Instantáneas

 

Gen relacionado con la sensibilidad a la cocaína

 

 

Gracias a un nuevo estudio llevado a cabo en murinos por un equipo de investigadores de la Universidad de Colombia, se ha ampliado el conocimiento de la función que desempeña la herencia genética en la adicción a diferentes sustancias. El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Abuso de Drogas (NIDA) de los Estados Unidos de América y dirigido por el doctor René Hen, ha revelado que los ratones que no tienen el gen de los receptores de la serotonina son más susceptibles a la atracción de la cocaína que los ratones que lo tienen. Habiendo estudios anteriores sugerido que la respuesta a las drogas es afectada ¾ sin saber cómo ¾ por la actividad de la serotonina, los investigadores crearon por alteración genética una estirpe de ratones que carecen de uno de los receptores de la serotonina, el 5-HT(1b). Se observó que los ratones sin el gen eran más sensibles que los demás tanto a los efectos motores como a los de gratificación de la cocaína. Estos se han llegado a conocer como los ratones "noqueados", pues aprendieron a autoadministrarse cocaína mientras los científicos determinaban cuál era su límite de saciedad. El de esos ratones resultó ser mucho más alto que el de sus controles salvajes. Por el contrario, el límite de saciedad con los alimentos fue similar en ambos grupos de ratones. Cuando los ratones fueron llevados al aire libre y se les permitió obtener cantidades cada vez mayores de cocaína, los noqueados respondieron más activamente y exhibieron el comportamiento inducido por la cocaína a dosis más bajas que los salvajes.

Buscando los posibles cambios encefálicos que pudieran explicar la preferencia por la cocaína de los ratones noqueados, el equipo de científicos descubrió concentraciones elevadas de una proteína precursora (FosB) que aumenta cuando hay exposición crónica a la cocaína y se considera crítica en los efectos motores y de gratificación producidos por la droga. Los investigadores piensan que los ratones noqueados pueden responder de forma semejante a otras drogas que causan adicción. Ya se ha observado que gustan de autoadministrarse alcohol y que su comportamiento es más impulsivo que el de otros ratones, rasgo que se asocia a menudo con el abuso de drogas.

"Es cada vez más evidente", declaró el doctor Alan I. Leshner, director del NIDA, "que el perfil genético individual es un factor primordial que determina la vulnerabilidad a la drogadicción. Descubrir cuáles son los genes relacionados con las adicciones nos lleva mucho más cerca de poder establecer nuevas estrategias para prevenir y tratar esos problemas". El NIDA ha lanzado una iniciativa importante para estudiar la vulnerabilidad de origen genético a las drogas. Dada la complejidad del problema, en esa iniciativa se empleará una variedad de estrategias en las que se incluye la cartografía genética de seres humanos y de animales. (National Institute of Drug Abuse. Scientists identify gene involved in sensitivity to cocaine [comunicado de prensa]. 13 de mayo de 1998; Rocha BA, Scearce-Levie K, Lucas JJ, Hiroi N, Castanon N, Crabbe JC, et al. Increased vulnerability to cocaine in mice lacking the serotonin-1B receptor. Nature 1998; 393:175­178.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org