Y

Información farmacológica

 

USO RACIONAL

 

 

Ketamina (Ketalar®): confusión por causa de la concentración (Estados Unidos de América)

En un hospital, poco después del establecimiento de un nuevo servicio de atención de urgencias pediátricas, se pidió a un farmacéutico que dispensara una inyección de ketamina para sedar a los niños durante los procedimientos realizados en la sala de urgencias. La ketamina (Ketalar®) se fabrica en concentraciones de 10, 50 y 100 mg/ mL. Se entregaron 5 viales de 100 mg/ mL cada uno. Poco después, un paciente de 4 años fue llevado a la sala de urgencias para una sutura. Un médico acostumbrado a usar viales de ketamina de 10 mg/mL, sin darse cuenta de la concentración de 100 mg/mL, administró todo el contenido de 500 mg en lugar de los 50 mg realmente necesarios. El niño sufrió paro respiratorio, pero pudo ser reanimado.

Más tarde, el personal de la farmacia reconoció que no estaba bien informado con respecto al uso de la ketamina para la sedación ambulatoria de pacientes pediátricos ni seguro de la concentración que debía suministrar. De hecho, nadie en la farmacia tenía experiencia previa con pacientes pediátricos.

El Instituto de Prácticas de Medicación Inocuas (ISMP) recalca la importancia de lo siguiente:

• la planificación adecuada cuando se diseñen y ejecuten nuevos programas con rapidez;

• durante la etapa de planificación, el análisis de los fracasos para descubrir las posibles deficiencias y explorar las medidas necesarias para fomentar la inocuidad del producto;

• la comunicación oportuna al personal de cualquier ampliación prevista de la carga de trabajo;

• la orientación y capacitación adecuadas del personal para prestar los nuevos servicios lo más pronto posible (incluso visitas a otros establecimientos que presten el mismo servicio con el fin de trabajar brevemente con personal especializado).

Todo lo anterior es de un valor incalculable para el proceso de análisis de fracasos y ayuda a garantizar que haya suficientes especialistas durante las fases de planificación y ejecución. Además, es preciso tener en cuenta los niveles de dotación de personal, que tal vez sea necesario ampliar en proporción con la nueva carga de trabajo. Quizá lo más importante sea dar tiempo suficiente en las etapas de planificación y ejecución para tratar debidamente cualquier asunto en conexión con la inocuidad de los medicamentos.

Tranilcipromina y trifluoperazina en combinación: se recomienda no renovar la licencia (Reino Unido)

El Comité de Inocuidad de los Medicamentos examinó hace poco el perfil de inocuidad de la combinación de tranilcipromina y trifluoperazina en dosis fija (Parstelin®: SmithKline Beecham) para determinar si debe renovar la licencia correspondiente y llegó a la conclusión de que la continua disponibilidad de este producto en el mercado no es conveniente por causa de preocupaciones por la interacción medicamentosa y el riesgo de graves crisis de hipertensión. Recomendó que no se renovara la licencia. Como resultado, la compañía retirará este producto del mercado del Reino Unido.

Es preciso evaluar a todos los pacientes actualmente tratados con Parstelin® y retirar ese producto del mercado en los próximos meses. Debe haber un "período de transición" de dos semanas, como mínimo, para los pacientes que necesitan trasladarse a un tratamiento con otro antidepresivo (a menos que comience a administrárseles tranilcipromina sola).

La FDA envía cartas "electrónicas" a farmacias extranjeras en línea, por ser posibles infractoras de la ley (Estados Unidos de América)

En las últimas semanas, la FDA ha enviado cartas electrónicas por medio de la Internet a una docena de operarios en el extranjero que manejan sitios de Internet que podrían ser ilícitos por dedicarse a la venta en línea de productos farmacéuticos obtenibles solo con receta. En las cartas se advierte a esos anunciantes que podrían estar participando en actividades ilícitas y se les informa de las leyes que gobiernan la venta de productos farmacéuticos recetados en los Estados Unidos. Esta es la primera vez que dicho organismo ha empleado la Internet como medio de comunicación con posibles infractores de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos y representa una nueva era en el empeño por proteger al público contra productos ilícitos y potencialmente peligrosos vendidos por medio de la Web.

En cada uno de esos casos, la FDA envía cartas electrónicas a los anunciantes titulares de cada sitio en la Internet que, según su determinación, pueda estar participando en actividades ilícitas, tales como la oferta de venta, sin receta válida o hasta sin receta alguna, de medicamentos obtenibles solo por receta a ciudadanos estadounidenses. Por varios medios, dicho organismo ha podido encontrar y vigilar esos sitios, cuyos medicamentos podrían acarrear un grave riesgo para los pacientes, particularmente si se emplean sin la debida supervisión médica.

Estas cartas electrónicas son similares a las cartas tradicionales de "advertencia" o "sin referencia" que ha enviado dicho organismo por mucho tiempo a aquellas organizaciones o personas que, a su manera de ver, participan en actividades conducentes a la infracción de la ley. En esas cartas se suele explicar la naturaleza de la presunta infracción y solicitar una respuesta oficial.

En las cartas electrónicas también se ha dado a esos anunciantes extranjeros una explicación de las disposiciones legales que gobiernan el comercio interestatal de productos farmacéuticos en los Estados Unidos y una advertencia de que los futuros envíos de sus productos a este país pueden ser automáticamente incautados y quedar sujetos a las disposiciones para artículos de importación prohibida.

Posteriormente, se envían copias impresas de la carta electrónica al anunciante en la Web, a la Administración de Aduanas de los Estados Unidos y a las autoridades de reglamentación en el país de registro del anunciante. Hasta la fecha, la FDA ha recibido una sola respuesta de un destinatario de esas cartas electrónicas que indica que abandonará sus actividades ilegales. Dicho organismo también puede usar ese método en su continuo empeño por evitar el comercio ilegal de productos farmacéuticos vendidos solo con receta en sitios nacionales en la Web.

Los consumidores en los Estados Unidos que deseen recibir información sobre las farmacias en línea o denunciar algún sitio de la Web que, en su opinión, pueda ser infractor de la ley, deben informarlo a la FDA.

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org