La epidemia de sida sigue teniendo proporciones catastróficas

 

 

Desde que comenzó en los años ochenta la epidemia del síndrome de la inmunodeficiencia humana (sida), 50 millones de personas en el mundo entero han adquirido la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y 16 millones han perdido la vida como consecuencia de esta infección. Los otros 33 millones aún permanecen vivos con la infección, según revelan las estadísticas más recientes de la OMS y del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (UNAIDS). El informe correspondiente, titulado AIDS Epidemic Update ¾ December 1999, indica que en 1999 el sida cobró 2,6 millones de vidas, más que en cualquier otro año, y las infecciones nuevas ascendieron a 5,6 millones en personas de todas las edades. Es evidente que la infección por VIH sigue propagándose a un ritmo similar al de años anteriores.

Cuando una epidemia tiene la magnitud de la del sida, cualquier caso nuevo de infección tiene repercusiones patentes por su efecto en la familia, la comunidad, los negocios y la economía. En muchos países del mundo, el sida representa el mayor obstáculo al progreso y desarrollo nacionales. Es imprescindible que los servicios de salud puedan hacer frente a las necesidades de las personas positivas a VIH que se enferman de sida, lo cual encierra la necesidad de desestigmatizar a las personas infectadas, facilitar su acceso a los servicios de salud e idear tratamientos de bajo costo para las infecciones oportunistas. La OMS, en colaboración con los ministerios de salud de muchos países, lucha por poner al alcance de personas infectadas por VIH los servicios y recursos que necesitarán cuando la infección progrese al sida. Es de esperar que si va en aumento el número de personas infectadas, como demuestran las últimas estadísticas, en pocos años se observe también un aumento del número de personas que contraen el sida y que mueren de la enfermedad.

En el África subsahariana, que en este momento representa el epicentro de la epidema mundial, las mujeres tienen una tasa de infección por VIH más alta que los hombres, siendo de 1,1:1 la razón mujeres:hombres. Estudios en varios países africanos también revelan que las jóvenes de 15 a 19 años corren un riesgo de infección de cinco a seis veces mayor que el de varones de la misma edad. Contribuyen a este fenómeno la facilidad de la transmisión del hombre a la mujer y la frecuencia de las relaciones sexuales con hombres mayores que están infectados. Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, varias naciones africanas sufrieron reveses en sus índices de desarrollo. Casi invariablemente, esto se atribuyó a una reducción de la esperanza de vida como consecuencia del sida. En la antigua Unión Soviética, el mayor uso de drogas inyectables ha provocado el ascenso más acelerado de la infección por VIH que se ha visto en el mundo hasta ahora.

Pero pese a todos estos datos alarmantes, hay motivo para sentir cierto optimismo, aun en las zonas del mundo que se ven más azotadas por la epidemia. En ciertas partes del mundo se ha logrado contener el número de infecciones nuevas y mejorar la calidad de la vida de las personas que ya tienen la infección. Tailandia y las Filipinas tienen programas preventivos cuya efiacia ha sido demostrada y algunos países de América Latina se han sumado a aquellos que desde hace algún tiempo proporcionan medicamentos antirretrovíricos gratuitos a personas infectadas por VIH.

Al emitir su informe, el UNAIDS pidó encarecidamente a los países industrializados que refuercen sus programas para la prevención de la infección por VIH, dado que la epidemia no se ha mitigado en ningún país del mundo. Cabe recordar que, si bien los antirretrovíricos representan un rayo de esperanza para quienes tienen la fortuna de poder adquirirlos, no son una panacea y no son fáciles de conseguir en muchas partes del mundo. La clave de la lucha contra el sida sigue radicando indiscutiblemente en la prevención de infecciones nuevas. (Organización Mundial de la Salud. AIDS not losing momentum¾HIV has infected 50 million, killed 16 million, since epidemic began. Comunicado de prensa WHO/66, 23 de noviembre de 1999).

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org