Información farmacológica

 

REACCIONES ADVERSAS

 

 

Levacetilmetadol (Orlaam®): trastornos del ritmo cardíaco potencialmente mortales (Organismo Europeo para la Evaluación de Productos Medicinales ¾ EMEA)

El levacetilmetadol (Orlaam®: Sipaco) se recomienda como sustituto del tratamiento de sostén de la adicción al opio en adultos que han recibido metadona antes, como parte de un plan de tratamiento general, que incluye atención médica social y sicológica. El Comité de Productos Medicinales Patentados (CPMP) del Organismo Europeo para la Evaluación de Productos Medicinales (EMEA) ha venido analizando la nueva información sobre inocuidad a medida que se publica.

En la actualidad se estima que unos 3 500 pacientes de los Estados Unidos y 700 de la Unión Europea reciben tratamiento con levacetilmetadol. Desde el 1o de julio de 1997 se han notificado dos casos de torsades de pointes (arritmia cardíaca potencialmente mortal) y un caso de muerte repentina por causa de la administración de este producto.

Después de analizar la nueva información sobre inocuidad, el EMEA desea señalar lo siguiente:

• El levacetilmetadol no debe administrarse a pacientes con casos conocidos o presuntos de prolongación del intervalo QT ni afecciones que puedan causarlos.

• No debe administrarse junto con otros productos medicinales ni cuando haya afecciones médicas que, según se ha comprobado, prolongan el intervalo QT o provocan hipocaliemia o hipomagnesemia.

• Los pacientes que tengan síntomas indicativos de arritmia grave (torsades de pointes), como palpitaciones, mareo, síncope o convulsiones, deben buscar atención médica de urgencia. Es preciso descontinuar este producto y examinar al paciente para determinar si hay prolongación del intervalo QT y arritmia.

La información sobre la prescripción y la destinada al paciente se ha modificado con carácter urgente por medio de un rápido procedimiento a pedido del titular de la autorización de venta. El EMEA estima necesario proporcionar esta nueva información al público.

Los interesados en el texto completo pueden consultar el sitio de la EMEA en la Web: http://www.eudra.org/ emea.html

Relación de los antidepresivos con las caídas de personas mayores (España)

Las caídas constituyen una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en pacientes geriátricos y su consecuencia más grave es la fractura del cuello del fémur (fractura de la cadera). Se calcula que alrededor de 30% de las personas mayores de 65 años sufren una caída al año y entre quienes viven en asilos de ancianos, el porcentaje es cercano a 50%.

Aunque las caídas en personas mayores pueden deberse a muchas razones (por ejemplo, el grado de movilidad, el estado neurológico y la visión), en un reciente estudio de cohorte realizado con 190 residentes de asilos de ancianos se señalaron algunos factores de riesgo: diabetes mellitus (probablemente por deterioro neurológico y vascular secundario), alteraciones del equilibrio y de la marcha y caídas en el año precedente. Los antidepresivos se asocian con un aumento del doble al triple de ese riesgo (intervalo de confianza de 95%: 1,2 a 4,4).

Varios estudios epidemiológicos han mostrado que los sedantes hipnóticos, los antidepresivos y los neurolépticos son las medicinas a las que se atribuye más a menudo un mayor riesgo de caídas y también de fracturas. En casi todos los estudios sobre los antidepresivos se ha analizado el riesgo que causan los tricíclicos o productos similares y se ha indicado que los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), como la fluoxetina y la sertralina, podrían ser más inocuos en pacientes mayores con un riesgo de caerse más elevado.

En un estudio recientemente publicado, que se llevó a cabo con 228 residentes de asilos de ancianos, se observó que los pacientes tratados con antidepresivos presentaban un riesgo doble que aumentaba con la dosis. Hubo poca diferencia entre los antidepresivos tricíclicos y los ISRS. Estas comprobaciones coinciden con otro estudio reciente en 8 239 pacientes con fracturas por caídas y casi 40 000 testigos, en el que se observó que en personas mayores de 65 años el uso de antidepresivos (tricíclicos o ISRS) también guarda relación con una duplicación del riesgo de fractura por causa de caídas.

Aunque estos estudios indican que el uso de antidepresivos en personas mayores duplica el riesgo de fractura de la cadera por caídas, el uso de antidepresivos no debe abandonarse por esa razón porque las consecuencias de la depresión pueden ser más graves. Por tanto, al contemplar el tratamiento de los pacientes de edad avanzada con antidepresivos, se deben tener en cuenta otros factores de riesgo de caídas y tomar las medidas recomendadas, como el uso de bastones y otros aparatos auxiliares para caminar, exámenes periódicos de la vista, la presencia de un acompañante y ejercicios para mejorar la movilidad y el equilibrio.

Minociclina: lesiones inmunoalérgicas y hepáticas causadas por el tratamiento prolongado (Alemania)

El Comité de Medicinas de la Asociación Farmacéutica Alemana ha hecho recomendaciones sobre el uso prolongado de minociclina para el tratamiento del acné vulgar después de recibir informes de hepatotoxicidad causada por este producto, incluso de hepatitis (27 informes), lesiones hepatocíticas (8), colestasis hepática (1), ictericia (7), lupus eritematoso (11) e infiltración pulmonar (3). También se ha observado el potencial inmunoalérgico de la minociclina, especialmente después de un tratamiento prolongado de hasta 6 meses de duración. Los síntomas comprenden fiebre, linfadenopatía y eosinofilia antes de manifestarse la hepatitis.

Se hacen las siguientes recomendaciones:

• Cuando se prevea un tratamiento prolongado (más de 21 días), se deben realizar pruebas de función hepática, cuadro hemático y pruebas de función renal al comienzo del tratamiento y a intervalos regulares de ahí en adelante.

• El tratamiento prolongado del acné con minociclina debe limitarse, siempre que sea posible, a 6 meses como máximo.

• Se debe proceder al tratamiento por más de 6 meses solamente si la eficacia es satisfactoria y si también se efectúan pruebas de función hepática y renal y un cuadro hemático.

• En pacientes con disfunción hepática, no se debe iniciar ningún tratamiento prolongado con derivados de la tetraciclina.

• Siempre que sea posible, es preciso tener en cuenta la posibilidad de administrar un tratamiento tópico con antibióticos (por ejemplo, eritromicina, clindamicina o tetraciclina).

Alendronato y trastornos del aparato digestivo (Australia)

El Comité Asesor en Reacciones Adversas a los Medicamentos ha recibido 331 informes de presuntas reacciones adversas ocasionadas por el uso de alendronato desde su salida al mercado en 1996 (1). Los principales efectos notificados fueron esofagitis y ulceración o estrechez esofágicas.

El ácido alendrónico, primer tratamiento no hormonal para la osteoporosis y la enfermedad de Paget, también ha recibido autorización de venta en muchos otros países. En 1996, después de recibir nueva información sobre reacciones del aparato digestivo, el fabricante recalcó en el prospecto que cada tableta debe tomarse con un vaso de agua por lo menos 30 minutos antes de comer, beber o consumir otro medicamento (2).

En un breve estudio recién presentado al Colegio Estadounidense de Gastroenterología se indicó que la administración concomitante de antiinflamatorios no esteroides y alendronato puede ocasionar úlceras gástricas. Además, la administración de alendronato junto con naproxeno fue mal tolerada y 69% de los voluntarios declararon que habían tenido efectos colaterales (3).

Efectos adversos asociados con el uso del alendronato (Australia)

El alendronato sódico (Fosamax®) se empezó a vender en Australia a fines de 1996 y desde entonces el Australian Drug Reactions Advisory Committee (ADRAC), en su informe publicado en agosto de 1999, señaló haber recibido 331 informes de reacciones adversas sospechadas y en 91% de los casos el alendronato fue el único medicamento en duda. Cincuenta y cuatro por ciento de los informes se relacionaron con trastornos digestivos; el otro efecto importante se ha observado en el sistema musculoesquelético, que se mencionó en 18% de los informes.

Los efectos digestivos más destacados, que son la esofagitis y la úlcera esofágica, fueron notificados poco tiempo después de la comercialización del producto. Actualmente el ADRAC ha recibido 52 informes de esofagitis, ulceración esofágica o estenosis del esófago. También se han notificado al ADRAC casos de dispepsia (44), náusea (43), dolor abdominal (37) y disfagia (23). En los 180 informes de trastornos digestivos, las edades de los pacientes oscilaron entre 18 y 91 años (mediana: 71) y todos, a excepción de cinco, tenían como mínimo 50 años. Ochenta y siete por ciento de los pacientes han sido de sexo femenino y la mayoría de los trastornos se han asociado con dosis diarias de 10 mg, aunque el resto de los pacientes consumían dosis de 40 mg.

También se han notificado 61 episodios de problemas musculoesqueléticos: 35 casos de dolor muscular, 29 casos de dolor articular y 6 casos de dolor óseo.

Neutropenia, convulsiones y síndrome neuroléptico maligno (SNM) asociados con el uso de la olanzapina (Australia)

La olanzapina (Zypreza®) es un agente antipsicótico que se ha comercializado en Australia desde mediados de 1997. Desde entonces, el Australian Drug Reactions Advisory Committee (ADRAC) ha recibido 327 informes de posibles reacciones adversas al medicamento. El prospecto indica que las dos reacciones adversas más frecuentes observadas en ensayos clínicos fueron la somnolencia y el aumento de peso, habiéndose observado cada trastorno en más de 10% de los pacientes. Los informes enviados al ADRAC muestran una tendencia similar; hubo 29 casos de aumento de peso y 25 casos de somnolencia, y ambos trastornos fueron los que se notificaron con mayor frecuencia. Pero más grave aún ha sido la notificación al ADRAC de algunos trastornos leucocitarios, convulsiones y síndrome neuroléptico maligno.

Pancitopenia y graves reacciones cutáneas en asociación con el uso de la leflunomida (Unión Europea)

La Agencia Europea para la Evaluación de Productos Medicinales (EMEA) ha emitido una declaración al público sobre nuevos datos que ponen en tela de juicio la inocuidad del antirreumático leflunomida (Arava®: Hoechst). La venta de leflunomida fue autorizada por la Unión Europea el 2 de septiembre de 1999, pero aún no se vende como medicamento antirreumático modificador de la enfermedad [disease-modifying antirheumatic drug, DMARD] para el tratamiento de pacientes adultos con artritis reumatoide activa. El producto se ha vendido en los Estados Unidos de América desde septiembre de 1998 y desde esa fecha se han notificado 16 posibles casos de pancitopenia y nueve casos de reacciones cutáneas adversas.

Las reacciones hematológicas notificadas con el uso de la leflunomida podrían deberse a un efecto tóxico directo del metabolito activo del medicamento, mientras que las reacciones cutáneas graves podrían obedecer a una reacción de hipersensibilidad. La mayor parte de las reacciones hematológicas se presentaron cuando la leflunomida se administró junto otro DMARD o poco tiempo después, o cuando el tratamiento con lefluno-mida acababa de cambiarse por otro DMARD con toxicidad demostrada de tipo hematológico (como, por ejemplo, el metotrexato).

Después de revisar los datos señalados, la EMEA quiere subrayar los siguientes aspectos:

• El tratamiento reciente con DMARD hepatotóxicos o hematotóxicos puede provocar una intensificación de las reacciones adversas. Por lo tanto, hay que sopesar cuidadosamente la razón riesgos:beneficios antes de iniciar el tratamiento con leflunomida.

• Debido a que el metabolito activo de la leflunomida se elimina del organismo lentamente, pueden producirse graves efectos adversos (tales como hepatotoxicidad o reacciones alérgicas), aun después de suspender el tratamiento con leflunomida. Cuando se produce este tipo de toxicidad o cuando se inicia el tratamiento con otro DMARD después de suspender la leflunomida, o cuando hay un embarazo deseado, es necesario efectuar un tratamiento con sustancias eliminadoras (washout), tales como la colestiramina o el carbón activo.

• Si se tiene en cuenta que se desconoce el riesgo asociado con el tratamiento combinado, particularmente cuando es de larga duración, y habida cuenta de que dicho tratamiento puede resultar en una toxicidad de carácter aditivo o incluso sinérgico, no se aconseja administrar la leflunomida con otro DMARD (como el metotrexato).

• Los pacientes que tienen palidez, cansancio, aumento de la propensión a las infecciones, fragilidad capilar, erupción cutánea o lesiones de las mucosas (sobre todo en la cavidad bucal) deben ponerse en contacto con el médico de inmediato.

• Los pacientes que desean lograr el embarazo o la paternidad deben avisarle al médico de antemano.

Como medida urgente, el prospecto para el paciente ha sido enmendado por un procedimiento rápido por solicitud del titular de la autorización de venta.

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org