Los suplementos de cinc mejoran el crecimiento de niños guatemaltecos

 

 

El retraso del crecimiento es un problema que prevalece hasta en 58% de la población de Guatemala. Si bien se sabe que las infecciones y la nutrición inadecuada tienen mucho que ver con ello, recientemente se han considerado las consecuencias específicas de la carencia de ciertos nutrientes; en particular, del cinc. En las zonas rurales del país, la dieta de los niños se basa principalmente en tortillas de maíz con alto contenido de fitato y calcio, lo que perjudica la absorción del cinc. Además, casi nunca consumen productos de origen animal, principales fuentes de cinc. Para poner a prueba la hipótesis de que la falta de cinc inhibe el crecimiento de esos niños, se diseñó un ensayo doble ciego basado en la comunidad rural de Santa María de Jesús, en la zona central de Guatemala. Se estudiaron los efectos del cinc en el crecimiento y la composición corporal de 89 lactantes guatemaltecos de 6 a 9 meses de edad. Estos se asignaron aleatoriamente a recibir 4 mL de una bebida que contenía 10 mg de sulfato de cinc (n = 45) o placebo (n = 44) diariamente por un período de 6,9 meses. Se tomaron medidas antropométricas de base, que luego se repitieron a intervalos de uno o dos meses en el período de estudio. También se obtuvieron datos antropométricos maternos así como de las características socioeconómicas y demográficas de las familias.

La suplementación con cinc se asoció con un aumento general de 0,61 cm2 en el brazo (P = 0,02) y un aumento de estatura cuya media fue de 0,75 cm más que los que no tomaron cinc (P = 0,12). Sin embargo, hubo una interacción significativa entre el grupo tratado y la estatura inicial según la edad (P = 0,04), de manera que los lactantes que recibieron cinc y eran demasiado pequeños para empezar aumentaron 1,4 cm más que los niños demasiado pequeños que recibieron placebo. Ese incremento tiene importancia biológica porque equivale a un poco más de la mitad de una desviación estándar del crecimiento lineal esperado en niños de esa edad o 15% del crecimiento en estatura esperado de los 7 a los 14 meses.

Se concluyó que la suplementación con cinc de ese grupo de lactantes rurales guatemaltecos durante 6,9 meses aumentó la acumulación de masa magra y mejoró el crecimiento lineal de los que estaban demasiado pequeños al comenzar el estudio. Se necesitan estudios ulteriores para determinar si la suplementación con cinc durante períodos más largos puede tener efectos más intensos y generalizados en su crecimiento físico. (Rivera JA, Ruel MT, Santizo MC, Lönnerdal B, Brown KH. Zinc supplementation improves the growth of stunted rural Guatemalan infants. J Nutr 1998;128:556­562.)  

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org