR-II.GG. Disponible en: <http://www.observatorio.gov.ar/investigaciones/info%20final%20Dic%202008_medicalizacion%20en%20la%20infancia.pdf>, 2008. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www.observatorio.gov.ar/investiga...
). Esta situación tiene su correlato en la proliferación de estudios, publicaciones y reuniones de profesionales de la salud y la educación (jornadas, congresos, simposios, seminarios, entre otros) en los que se realizan pronunciamientos diversos.

La problemática es tratada desde distintas producciones académicas: desde la clínica psicoanalítica (UNTOIGLICH, 2011UNTOIGLICH, G. Versiones actuales del sufrimiento infantil Una investigación psicoanalítica acerca de la desatención y la hiperactividad. Bs. As: Noveduc, 2011.); como ejemplo de las políticas neoliberales en salud mental (BARCALA, 2011BARCALA, A. El impacto de las políticas neoliberales en el ámbito de la salud mental. En: Benasayag, L. y Dueñas, G (comps.). Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. Bs. As: Noveduc, 2011. p. 219-232.), y en relación a concepciones docentes (DUEÑAS, 2011a ______. Cuestionando prácticas desubjetivantes en salud y educación. En: BENASAYAG, L.; DUEÑAS, G. (comps). Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. Bs. As: Noveduc, 2011a. p. 145-166.). También se publicaron diversos libros que abordan la temática desde la salud y la salud mental. Moyano Walker (2004) MOYANO WALKER, J. M. (comp.) ADHD ¿Enfermos o singulares? Una mirada diferente sobre el síndrome de hiperactividad y déficit de atención. Bs. As: Lumen, 2004., Stiglitz (2006) STIGLITZ, G. (Comp) DDA, ADD, ADHD, como ustedes quieran. El mal real y la construcción social. Argentina: Grama, 2006., Benasayag (2007) BENASAYAG, L. (comp) ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad. ¿Una patología de mercado? Una mirada alternativa con enfoque multidisciplinario. Argentina: Noveduc, 2007., Janin (2007) JANIN, B. (comp) Niños desatentos e Hiperactivos. ADD/ADHD. Reflexiones críticas acerca del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad. Bs. As: Noveduc, 2007., Dueñas (2011b) DUEÑAS, G. (comp) La patologización de la infancia. ¿Niños o síndromes? . Buenos Aires: Noveduc, 2011b., Joselevich (2005) JOSELEVICH, E. (comp) AD/HD. Qué es, qué hacer. Recomendaciones para padres y docentes. Bs. As.: Paidós, 2005., Benasayag y Dueñas (2011) BENASAYAG, L.; DUEÑAS, G. (comps) Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. La medicalización de la vida contemporánea. Argentina: Noveduc, 2011. compilan trabajos de profesionales procedentes de la medicina (pediatría, neurología, psiquiatría), la psicopedagogía, la psicología, el psicoanálisis y el periodismo.

Un hito en la expresión de las polémicas derivadas de estas problemáticas lo constituye la publicación en 2005, del Consenso de expertos del área de la salud, dirigido al Ministerio de Salud, y firmado entonces por alrededor de 200 renombrados profesionales de distintas especialidades (a la fecha cuenta con más de 1100 adhesiones). El documento objeta la extensión del diagnóstico de TDA/H, y la prescripción de fármacos como el metilfenidato para su tratamiento, resaltando los efectos adversos del mismo (www.forumadd.com.ar). El Consenso redundó en un pedido de informes al Poder Ejecutivo Nacional, que fue tratado en la Comisión de Acción Social y Salud Pública, de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados Nacional, en 2006 (CÁMARA..., 2006 ______. Orden del día n° 750, Cámara Nacional de Diputados, Sesiones Ordinarias, del 18 de agosto de 2006. Disponible en: <http://www4.diputados.gov.ar/dependencias/dcomisiones/periodo-124/124-750.pdf>. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www4.diputados.gov.ar/dependencia...
).

En 2007, la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) ordenó a los laboratorios que comercializan los fármacos principales utilizados para el tratamiento del TDA/H (metilfenidato y atomoxetina) una ampliación de prospectos, de modo de incluir advertencias, precauciones y contraindicaciones asociadas a los mismos (ANMAT, 2007 ______. Disposición n° 2123 Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), del 13 de abril de 2007. Trastornos por Déficit de Atención con Hiperactividad: Se modifican prospectos de especialidades medicinales para tratar esta patología. Disponible en: <http://www.anmat.gov.ar/Publicaciones/Boletines/Profesionales/Boleprof_Febrero_2007.pdf>. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www.anmat.gov.ar/Publicaciones/Bo...
). Las conflictivas se continúan en medios de comunicación escrita, con la publicación de numerosos artículos, que abarcan desde desestimaciones de la especificidad del trastorno (CARBAJAL, 2006CARBAJAL, M. La supuesta enfermedad del chico inquieto y las pildoritas mágicas. Página/12, Buenos Aires, 17 oct. 2006. Disponible en: <http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/74605-24184-2006-10-17.html>. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais...
) hasta la constatación de su origen genético (CLARÍN, 1/10/2010CLARÍN. Estudio científico. Confirman que es genético el trastorno de la hiperactividad. Clarín, Buenos Aires, 1 de oct. 2010. Disponible en: <http://www.clarin.com/sociedad/Confirman-genetico-trastorno-hiperactividad_0_345565565.html>. Acceso el 26 abr. 2014.
http://www.clarin.com/sociedad/Confirman...
).

Entre los congresos, jornadas y simposios destinados a profesionales de la salud, docentes y padres, en los que se exponen las problemáticas, se destaca el Simposio Internacional sobre Patologización de la Infancia(bianual). En su III edición en la CABA, del 2 al 4 de Junio de 2011, se señaló por primera vez que la utilización del DSM constituye una violación a la Ley Nacional de Salud Mental (n° 26.657) sancionada el año anterior, y que contraviene la Convención Internacional de los Derechos del Niño (n° 23.849). Por ello incluyeron un espacio en su sitio web contra los etiquetamientos y la lógica clasificatoria del DSM, publicando el Manifiesto: Por un abordaje subjetivante del sufrimiento psíquico en niños y adolescentes-No al DSM. En noviembre de 2011, en la Biblioteca Nacional, se relanzó este Manifiesto, ahora denominado Manifiesto Buenos Aires.

Estas discrepancias se inscriben en las críticas suscitadas por las tipificaciones del DSM-IV-TR (aún vigente en Argentina), y las que se añaden, amplían o reformulan en el DSM-5, de inminente publicación en castellano. Discrepancias que pueden considerarse recientes, si se toma en cuenta que, al igual que el DSM-I, el DSM-II concebía a las enfermedades mentales como expresiones simbólicas de realidades psicológicas o psicosociales subyacentes (GROB, 1991GROB, G. Origins of DSM-I: A study in Appearance and Reality. American Journal of Psychiatry, v. 148, p. 421-431, 1991.; GAINES, 1992GAINES, A. From DSM-I to III-R; voices of self, mastery and the other: a culture constructivist reading of US. psychiatric classification. Social Science and Medicine, v. 35, p. 3-24, 1992.). Y que, al igual que en el DSM-I, en el DSM-II se sostuvo la naturaleza simbólica de los síntomas psiquiátricos. Es recién desde su III versión, que las alusiones a la batería conceptual del psicoanálisis son retiradas (BIANCHI 2012BIANCHI, E. Problematizando la noción de trastorno en el TDAH e influencia del manual DSM. Revista Latinoamericana de Niñez y Juventud, v. 10, p. 1021-1038, 2012.).

Aspectos metodológicos: la convergencia de dos investigaciones

En este artículo, y a través del caso empírico del TDA/H y la utilización de metilfenidato en el tratamiento de niños, analizamos algunos aspectos de los procesos medicalizadores y biomedicalizadores que se encuentran ligados a la farmacologización, en lo que Faraone (2008) FARAONE, S. Medicalización de la infancia: Una mirada desde la complejidad de los actores y de las políticas. Topía. Disponible en: <http://www.topia.com.ar/articulos/medicalizaci%C3%B3n-de-la-infancia-una-mirada-desde-la-complejidad-de-los-actores-y-las-pol%C3%ADtic>, 2008. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www.topia.com.ar/articulos/medica...
denominó "medicamentalización", para designar las intervenciones en las que el fármaco opera como elemento fundamental y a menudo excluyente en los procesos definidos como "terapéuticos" en el campo de la salud mental. 1 1 El artículo tiene dos fuentes de financiamiento. Por una parte, el proyecto UBACyT de la Universidad de Buenos Aires "Ciencias Sociales, Salud Mental y Derechos Humanos"; por otra, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Para ello, conjugamos los resultados de dos investigaciones convergentes, realizadas entre 2007 y 2012, en el marco del Proyecto UBACyT dirigido por Faraone (II.GG.) y de la beca doctoral CONICET de Bianchi.

La investigación atendió a la Resolución del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología n° 2857/2006, sobre Lineamientos para el comportamiento ético en las Ciencias Sociales y Humanidades, elaborado por el Comité de Ética de CONICET. Asimismo, en consonancia con la Guía de las Buenas Prácticas Clínicas de Investigación en Salud Humana (Resolución Ministerio de Salud n° 1480/2011), se implementó un proceso de consentimiento informado para la realización de las entrevistas en profundidad y grupales. Ambos proyectos fueron evaluados y avalados por el Comité de Ética del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA.

Utilizamos métodos analítico-interpretativos para el procesamiento y análisis de datos primarios y secundarios, triangulando 1) la revisión bibliográfica especializada nacional e internacional; 2) el análisis de artículos periodísticos centrados en la temática, 3) datos numéricos oficiales y de organismos profesionales; y 4) el análisis de 65 entrevistas en profundidad y grupales a profesionales de la salud. De estas entrevistas, 35 se realizaron en dos tramos, octubre-diciembre de 2007, y abril-junio de 2008. Y las 30 restantes se efectuaron entre agosto de 2009 y marzo de 2011.

La realización de las entrevistas siguió un criterio muestral intencional no probabilístico, enfocado en profesionales de la salud con actividad clínica, docente y de investigación en ámbitos públicos, de la seguridad social y del subsector privado de cuatro provincias argentinas (Tierra del Fuego, Corrientes, Salta, y con particular profundidad, Ciudad de Buenos Aires). Además se desarrollaron entrevistas a informantes clave y a agentes de propaganda médica de la industria farmacéutica.

Para la selección de las jurisdicciones se realizó un diseño de segmentación de puntos muestrales. Se construyó un indicador que midió la relación entre unidades de metilfenidato dispensadas en cada provincia, y la población entre 5 y 19 años, para el año 2006. Se utilizaron datos aportados por la COFA (Confederación Farmacéutica Argentina). La información resultante (unidades dispensadas cada mil niños entre 5 y 19 años) permitió priorizar jurisdicciones como puntos nodales para el trabajo de campo. Por ello, no constituyó un dato válido de consumo ni de población bajo tratamiento. La selección de la franja etaria como denominador conlleva asumirla como la población mayoritaria en cuanto al diagnóstico y tratamiento del TDA/H. Esta presunción se vio confirmada en trabajos previos (GIRALDO; BERTEL, 2004GIRALDO, S.; BERTEL, L. Consumo del medicamento Metilfenidato-Ritalina(r), en el Valle Aburrá del departamento de Antioquia en el periodo de Febrero a Julio de 2003. Revista Facultad Nacional de Salud Pública, v. 23, p. 47-57, 2005.; AVILA et al., 2007AVILA, A. et al. Estudio de utilización de metilfenidato en la provincia de San Luis. 2007. Disponible en: <http://www.medicalcongress.net/2007/aafh/buscador_vertrabajo.php?codigo=21606>. Consulta el 26 mar. 2014.
http://www.medicalcongress.net/2007/aafh...
).

Así, se seleccionaron dos provincias con elevado expendio en relación a su población de 5 a 19 años (Tierra del Fuego y Ciudad de Buenos Aires) y dos provincias con menor venta en relación a misma población (Corrientes y Salta).

La información antedicha, emergente del trabajo de campo de investigaciones previas, fue reconsiderada e incorporada en este artículo a la luz de nuevas categorías y perspectivas, junto con el material específico que permite complementar y actualizar el mapa de la problemática relacionada con el TDA/H en Argentina.

La construcción diagnóstica: centralidad de los manuales de clasificación (DSM)

Partiendo que el empleo de psicofármacos para el tratamiento de niños es objeto de álgidas controversias entre los profesionales de la salud, el TDA/H constituye un caso emblemático en relación a estos debates. Por una parte -y compartido con el panorama más amplio- porque las decisiones terapéuticas que atañen a los niños son tomadas por sus padres y médicos, y no por ellos mismos. Por otra parte, y más específicamente en relación al TDA/H, porque el empleo de metilfenidato supone una zona propia de críticas, dadas las reacciones adversas documentadas.

La tríada sintomática que caracteriza al TDA/H (hiperactividad, impulsividad y desatención) puede rastrearse en la literatura hasta dos siglos atrás. Sin embargo, es la descripción del DSM la que instaura y consolida los criterios diagnósticos con los que actualmente se tipifica la nosología. El DSM-I, publicado en 1952, no incluía en su nomenclatura ninguna descripción equiparable a la tríada sintomática del actual TDA/H (APA, 1952).

En el DSM-II, de 1968, aparece por primera vez la "reacción hiperkinética en la infancia o adolescencia", considerada dentro de los "trastornos de conducta en la infancia y adolescencia", y caracterizada por: "sobreactividad, inquietud y distractibilidad, y atención de corto alcance, especialmente en niños pequeños" (APA, 1968, p. 50).

El DSM-III (APA, 1980) afina conceptualmente la noción de TDA/H, y el DSM-III-R (1987) une déficit de atención e hiperactividad, marcando el terreno para los aportes del DSM-IV (1994). Esta versión revisada (2000), distingue tres subtipos: con predominio de inatención, o de hiperactividad-impulsividad, y combinado.

La quinta versión del DSM supone algunos cambios. Aunque mantiene la estructura en torno a síntomas y subtipos, añadió aclaraciones ampliatorias de la importancia en cada síntoma. La edad de manifestación de algunos síntomas se elevó de 7 a 12 años. Además, el diagnóstico de TDA/H en adultos cobra mayor relevancia, explicitándose estimaciones de prevalencia en la población adulta mundial (2,5%). Se contempla la comorbilidad entre TEA (Trastorno del Espectro Autista) y TDA/H, y se incluyen índices de severidad (www.dsm5.org).

Si bien, y como apuntan Mayes, Bagwell y Erkulwater (2008) MAYES, R.; BAGWELL, C.; ERKULWATER, J. ADHD and the Rise in Stimulant Use Among Children. Harvard Review of Psychiatry. p. 151-166, 2008. ni los debates, ni el uso de estimulantes son novedosos en el TDA/H,2 sí lo son las formas recientes a través de las cuales se profundiza el proceso de farmacologización de la infancia, la especificidad de los actores en pugna, y los mecanismos de legitimación de organismos gubernamentales y de la sociedad civil.

En la III versión del DSM, se asimila el concepto de trastorno mental a un síndrome o manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica, con prescindencia de explicaciones etiológicas. Como señalan Russo y Venâncio (2006) , el DSM-III fue proclamado como un manual a-teórico, basado en principios de testeo y verificación a partir de los cuales cada trastorno es identificado por criterios accesibles a la observación y medición empíricas. Esta clasificación, con pretensiones de neutralidad y generalización espacio-temporal, condujo a la globalización de la psiquiatría somática norteamericana.

Desde la publicación del DSM-III se extendió el financiamiento de los ensayos clínicos por parte de la industria farmacéutica, consolidándose en la IV versión del manual el vínculo entre la inclusión de nuevos diagnósticos y la producción de nuevos medicamentos. En el TDA/H, el predominio del metilfenidato no ha variado, sino que se han producido reconversiones en las tecnologías farmacológicas, específicamente en la forma de liberación del fármaco.

Tomando en cuenta estas consideraciones, entendemos que el proceso de redefinición nosológica del TDA/H operado desde la emergencia del DSM-III tiende a evidenciar la estrecha relación entre manuales de clasificación, construcción diagnóstica e industria farmacéutica. Este último elemento presenta algunas características históricas y actuales que a continuación analizamos.

La introducción de los psicoestimulantes en el tratamiento de niños

Estrictamente, el uso de drogas para tratar problemas mentales es anterior a la incorporación al mercado, en la década de 1950, de una serie de psicotrópicos específicos. Vomitivos, purgantes y narcóticos, entre otros, se utilizaron desde el siglo XIX (CONRAD; SCHNEIDER 1992CONRAD, P.; SCHNEIDER, J. Deviance and Medicalization. From badness to sickness. Philadelphia: Temple University Press, 1992.; FOUCAULT, 2005FOUCAULT, M. El Poder Psiquiátrico. Argentina: FCE, 2005.; HEALY, 2002HEALY, D. The creation of psychopharmacology. London: Harvard University Press, 2002.; SHORTER, 2009SHORTER, E. Before Prozac The troubled history of mood disorders in psychiatry.Oxford: Oxford University Press, 2009.). Mayormente, se empleaban analgésicos, anestésicos, opiáceos y barbitúricos. En el siglo XX se desarrollan los sedativos.

Desde mediados de la década de 1950, los fármacos se convierten en un aspecto central del tratamiento psiquiátrico. La reducción de la intensidad sintomática que habilitó la introducción de los neurolépticos favoreció el tratamiento fuera de ámbitos custodiales (SOLAL, 2004SOLAL, J. F. Los medicamentos psicotrópicos o la dependencia confortable. En: EHRENBERG, A. (comp). Individuos bajo influencia. Drogas, alcoholes, medicamentos psicotrópicos. Bs. As: Nueva Visión, 2004, p.191-202.) que constituían hasta ese momento una tecnología primordial de intervención.

La medicina tiene también una larga tradición en el uso de estimulantes para el tratamiento de una amplia gama de condiciones, incluyendo estados nerviosos. Entre ellos se cuentan el arsénico, la estricnina, la cafeína, el alcanfor y las hojas de coca. En el siglo XX, la terapéutica con estimulantes estuvo marcada por la influencia de las anfetaminas, a cuya familia pertenece el metilfenidato.

En 1937, Bradley señaló la efectividad de la anfetamina para tratar la hiperactividad en niños con perturbaciones severas de conducta. Diversos trabajos (LANGE et al., 2010LANGE, K et al. The history of attention deficit hyperactivity disorder. ADHD Atten Def Hyp Disord. Springer, v. 2, p. 224-255, 2010.; MAYES; RAFALOVICH, 2007MAYES, R.; RAFALOVICH, A. Suffer the restless children: the evolution of ADHD and paediatric stimulant use, 199-80. History of Psychiatry, v. 18, p. 435-457, 2007.; BARKLEY, 2006BARKLEY, R. Attention-Deficit Hyperactivity Disorder A handbook for diagnosis and treatment. New York: The Guilford Press, 2006.) coinciden en destacar el carácter accidental de su descubrimiento. Buscando apaciguar las cefaleas resultantes de la realización de neumoencefalogramas, Bradley administró a los niños la Benzedrina. Aunque el efecto sobre las cefaleas fue insignificante, describió en algunos casos mejoramientos en el comportamiento y desempeño escolar.

Al poco tiempo, en 1944, fue sintetizado el metilfenidato por el laboratorio CIBA, bajo el nombre comercial Ritalina(c). La indicación de metilfenidato para la denominada Disfunción Cerebral Mínima se consolida a comienzos de la década de 1960, casi diez años después de su lanzamiento al mercado, con el destino original de tratar la narcolepsia, siendo indicado también para la fatiga crónica, estados letárgicos y depresivos, conducta senil perturbada, psiconeurosis y psicosis asociada con depresión. Aunque la Benzedrina fue el primer estimulante administrado a niños hiperactivos, ya no se utiliza. Entre las perspectivas que abogan por el tratamiento medicamentoso, el metilfenidato es considerado la droga de primera elección, siendo el psicoestimulante más frecuentemente prescripto para el tratamiento del TDA/H.

Imbricaciones entre nosología, fármaco y manuales de clasificación

Un análisis del desarrollo de los psicofármacos requiere contemplar también a las categorías nosológicas, ya que ambas dimensiones se articulan de modos específicos en distintos casos. Diversos autores (EHRENBERG, 2000EHRENBERG, A. La fatiga de ser uno mismo Depresión y sociedad.Bs. As: Nueva Visión, 2000.; CONRAD, 2007CONRAD, P. The medicalization of society On the transformation of human conditions into treatable disorders. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2007.; SHORTER, 2009SHORTER, E. Before Prozac The troubled history of mood disorders in psychiatry.Oxford: Oxford University Press, 2009.; CAPONI, 2009CAPONI, S. Un análisis epistemológico del diagnóstico de depresión. Interface-Comunicação Saúde, Educação, Botucatu, v. 29, n. 13, p. 327-38, 2009.) trabajaron la relación entre depresión y medicación antidepresiva como ejemplo paradigmático de la reformulación de la nosología a partir de los avances en la medicación.

En el TDA/H, el vínculo entre el fármaco y la nosología es diferente. Si bien se han incorporado nuevos fármacos (como la atomoxetina, en 2004), las investigaciones farmacológicas no tienen la escala que exhiben los estudios sobre nuevos antidepresivos, y los cambios en los criterios nosológicos no están motorizados por la introducción de nuevos fármacos. Antes bien, es el fármaco el que ha sufrido transformaciones en virtud de su vinculación con la nosología, poniendo de relieve que el modelo de la depresión, aunque emblemático, no agota las posibilidades explicativas. La asociación de la nosología se da de modo sostenido y predominante con un mismo fármaco, el metilfenidato, y lo que cambia a través del tiempo es la forma de administrar el mismo, en la búsqueda de adecuar la ingesta a los requerimientos relacionados con la vida cotidiana de los actores involucrados.

Esto da la pauta que la formulación y puesta en circulación de nosologías, responde a bloques tácticos que no están integrados bajo una lógica única. Antes bien, se trata de unidades de sentido, de lógicas explicativas que funcionan con autonomía relativa y con funciones acotadas, aunque sus efectos decantan en formulaciones nosológicas específicas, como depresión o TDA/H. Adicionalmente, insistir en las diferencias y similitudes entre las diferentes nosologías y terapéuticas farmacológicas se relaciona con que los procesos analizados articulan actores, estrategias, tecnologías, saberes y prácticas de modos cambiantes y no unitarios.

Lo antedicho no equivale a considerar que las industrias farmacéuticas carecen de injerencia. Antes bien, contribuye a enfatizar cómo las prácticas sociales pueden reorientar las estrategias de las farmacéuticas, y a realzar que las tecnologías -en este caso farmacológicas-, lejos de constituir un instrumento secundario o lateral, cumplen funciones nodales.

En el trabajo de campo, el metilfenidato emergió como droga de primera elección, así como la de mayor venta en Argentina3 3 En algunas provincias la venta exhibe una razón de 18/1 entre metilfenidato/atomoxetina (ARIZAGA; FARAONE, 2008) . En Argentina no se publican estadísticas oficiales acerca del diagnóstico, ni de la prescripción de fármacos relacionados, o de consumo de los mismos. Sin embargo la información proporcionada por el Departamento de Psicotrópicos y Estupefacientes de ANMAT, señala un sostenido incremento en la importación de metilfenidato4 4 En Argentina, el metilfenidato no está incorporado al Programa REMEDIAR (botiquín de medicamentos suministrados por el Estado Nacional) y la Seguridad Social Nacional cubre el 40% de su precio (Superintendencia de Servicios de Salud, 2012), aunque algunas obras sociales provinciales elevan la cobertura hasta un 70%. .

En el gráfico se registran discrepancias, para el año 2008, en los valores señalados por las distintas fuentes. Así, Arizaga y Faraone refieren un valor por encima de los 80 kilos para dicho año (a), y Maniowicz refiere un valor menor (b). Estas diferencias son significativas, en tanto la cuota acordada por la FDA con la ONU está establecida para Argentina en 60 kg. por año.

Asimismo, aunque los valores de importación oscilan cada año, a los efectos de señalar una tendencia, hay congruencia en la indicación de un alza sostenida en la importación del metilfenidato. Este dato permite suponer que el aumento de importación de la sustancia obedece, o bien, a una venta efectiva creciente por los laboratorios, o a una decisión de afianzar una mayor penetración en el mercado por parte de los mismos.

La industria farmacéutica y las tecnologías biomédicas

Los estudios realizados en la década de 1970 ubicaban entre las fuerzas más significativas de la medicalización a los médicos, los movimientos sociales y grupos de interés, y a algunas actividades organizacionales o interprofesionales (CONRAD, 2007CONRAD, P. The medicalization of society On the transformation of human conditions into treatable disorders. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2007.). Desde entonces, la medicina evidenció cambios sustanciales, por los cuales otras fuerzas, antes subyacentes, contribuyen sustancialmente al proceso.

En el siglo XXI, los tres actores que orientan la medicalización son la biotecnología, los consumidores, y la atención gerenciada. La perspectiva expuesta por Conrad y Leiter (2004) CONRAD, P.; LEITER, V. Medicalization, markets and consumers. Journal of Health and Social Behavior, v. 45, p. 158-176, 2004. no se centra en la influencia de los médicos, ni en los descubrimientos médicos y científicos, elementos que guiaron los estudios pioneros. Su enfoque se orienta hacia la creación de mercados y su impacto en la medicalización, particularmente de los problemas de la vida convertidos en trastornos. Así, los cambios en el escenario médico desplazan importantes zonas de la medicalización hacia un predominio del mercado. Aunque los actores involucrados son similares, el énfasis de cada uno es diferente.

De modo análogo, la biomedicalización (CLARKE et al., 2003CLARKE, A. et al. Biomedicalization: Technoscientific Transformations of Health, Illness, and U S. Biomedicine. American Sociological Review, v. 68, p. 161-194, 2003.) en tanto proceso estratificado, concibe la tecnocientifización de las intervenciones como una estrategia en expansión, que no es uniforme, sino que penetra en los diversos tramos del tejido social de manera dispar, conduciendo a la coexistencia de realidades que van desde una intervención biomédica puntillosa, hasta la ausencia de cuidados básicos.

El cambio del complejo médico-industrial a partir de la década de 1970 (IRIART, 2008IRIART, C. Capital financiero versus complejo médico-industrial: los desafíos de las agencias regulatorias. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, n. 5, p. 1619-1626, 2008.; OLIVEIRA-MENDONÇA; CAMARGO, 2012OLIVEIRA-MENDONÇA, A. L.; CAMARGO JR., K. R Complexo médico-industrial/financeiro: os lados epistemológico e axiológico da balança. Physis-Revista de Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 22, n. 1, p. 215-238, 2012.) da pie a un concepto paralelo: el complejo biomédico de tecnoservicios (CLARKE et al., 2003CLARKE, A. et al. Biomedicalization: Technoscientific Transformations of Health, Illness, and U S. Biomedicine. American Sociological Review, v. 68, p. 161-194, 2003.), que enfatiza la investigación corporativa y privatizada antes que la estatal, posible por las innovaciones tecnocientíficas que amplían la biomedicalización. Es un complejo multinacional y globalizado que moldea las formas de concebir la vida y los problemas sociales. En esta situación, las tecnologías cobran una relevancia fundamental.

Por fuera de perspectivas orientadas a la medicalización y la biomedicalización, Rose conceptualiza a las tecnologías contemplando aquellas aplicadas al diagnóstico, como imágenes, o distintas pruebas genéticas; a las utilizadas en las terapéuticas farmacológicas, como los nuevos métodos de administración de fármacos; y a las cirugías (de trasplante o reconstrucción de órganos, articulaciones, huesos, etc.). También incluye maquinarias para respiración mecánica, diálisis, transfusiones o quimioterapia, y aparatología como prótesis, marcapasos e implantes dentarios, entre otros.

Sin embargo, las tecnologías abarcan más que estos artefactos, equipamientos y técnicas. Adoptan la forma de un ensamble de relaciones sociales y humanas, de un "conjunto estructurado por una racionalidad práctica gobernada por un objetivo más o menos consciente... ensambles híbridos de conocimientos, instrumentos, personas, sistemas de juicio, edificios y espacios, sustentados en el nivel programático por ciertos presupuestos y supuestos respecto de los seres humanos" (ROSE, 2012, p. 48 ______. Políticas de la vida: biomedicina, poder y subjetividad en el siglo XXI. La Plata: UNIPE, 2012.). También sostiene que las tecnologías "producen y enmarcan a los seres humanos como tipos de entidades cuya existencia está simultáneamente capacitada y gobernada por su organización al interior de un campo tecnológico" (ROSE, 1998, p. 27ROSE, N. Inventing our selves Psychology, power and personhood.Cambridge: Cambridge University Press, 1998.).

Estas tecnologías no son ética o moralmente neutras. Su aplicación abre a nuevas interpretaciones lo que se considera como normal y moral, en la medida en que los cálculos y estimaciones estadísticas pueden reactualizarse periódicamente en función de nuevos resultados de investigación (LOCK; NGUYEN, 2010LOCK, M.; NGUYEN, V-K. An anthropology of biomedicine. United Kingdom: Wiley-Blackwell, 2010.). Las tecnologías quedan conformadas, además, por las transformaciones más amplias del conocimiento biomédico, las estructuras legales, los valores culturales y las identidades sociales resultantes (ORTEGA, 2010ORTEGA, F. Biopolíticas da saúde: reflexões a partir de Michel Foucault, Agnes Heller e Hannah Arendt. Interface-Comunicação Saúde, Educação, Botucatu, v. 14, p. 9-20, 2004.).

Aunque el vínculo entre tecnología y medicalización es de larga data, la tecnología no formaba parte del proceso primario. Un cambio que marcan Conrad, Moynihan y Cassels (2007) CONRAD, P. The medicalization of society On the transformation of human conditions into treatable disorders. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2007., Cabral Barros (2007) CABRAL BARROS, J. A Nuevas tendencias de la medicalización. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, p. 579-587, 2007. e Iriart (2008) IRIART, C. Capital financiero versus complejo médico-industrial: los desafíos de las agencias regulatorias. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, n. 5, p. 1619-1626, 2008. es que la industria farmacéutica y la biotecnología se convirtieron en actores principales en esta nueva configuración; en ella la medicación psicoactiva se integra como pieza fundamental.

Si bien hace tiempo que la industria farmacéutica se vale de los médicos para la promoción de sus productos, en esta nueva configuración, los médicos se mantienen como custodios de la prescripción de muchas drogas, pero la industria farmacéutica ha avanzado además en formas de penetración de promoción indirecta, al público en general. Así los usuarios, reconfigurados como consumidores de salud, se constituyen en actores relevantes en los procesos de medicalización, biomedicalización y farmacologización. Pero la noción de consumidor también oculta la dimensión social de estos procesos, traduciendo reclamos, demandas y derechos de salud como adquisición de servicios de salud, y planteando el acceso a medicamentos y tratamientos, como una elección entre opciones.

En el trabajo de campo se verificó la mixtura entre un modelo de marketing farmacéutico orientado hacia el médico como principal destinatario, y otro centrado en el consumidor directo, sus familiares y el ámbito escolar.

Marketing e industria farmacéutica en Argentina: médicos, usuarios, familias y escuela como destinatarios

La industria farmacéutica en Argentina consolida estrategias de marketing en el mercado psicofarmacológico infantil, dirigiéndose hacia la comunidad médica, a través de incentivos y/o controles, y mecanismos de difusión de información por parte de líderes de opinión o voceros. También se dirige con especial énfasis a usuarios y/o sus organizaciones de familiares, y a la comunidad educativa. Aunque estas acciones están prohibidas por la legislación argentina, se generan intersticios que posibilitan llevarlas a cabo.

En relación específica al ámbito médico (en el TDA/H se trata de neurólogos, pediatras y psiquiatras) se observó en el trabajo de campo un seguimiento minucioso realizado por la industria farmacéutica sobre qué y cuándo recetan los médicos, a través de información construida por empresas de mercadotecnia (JARA, 2007JARA, M. Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad. Barcelona: Icaria-Antrazyt, 2007.) 5 5 En Argentina las principales son: IMS y Close Up. Sobre esta última, Lakoff (2004) analizó cómo registran datos por médicos, productos y cantidad prescripta, a través de la copia de recetas microfilmadas, tomadas en las grandes cadenas farmacéuticas de la Ciudad de Buenos Aires. .

Los líderes de opinión son engranajes clave de las estrategias de marketing farmacéutico. Los agentes de propaganda médica detectan y valoran a los médicos según su rol dentro del colectivo de la especialidad, y son luego elevados por las propias empresas a la categoría de expertos. Como tales, difunden los últimos hallazgos en relación con enfermedades y/o síndromes, y las posibles terapéuticas medicamentosas en congresos y reuniones científicas, publicaciones y/o guías de consenso.

Las asociaciones de familiares y pacientes son un nuevo actor relevante en estos procesos. En el TDA/H, la asociación más importante a nivel mundial en la discusión diagnóstica y del tratamiento del cuadro es la Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder (CHADD). También existen en diferentes países asociaciones semejantes de pacientes o familiares. Conrad (2007) CONRAD, P. The medicalization of society On the transformation of human conditions into treatable disorders. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2007. y Moynihan y Cassels (2007) MOYNIHAN, R.; CASSELS, A. Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes. Barcelona: Terapias Verdes, 2007. coinciden en señalar que, en algunos casos, estos grupos -cuyos voceros apoyan la investigación y tratamiento medicamentoso- están sostenidos financieramente por las propias compañías farmacéuticas.

Como plantean Iriart e Iglesias Ríos, esta dimensión del problema se relaciona con la conformación de grupos informales y asociaciones de pacientes y familiares que se inscriben en nuevas formas de sociabilidad determinadas por el padecimiento. Y como subraya Ortega (2004) ORTEGA, F. Biopolíticas da saúde: reflexões a partir de Michel Foucault, Agnes Heller e Hannah Arendt. Interface-Comunicação Saúde, Educação, Botucatu, v. 14, p. 9-20, 2004., estas biosociabilidades transforman progresivamente los agrupamientos tradicionales de clase, religión u orientación política.

En Argentina, la alianza de la industria con asociaciones de pacientes/padres y/o familiares es aún muy incipiente, y carece del desarrollo adquirido en Estados Unidos y algunos países europeos. Pero sí se documentó (FARAONE et al., 2009______. La industria farmacéutica en los procesos de medicalización/medicamentalización. Margen. 2009. Disponible en: <http://www.margen.org/suscri/numero54.html>. Acceso el 26 mar. 2014.
http://www.margen.org/suscri/numero54.ht...
) la tendencia de algunos laboratorios a organizar grupos de dos, tres o más familias con el objetivo de brindar información sobre el TDA/H. Estas reuniones, denominadas 'mesas de ayuda', son frecuentemente promocionadas a través de las escuelas, y generalmente realizadas en recintos de tipo médico no asistencial, como asociaciones o confederaciones médicas, instalando un espacio de encuentro a cargo de representantes y/o médicos convocados por un laboratorio.

Otra estrategia dirigida a la familia es la captación del interés hacia una droga en particular a través de la provisión de incentivos durante un tiempo, bajo la forma de descuentos encubiertos por la compra de determinada marca de medicamento.

También se documentó (FARAONE et al., 2010FARAONE, S. et al. Discurso médico y estrategias de marketing de la industria farmacéutica en los procesos de medicación de la infancia en Argentina. Interface-Comunicação, Saúde, Educação. Botucatu, v. 34, p. 485-497, 2010.) la necesidad de colaboración de docentes y gabinetes psicopedagógicos en la realización del diagnóstico y en la detección temprana, para la ulterior derivación al ámbito médico. En relación a esta necesidad, se destacan dos modalidades estratégicas de los laboratorios hacia la comunidad educativa. Bajo la primera, los empleados o agentes de propaganda médica de los laboratorios, junto o a través de especialistas médicos, concurren a escuelas y/o realizan charlas informativas en los gabinetes psicopedagógicos. También en este caso, los encuentros se denominan 'mesas de ayuda'. La segunda consiste en información destinada a docentes, bajo la forma de cuadernillos, manuales y gacetillas, que incluyen datos estadísticos, consejos generales para la detección del cuadro, e información detallada acerca del medicamento.

Marketing y tecnologías aplicadas a la fabricación de psicofármacos

Otra estrategia que articula a la familia, la escuela y los niños diagnosticados con TDA/H, involucra las tecnologías aplicadas a la fabricación de psicofármacos. Actualmente, el metilfenidato está disponible para su venta bajo diferentes formas farmacológicas. Además de los comprimidos orales de liberación inmediata, existen tabletas de liberación prolongada: SODAS (Spheroideal Oral Drug Absorption System) y OROS (Osmotic Release Oral System). Ya se aprobó la venta de parches transdérmicos de metilfenidato, cuyo sistema de liberación ingresa la droga directamente en el torrente sanguíneo (EL UNIVERSAL, 07/04/2006). De acuerdo a lo documentado en las investigaciones, la administración del metilfenidato se realiza una vez al día, resultando compatibles estas nuevas presentaciones con las exigencias de los niños que asisten a doble escolaridad, o cuya jornada incluye actividades extra-curriculares.

Los sistemas que modifican la liberación de los fármacos datan de finales de la década de 1930. Sin embargo, para el siglo XXI, las transformaciones en las políticas de patentes de los principios activos reposicionaron al diseño de formas farmacéuticas de liberación modificada como modo de revalorizar las moléculas ya existentes pero con patentes expiradas en el mercado farmacológico, y como una inversión alternativa más económica que la síntesis de nuevas moléculas (BAENA et al., 2006BAENA, Y. et al. Sistemas osmóticos de administración oral. Revista Colombiana de Ciencias Químicas y Farmacia, v. 35, n. 2, p. 192-211, 2006.).

Estas cuestiones ilustran cómo la industria farmacéutica, que contribuye a la creación de una demanda (RUSSO; VENÂNCIO 2006RUSSO, J.; VENÂNCIO, A T. Classificando as pessoas e suas perturbações: a "revolução terminológica" do DSM III.Revista Latinoamericana de Psicopatología, v. 3, p. 460-483, 2006.), debe atender a ella, cuidarla, mantenerla, optimizarla, habilitando a los consumidores de estos productos a disponer de opciones siempre renovadas, de acuerdo con un esquema en el que se articulan "la ideología de la libertad de elección, el mercado como soberano, el individuo como último responsable y el Estado como mero administrador" ( IRIART, 2008, p. 1624IRIART, C. Capital financiero versus complejo médico-industrial: los desafíos de las agencias regulatorias. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, n. 5, p. 1619-1626, 2008.).

En la atención a esta demanda, la tecnología y los avances farmacológicos son puestos al servicio de necesidades cambiantes, y la satisfacción de exigencias sobre prácticas cotidianas. El fármaco es pues un componente privilegiado de los procesos mencionados, operando como elemento para la modulación de las conductas disruptivas de los niños, y cumpliendo funciones que -lejos de aplicarlo como una receta unitaria, homogénea en todos los casos- varían y se modifican de acuerdo a las necesidades que el medio impone. Así, la periodicidad y dosis son adecuadas a variabilidades individuales, que incorporan como factores relevantes situaciones, actividades y relaciones que no tienen un carácter médico estricto, sino que derivan de las dificultades de los niños para discurrir socialmente de modo armónico.

Palabras finales

Los procesos de farmacologización de la sociedad constituyen una problemática que pone en escena disputas de intereses sociales, culturales y económicos, reconfigurando y radicalizando los procesos de medicalización y biomedicalización. El consumo de psicotrópicos en niños diagnosticados con TDA/H resulta emblemático para reflexionar acerca de estos procesos, en los cuales el consumo de fármacos emerge como terapéutica casi excluyente.

El auge y consolidación del diagnóstico del TDA/H en las dos últimas décadas en la población infantil argentina, se verifica en los datos recabados, tanto en las cifras de importación de metilfenidato, como en las diferentes estrategias de marketing que la industria farmacéutica utiliza para ampliar sus mercados. Estas nuevas estrategias se dirigen a actores no médicos, como gabinetes escolares, asociaciones de padres y docentes, penetrando en la comunidad educativa y las familias, espacios sociales donde se desarrolla la vida del niño.

La normalización sigue vislumbrándose en el horizonte de estos procesos, pero sin apelar al encierro, como ocurría con anterioridad a la introducción de los fármacos psicoactivos en el mercado. Estos constituyen un parteaguas en las estrategias de normalización que tienen al saber médico-farmacológico como actor destacado.

En la lógica que habilita la utilización de fármacos como el metilfenidato queda expuesto, como señala Murillo (2013) MURILLO, S. La medicalización de la vida cotidiana. Revista de la Facultad de Ciencias Sociales-UBA, v. 83, p. 44-49, 2013. que el neoliberalismo, lejos de constituir una mera teoría económica, tiene una más amplia y profunda dimensión cultural, en la que el moldeado de subjetividades constituye un objetivo fundamental, a través de estrategias en las que el malestar, la inseguridad, la incertidumbre y la angustia son codificados como trastornos, y por ello susceptibles de gobierno bajo la égida de saberes de la salud.

Resaltar que el fármaco cumple un papel primordial, aunque no unitario, no equivale a retirar como factor explicativo a los entramados de poder puestos en juego en este polígono de fuerzas que constituye la problemática. Antes bien, supone considerar que el control sobre los cuerpos de individuos y poblaciones no tuvo ni tiene una forma única, y que es susceptible de adoptar diversas modalidades. Foucault ubicó dos formas de ejercicio del control sobre el cuerpo: el control-represión y el control-estimulación (FOUCAULT, 1991FOUCAULT, M. El Poder Psiquiátrico. Argentina: FCE, 2005.). Recuperar esta última modalidad da fundamento a un análisis que retome la dimensión positiva del poder ejercido en relación a los individuos cruzados por los procesos mencionados.

Por ello, sigue siendo relevante desentrañar y dar cuenta de la incidencia de factores históricos, sociales y culturales que intervienen en las líneas de demarcación entre salud y enfermedad, y entre normalidad y anormalidad, teniendo en cuenta el avance y proliferación de perspectivas subsidiarias de explicaciones biologizantes que, como en el TDA/H, a menudo los omiten como variables explicativas. Pero es significativo no agotar el análisis en evidenciar estas dimensiones, incorporando perspectivas que den cuenta del interjuego estratégico de actores involucrados en los procesos de medicalización y biomedicalización de la sociedad que caracterizan a la actual configuración social y económica. 6 6 E. Bianchi y S.A. Faraone participaron igualmente de la concepción del artículo, análisis e interpretación de datos; la redacción del artículo y la aprobación final de la versión que se publicará.

Bibliografía

  • AMERICAN PSYCHIATRIC, ASSOCIATION. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Washington: American Psychiatric Association, 1952.
  • ______. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Second Edition. Washington: American Psychiatric Association, 1968.
  • ______. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders Third Edition. Washington: American Psychiatric Association, 1980.
  • ______. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders Third Edition-Revised. Washington: American Psychiatric Association, 1987.
  • ______. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders Fourth Edition. Washington: American Psychiatric Association, 1994.
  • ______. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fourth Edition. Text Revision. Washington: American Psychiatric Association, 2000.
  • ______. DSM-5 Development. DSM-5. The future of psychiatric diagnosis. Disponible en: <http://www.dsm5.org/Pages/Default.aspx>. Acceso el 25 ene. 2012.
    » http://www.dsm5.org/Pages/Default.aspx
  • ARGENTINA. Buscador de genéricos con cobertura del 70%. Superintendencia de Servicios de Salud. Disponible en: <http://www.sssalud.gov.ar/index/index.php?cat=consultas&opc=busgene>. Consulta el 26 may. 2012.
    » http://www.sssalud.gov.ar/index/index.php?cat=consultas&opc=busgene
  • ______. Disposición n° 2123 Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), del 13 de abril de 2007. Trastornos por Déficit de Atención con Hiperactividad: Se modifican prospectos de especialidades medicinales para tratar esta patología. Disponible en: <http://www.anmat.gov.ar/Publicaciones/Boletines/Profesionales/Boleprof_Febrero_2007.pdf>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.anmat.gov.ar/Publicaciones/Boletines/Profesionales/Boleprof_Febrero_2007.pdf
  • ______. Orden del día n° 750, Cámara Nacional de Diputados, Sesiones Ordinarias, del 18 de agosto de 2006. Disponible en: <http://www4.diputados.gov.ar/dependencias/dcomisiones/periodo-124/124-750.pdf>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www4.diputados.gov.ar/dependencias/dcomisiones/periodo-124/124-750.pdf
  • ______. Resolución n° 1480, Ministerio de Salud de la Nación, del 13 de septiembre de 2011. Guía para investigaciones salud humana. Disponible en: <http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/185000-189999/187206/norma.htm>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/185000-189999/187206/norma.htm
  • ______. Resolución n° 2857, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, del 11 de diciembre de 2006. Lineamientos para el comportamiento ético en las Ciencias Sociales y Humanidades. Disponible en: <http://web.conicet.gov.ar/documents/11716/0/RD+20061211-2857.pdf>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://web.conicet.gov.ar/documents/11716/0/RD+20061211-2857.pdf
  • ARIZAGA, C.; FARAONE, S. La medicalización de la infancia. Niños, escuela y psicotrópicos. SEDRONAR-II.GG. Disponible en: <http://www.observatorio.gov.ar/investigaciones/info%20final%20Dic%202008_medicalizacion%20en%20la%20infancia.pdf>, 2008. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.observatorio.gov.ar/investigaciones/info%20final%20Dic%202008_medicalizacion%20en%20la%20infancia.pdf
  • AVILA, A. et al. Estudio de utilización de metilfenidato en la provincia de San Luis. 2007. Disponible en: <http://www.medicalcongress.net/2007/aafh/buscador_vertrabajo.php?codigo=21606>. Consulta el 26 mar. 2014.
    » http://www.medicalcongress.net/2007/aafh/buscador_vertrabajo.php?codigo=21606
  • BAENA, Y. et al. Sistemas osmóticos de administración oral. Revista Colombiana de Ciencias Químicas y Farmacia, v. 35, n. 2, p. 192-211, 2006.
  • BARCALA, A. El impacto de las políticas neoliberales en el ámbito de la salud mental. En: Benasayag, L. y Dueñas, G (comps.). Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. Bs. As: Noveduc, 2011. p. 219-232.
  • BARKLEY, R. Attention-Deficit Hyperactivity Disorder A handbook for diagnosis and treatment. New York: The Guilford Press, 2006.
  • BENASAYAG, L. (comp) ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad. ¿Una patología de mercado? Una mirada alternativa con enfoque multidisciplinario. Argentina: Noveduc, 2007.
  • BENASAYAG, L.; DUEÑAS, G. (comps) Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. La medicalización de la vida contemporánea. Argentina: Noveduc, 2011.
  • BIANCHI, E. Problematizando la noción de trastorno en el TDAH e influencia del manual DSM. Revista Latinoamericana de Niñez y Juventud, v. 10, p. 1021-1038, 2012.
  • CABRAL BARROS, J. A Nuevas tendencias de la medicalización. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, p. 579-587, 2007.
  • CAPONI, S. Un análisis epistemológico del diagnóstico de depresión. Interface-Comunicação Saúde, Educação, Botucatu, v. 29, n. 13, p. 327-38, 2009.
  • CARBAJAL, M. La supuesta enfermedad del chico inquieto y las pildoritas mágicas. Página/12, Buenos Aires, 17 oct. 2006. Disponible en: <http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/74605-24184-2006-10-17.html>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/74605-24184-2006-10-17.html
  • ______. Una mirada desde el periodismo. En: BENASAYAG, L. (comp). ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad. ¿Una patología de mercado? Una mirada alternativa con enfoque multidisciplinario. Argentina: Noveduc, 2007. p. 237-244.
  • CLARÍN. Estudio científico. Confirman que es genético el trastorno de la hiperactividad. Clarín, Buenos Aires, 1 de oct. 2010. Disponible en: <http://www.clarin.com/sociedad/Confirman-genetico-trastorno-hiperactividad_0_345565565.html>. Acceso el 26 abr. 2014.
    » http://www.clarin.com/sociedad/Confirman-genetico-trastorno-hiperactividad_0_345565565.html
  • CLARKE, A. et al. Biomedicalization: Technoscientific Transformations of Health, Illness, and U S. Biomedicine. American Sociological Review, v. 68, p. 161-194, 2003.
  • CONRAD, P. The medicalization of society On the transformation of human conditions into treatable disorders. Baltimore: The John Hopkins University Press, 2007.
  • CONRAD, P.; SCHNEIDER, J. Deviance and Medicalization. From badness to sickness. Philadelphia: Temple University Press, 1992.
  • CONRAD, P.; LEITER, V. Medicalization, markets and consumers. Journal of Health and Social Behavior, v. 45, p. 158-176, 2004.
  • DUEÑAS, G. (comp) La patologización de la infancia. ¿Niños o síndromes? . Buenos Aires: Noveduc, 2011b.
  • ______. Cuestionando prácticas desubjetivantes en salud y educación. En: BENASAYAG, L.; DUEÑAS, G. (comps). Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y a la educación. Bs. As: Noveduc, 2011a. p. 145-166.
  • EHRENBERG, A. La fatiga de ser uno mismo Depresión y sociedad.Bs. As: Nueva Visión, 2000.
  • EL UNIVERSAL. FDA aprueba parche adhesivo para niños con déficit de atención. El Universal, Caracas, 7 de abr. 2006. Disponible en: <http://www.eluniversal.com/2006/04/07/imp_ten_ava_07A691535.shtml>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.eluniversal.com/2006/04/07/imp_ten_ava_07A691535.shtml
  • FARAONE, S. et al. Discurso médico y estrategias de marketing de la industria farmacéutica en los procesos de medicación de la infancia en Argentina. Interface-Comunicação, Saúde, Educação. Botucatu, v. 34, p. 485-497, 2010.
  • ______. La industria farmacéutica en los procesos de medicalización/medicamentalización. Margen. 2009. Disponible en: <http://www.margen.org/suscri/numero54.html>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.margen.org/suscri/numero54.html
  • FARAONE, S. Medicalización de la infancia: Una mirada desde la complejidad de los actores y de las políticas. Topía. Disponible en: <http://www.topia.com.ar/articulos/medicalizaci%C3%B3n-de-la-infancia-una-mirada-desde-la-complejidad-de-los-actores-y-las-pol%C3%ADtic>, 2008. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://www.topia.com.ar/articulos/medicalizaci%C3%B3n-de-la-infancia-una-mirada-desde-la-complejidad-de-los-actores-y-las-pol%C3%ADtic
  • FORUM ADD. ADD, ADHD, TGD, TEA, TOD, TOC, Bipolaridad... Cuestionando etiquetas. Disponible en: <http://www.forumadd.com.ar/>.
    » http://www.forumadd.com.ar/
  • FOUCAULT, M. El Poder Psiquiátrico. Argentina: FCE, 2005.
  • ______. Poder-Cuerpo. In: VARELA, J.; ÁLVAREZ-URÍA, F. (eds) Microfísica del poder. Madrid: La Piqueta, 1991. p. 111-118.
  • GAINES, A. From DSM-I to III-R; voices of self, mastery and the other: a culture constructivist reading of US. psychiatric classification. Social Science and Medicine, v. 35, p. 3-24, 1992.
  • GIRALDO, S.; BERTEL, L. Consumo del medicamento Metilfenidato-Ritalina(r), en el Valle Aburrá del departamento de Antioquia en el periodo de Febrero a Julio de 2003. Revista Facultad Nacional de Salud Pública, v. 23, p. 47-57, 2005.
  • GROB, G. Origins of DSM-I: A study in Appearance and Reality. American Journal of Psychiatry, v. 148, p. 421-431, 1991.
  • HEALY, D. The creation of psychopharmacology. London: Harvard University Press, 2002.
  • IRIART, C. Capital financiero versus complejo médico-industrial: los desafíos de las agencias regulatorias. Ciência & Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 13, n. 5, p. 1619-1626, 2008.
  • IRIART, C.; IGLESIAS RÍOS, L. Biomedicalización e infancia: trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Interface-Comunicação, Saúde, Educação. Botucatu, v. 43, p. 1011-23, 2012.
  • ______. La (re)creación del consumidor de salud y la biomedicalización de la infancia. En: COLLARES, C.E.; MOYSÉS, M.A.; RIBEIRO, M.F. (eds). Novas capturas, antigos diagnósticos na era dos trastornos. Brasil: Mercado de Letras, 2013. p. 21-40.
  • JANIN, B. (comp) Niños desatentos e Hiperactivos. ADD/ADHD. Reflexiones críticas acerca del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad. Bs. As: Noveduc, 2007.
  • JARA, M. Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad. Barcelona: Icaria-Antrazyt, 2007.
  • JOSELEVICH, E. (comp) AD/HD. Qué es, qué hacer. Recomendaciones para padres y docentes. Bs. As.: Paidós, 2005.
  • LAKOFF, A. The anxieties of globalization: antidepressant sales and economic crisis in Argentina. Social Studies of Science, v. 34, p. 247-269, 2004.
  • LANGE, K et al. The history of attention deficit hyperactivity disorder. ADHD Atten Def Hyp Disord. Springer, v. 2, p. 224-255, 2010.
  • LOCK, M.; NGUYEN, V-K. An anthropology of biomedicine. United Kingdom: Wiley-Blackwell, 2010.
  • LOCK, M.; YOUNG, A.; CAMBROSIO, A. Living and Working with the new medical Technologies Intersections of Inquiry. Cambridge: Cambridge University Press, 2000.
  • MANIOWICZ, D. Malos diagnósticos y sobremedicación. La infancia en peligro. Revista Veintitrés, Buenos Aires, 16 de jun. 2011. Disponible en: <http://veintitres.elargentino.com/nota-2927-portada-titulo.html>. Acceso el 26 mar. 2014.
    » http://veintitres.elargentino.com/nota-2927-portada-titulo.html
  • MAYES, R.; BAGWELL, C.; ERKULWATER, J. ADHD and the Rise in Stimulant Use Among Children. Harvard Review of Psychiatry. p. 151-166, 2008.
  • MAYES, R.; RAFALOVICH, A. Suffer the restless children: the evolution of ADHD and paediatric stimulant use, 199-80. History of Psychiatry, v. 18, p. 435-457, 2007.
  • MOYANO WALKER, J. M. (comp.) ADHD ¿Enfermos o singulares? Una mirada diferente sobre el síndrome de hiperactividad y déficit de atención. Bs. As: Lumen, 2004.
  • MOYNIHAN, R.; CASSELS, A. Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes. Barcelona: Terapias Verdes, 2007.
  • MURILLO, S. La medicalización de la vida cotidiana. Revista de la Facultad de Ciencias Sociales-UBA, v. 83, p. 44-49, 2013.
  • OLIVEIRA-MENDONÇA, A. L.; CAMARGO JR., K. R Complexo médico-industrial/financeiro: os lados epistemológico e axiológico da balança. Physis-Revista de Saúde Coletiva. Rio de Janeiro, v. 22, n. 1, p. 215-238, 2012.
  • ORTEGA, F. Biopolíticas da saúde: reflexões a partir de Michel Foucault, Agnes Heller e Hannah Arendt. Interface-Comunicação Saúde, Educação, Botucatu, v. 14, p. 9-20, 2004.
  • ______. El cuerpo incierto Corporeidad, tecnologías médicas y cultura contemporánea.Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2010.
  • ROSE, N. Inventing our selves Psychology, power and personhood.Cambridge: Cambridge University Press, 1998.
  • ______. Políticas de la vida: biomedicina, poder y subjetividad en el siglo XXI. La Plata: UNIPE, 2012.
  • RUSSO, J.; VENÂNCIO, A T. Classificando as pessoas e suas perturbações: a "revolução terminológica" do DSM III.Revista Latinoamericana de Psicopatología, v. 3, p. 460-483, 2006.
  • SHORTER, E. Before Prozac The troubled history of mood disorders in psychiatry.Oxford: Oxford University Press, 2009.
  • SOLAL, J. F. Los medicamentos psicotrópicos o la dependencia confortable. En: EHRENBERG, A. (comp). Individuos bajo influencia. Drogas, alcoholes, medicamentos psicotrópicos. Bs. As: Nueva Visión, 2004, p.191-202.
  • STIGLITZ, G. (Comp) DDA, ADD, ADHD, como ustedes quieran. El mal real y la construcción social. Argentina: Grama, 2006.
  • UNTOIGLICH, G. Versiones actuales del sufrimiento infantil Una investigación psicoanalítica acerca de la desatención y la hiperactividad. Bs. As: Noveduc, 2011.
  • VASEN, J. Una nueva epidemia de nombres impropios El DSM-V invade la infancia en la clínica y las aulas. Bs. As: Noveduc, 2011.

  • 1 El artículo tiene dos fuentes de financiamiento. Por una parte, el proyecto UBACyT de la Universidad de Buenos Aires "Ciencias Sociales, Salud Mental y Derechos Humanos"; por otra, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
  • 2 El metilfenidato se introdujo en Estados Unidos en 1955, y su uso en niños con problemas de conducta severos fue aprobado en 1962 por la FDA.
  • 3 En algunas provincias la venta exhibe una razón de 18/1 entre metilfenidato/atomoxetina (ARIZAGA; FARAONE, 2008ARIZAGA, C.; FARAONE, S. La medicalización de la infancia. Niños, escuela y psicotrópicos. SEDRONAR-II.GG. Disponible en: <http://www.observatorio.gov.ar/investigaciones/info%20final%20Dic%202008_medicalizacion%20en%20la%20infancia.pdf>, 2008. Acceso el 26 mar. 2014.
    http://www.observatorio.gov.ar/investiga...
    )
  • 4 En Argentina, el metilfenidato no está incorporado al Programa REMEDIAR (botiquín de medicamentos suministrados por el Estado Nacional) y la Seguridad Social Nacional cubre el 40% de su precio (Superintendencia de Servicios de Salud, 2012), aunque algunas obras sociales provinciales elevan la cobertura hasta un 70%.
  • 5 En Argentina las principales son: IMS y Close Up. Sobre esta última, Lakoff (2004) analizó cómo registran datos por médicos, productos y cantidad prescripta, a través de la copia de recetas microfilmadas, tomadas en las grandes cadenas farmacéuticas de la Ciudad de Buenos Aires.
  • 6 E. Bianchi y S.A. Faraone participaron igualmente de la concepción del artículo, análisis e interpretación de datos; la redacción del artículo y la aprobación final de la versión que se publicará.

Fechas de Publicación

  • Publicación en esta colección
    Jan-Mar 2015

Histórico

  • Recibido
    16 Abr 2014
  • Acepto
    09 Feb 2015
IMS-UERJ RJ - Brazil
E-mail: publicacoes@ims.uerj.br