Instantáneas

 

Descubrimiento sobre los cambios víricos que llevan a la hepatitis C crónica

 

 

Científicos de los Institutos Nacionales de Salud y de otras instituciones han descubierto una pista que explica, al menos de manera preliminar, por qué muchos pacientes nunca se recuperan de la infección con el virus de la hepatitis C (VHC). Sus resultados apuntan a determinados cambios en la estructura de las proteínas de la superficie vírica que impiden que el virus sea detectado por el sistema inmunitario. Según el estudio, el resultado ulterior de la infección por el VHC queda definido desde la fase aguda de la enfermedad.

La hepatitis C cobra muchas vidas en el mundo entero. Solamente en los Estados Unidos, casi 4 millones de individuos han sido infectados por el virus de la hepatitis C. De los que contraen la enfermedad 85% quedan con infección crónica y tienen latente en el organismo un virus que sigue replicándose durante el resto de la vida del paciente. El VHC es una de las principales causas de enfermedad hepática y da origen a una tercera parte de todos los casos de cirrosis y de hepatomas malignos, a la mitad de todos los transplantes de hígado y a 8 000 a 10 000 defunciones anuales en los Estados Unidos.

De 12 pacientes que participaron en el estudio, algunos habían tenido hepatitis C durante más de 20 años y fueron observados desde el inicio de la infección para determinar si el virus sufría cambios a lo largo del tiempo. Tres de los pacientes estudiados tenían infecciones agudas por el VHC, tres tenían hepatitis fulminante (forma rara y peligrosa de la enfermedad) y seis tenían hepatitis crónica. El grupo de investigadores examinó a cada persona, fijándose en particular en cualquier cambio en los genes que codifican las proteínas especiales que revisten la superficie vírica. También estudiaron los cambios que habían ocurrido antes o después de la respuesta del sistema inmunitario a la infección.

En algunos pacientes el virus permaneció relativamente estable inmediatamente después de la respuesta inmunitaria inicial y estos pacientes lograron eliminar el VHC del organismo en el transcurso de varias semanas. En la mayoría, sin embargo, empezaron a observarse variantes genéticas a raíz del ataque inicial contra el sistema inmunitario. Esta evolución rápida del virus con el tiempo dio origen a una infección crónica. En tales casos el virus, en efecto, es más "inteligente" que las defensas del organismo y empieza a alterar las proteínas de su superficie tan pronto comienzan a montar su respuesta los primeros anticuerpos. El virus "se disfraza" y pasa desapercibido en lo sucesivo.

Otros virus que atacan al ser humano adoptan "disfraces" similares, entre ellos los de la inmunodeficiencia adquirida y la influenza, pero este estudio es el primero en detectar una correlación entre estos mecanismos de adaptación y la evolución de la hepatitis C. Los investigadores también lograron identificar la zona en las proteínas de la superficie vírica donde ocurren casi todos los cambios proteínicos. De ahora en adelante su atención será dirigida hacia el tipo de mutaciones que ayudan al VHC a evadir el sistema inmunitario y el tipo de anticuerpos que se producen durante la respuesta inmunitaria más temprana. Se espera que una vez que se entiendan mejor estos aspectos de la evolución de la infección por el VHC, se pueda elaborar técnicas nuevas para tratar y prevenir la hepatitis C. (National Institutes of Health. NIH researchers zero in on viral changes that lead to chronic hepatitis C. Comunicado de prensa, 13 de abril de 2000.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org