Instantáneas

 

El tabaquismo materno y su efecto en embarazos simples y gemelares

 

 

Se sabe a ciencia cierta que el tabaquismo materno tiene efectos adversos en el producto de un embarazo simple: retraso del crecimiento intrauterino (y como consecuencia bajo peso al nacer), síndrome de la muerte súbita neonatal, desprendimiento de la placenta, parto prematuro, y demás. También está prácticamente establecido que estos trastornos se producen por mediación del monóxido de carbono y de la nicotina, que reducen, respectivamente, la transferencia de oxígeno a la placenta y la llegada de sangre a ese órgano por las arterias uterinas. No obstante, aún se desconocen con exactitud los efectos del tabaquismo materno en los embarazos múltiples, que plantean una mayor demanda de oxígeno placentario y que, de por sí, acarrean un mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y muerte neonatal. En estos embarazos es posible que el tabaquismo materno sea aun más peligroso que en el caso de un embarazo simple, y algunos estudios en gestaciones gemelares han confirmado la sospecha. Pocos de ellos, sin embargo, han tenido carácter poblacional, situación que ha llevado a un grupo de investigadores estadounidenses a realizar una investigación en embarazos simples y gemelares identificados mediante datos recogidos por el National Center for Health Statistics sobre la mortalidad perinatal en 1995.

Los investigadores crearon un algoritmo para identificar a los pares de gemelos y posteriormente efectuaron un análisis de regresión logística con resultados aleatorios para estimar la asociación entre el tabaquismo materno y diversos trastornos en una muestra aleatoria de productos de embarazos simples y en todos los productos de embarazos gemelares para los cuales se tenía información sobre los hábitos tabáquicos de la madre.

El algoritmo vinculó a 91% de los pares de gemelos. El tabaquismo materno mostró una asociación con un riesgo significativamente mayor de bajo peso al nacer, peso muy bajo al nacer y edad gestacional menor de 33 semanas al nacer en niños gemelos y no gemelos, así como un mayor riesgo de edad gestacional menor de 38 semanas al nacer, mortalidad durante el primer año de vida y desprendimiento de la placenta en el caso de neonatos no gemelos. Entre las madres que fumaban, el efecto adverso en el riesgo de bajo peso al nacer, peso muy bajo al nacer y parto extremadamente prematuro fue significativamente mayor en el caso de mujeres con embarazos gemelares.

Se concluye a partir de estos resultados que algunos de los efectos adversos que ejerce el tabaquismo en el peso y la edad gestacional al nacer se acentúan en el caso de embarazos gemelares. (Pollack H, Lantz PM, Frohna JG. Maternal smoking and adverse birth outcomes among singletons and twins. Am J Public Health 2000;90(3):395-400.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org