Información farmacológica

 

REACCIONES ADVERSAS

 

 

Un caso notificado: insomnio por atorvastatina

Se trata de una paciente de 64 años a la que se prescribió atorvastatina (10 mg al día) por una dislipemia. No recibía ningún otro fármaco. Tres días después de comenzar a tomarla, presentó insomnio que persistió hasta que se suspendió el tratamiento, una semana después de haberlo iniciado.

La atorvastatina es un inhibidor de la hidroximetilglutarilcoenzima A (HMG-CoA) reductasa, enzima que cataliza un paso limitante en la síntesis hepática del colesterol. Las reacciones adversas más frecuentes son las alteraciones gastrointestinales y, más raramente, cefalea, astenia, mareo, erupciones cutáneas, hepatotoxicidad, miopatía y trastornos del sueño (insomnio y pesadillas). Se ha propuesto que el insomnio sería consecuencia de la inhibición de la síntesis del isopreno, producto formado en la biosíntesis del colesterol y que interviene en el mantenimiento del sueño.

Hasta ahora hemos recibido 49 notificaciones de sospechas de reacciones adversas a la atorvastatina, entre las cuales hay dos casos de insomnio. También hemos recibido 85 sobre la lovastatina (incluidos cuatro casos de insomnio), 42 notificaciones sobre la simvastatina (una de insomnio), 14 sobre la fluvastatina (una de insomnio) y 35 sobre la pravastatina (dos de insomnio). En la base de datos del SEFV hay 186 notificaciones de sospecha de reacciones adversas a la atorvastatina, 10 de las cuales son de insomnio.

Terbinafina: examen de las reacciones adversas graves (Marruecos)

La Comisión Nacional Asesora en Farmacovigilancia ha examinado los informes recibidos sobre reacciones adversas al agente antimicótico terbinafina (forma farmacéutica oral). La Comisión recibió ocho informes, incluido uno de defunción causada por necrólisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell), en los que se documenta un total de nueve reacciones adversas a la terbinafina, de la manera siguiente:

• alteraciones digestivas (gastralgia, náusea): 6

• signos generales (fiebre, cefalea): 4

• alteraciones de la vista: 1

• hepatitis: 3

• problemas cutáneos de carácter tóxico (prurito, arritmia polimórfica y síndrome de Lyell): 5.

Por lo tanto, en abril de 1998 la Comisión restringió el uso de la terbinafina oral solamente a los hospitales y clínicas y recomendó que se considerara la posibilidad de administrar el tratamiento tópico en primer lugar en casos de onicomicosis. El Centro Nacional de Farmacovigilancia realizó una encuesta de los efectos adversos del producto observados por médicos prescriptores de los sectores público y privado.

Sin embargo, los resultados de la encuesta no confirman la relación entre las reacciones adversas y la terbinafina. Por lo tanto, la Comisión ha suprimido la restricción de la terbinafina, pero ha recalcado la necesidad de hacer un reconocimiento completo al paciente antes de administrarla.

Dicloxacilina y flucloxacilina: comparación de reacciones adversas (Australia)

A comienzos de 1997 se introdujo la dicloxacilina al mercado de Australia para ofrecer un medicamento distinto de la flucloxacilina para el tratamiento de las infecciones estafilocócicas. Se esperaba que la incidencia y gravedad de las reacciones hepáticas fueran menores que con la flucloxacilina. El cuadro 1 muestra los resultados después de los dos primeros años civiles de comercialización y contiene el número total de informes presentados al Comité Asesor en Reacciones Adversas a los Medicamentos, los informes de reacciones hepáticas, incluso de colestasis, los informes de reacciones renales y una estimación del uso en la comunidad.

 

 

Estos datos muestran un grado similar de notificación a pesar del mayor uso de flucloxacilina en la comunidad (se desconoce el uso en los hospitales). Sin embargo, eso era de esperarse dado que la dicloxacilina es un nuevo medicamento y un "producto de interés actual". Hay un menor número de informes de colestasis y, en este momento, no hay informes de casos graves prolongados como se observó con la flucloxacilina. Cabe señalar que en el período de notificación hubo cinco informes de nefritis intersticial con dicloxacilina, pero que no se notificó ningún caso con flucloxacilina.

Interferón alfa: depresión (Australia)

El interferón alfa 2a (Roferon-A®) y 2b (Intron A®) se usan para tratar varias afecciones, incluso leucemia, algunas clases de carcinoma, mieloma múltiple, linfoma no de tipo Hodgkin, melanoma maligno y, más recientemente, hepatitis B y C. Las reacciones adversas al interferón alfa más comúnmente notificadas comprenden síntomas similares a los de la influenza, como fiebre, agotamiento, mialgia, artralgia y cefalea. Entre los efectos graves documentados cabe citar reacciones graves de hipersensibilidad y efectos hemáticos, hepáticos, cardiovasculares y neurológicos, particularmente en dosis altas. Se han descrito efectos psiquiátricos, como depresión o intenciones de suicidio.

El Comité Asesor en Reacciones Adversas a los Medicamentos ha recibido 19 informes de depresión o intenciones de suicidio relacionadas con el tratamiento con interferón alfa. Once pacientes presentaron depresión sola; cuatro, depresión con ideas o intento de suicidio; y en otros cuatro se registró intento de suicidio. Tres de los informes de intento de suicidio fueron mortales. La reacción comenzó entre el primer día del tratamiento y 10 meses después de iniciarlo, pero en casi todos los informes se indicó que se había iniciado al cabo de algunas semanas. En los 19 casos, se usó interferón para varias afecciones, entre las cuales las más comunes fueron hepatitis C (11 casos) y melanoma maligno (3).

Si se amplía el uso de interferón alfa para el tratamiento de la hepatitis B y C, es posible que aumente la frecuencia de esos problemas. Hay que tener particular cuidado con el uso de ese medicamento en pacientes con antecedentes de depresión.

Ácido alendrónico: esofagitis y problemas musculoesqueléticos (Australia)

El Comité Asesor en Reacciones Adversas a los Medicamentos ha recibido un total de 331 informes de presuntas reacciones adversas al ácido alendrónico, desde que salió al mercado en 1996. El ácido alendrónico fue el único medicamento presunto en 91% de esos informes; ocurrieron trastornos gastrointestinales en 54% de los casos y del sistema musculoesquelético en 18%.

Los efectos más importantes para el aparato digestivo fueron esofagitis y ulceración esofágica, notificadas poco después de la salida del producto al mercado. El Comité ha recibido ahora 52 informes de esofagitis y de ulceración o estrechez esofágica. Eso se confirmó con endoscopia en 26 casos. La información sobre el ácido alendrónico indica que se ha observado ulceración esofágica en 1,5% de los pacientes en estudios clínicos y durante la vigilancia de incidentes relacionados con la receta de ese producto. Otras reacciones gastrointestinales notificadas al Comité incluyen dispepsia (44 informes), náusea (43), dolor abdominal (37) y disfagia (23). Ha habido seis informes de ulceración gástrica y dos de ulceración duodenal. En los 180 informes sobre el aparato digestivo, la edad de los pacientes osciló entre 18 y 91 años (mediana: 71) y, todos excepto cinco pacientes tenían 50 años o más; 87% eran mujeres. La mayoría de los casos se notificaron con una dosis de 10 mg diarios y el resto tomó 40 mg diarios. El tiempo hasta el comienzo varió desde el mismo día en que se comenzó a administrar el medicamento hasta más de un año después. Sin embargo, 36% de los casos ocurrieron en la primera semana. Solamente 65% se notificaron como recuperados en el momento de presentar el informe y volvieron a ocurrir 20 reacciones con la reexposición al producto.

Ha habido también 61 informes de problemas musculoesqueléticos, con 35 casos de mialgia, 29 de artralgia y 6 de ostalgia. En 10 de esos informes, hubo mialgia y artralgia al mismo tiempo. Las características de los pacientes, la dosis, el tiempo transcurrido hasta la iniciación de los síntomas y las tasas de recuperación fueron similares a los observados en los pacientes afectados por problemas gastrointestinales. Ocho pacientes volvieron a reaccionar con la reexposición al producto.

Abacavir (Ziagen®): síntomas respiratorios y de hipersensibilidad (Organismo Europeo de Evaluación de Medicamentos)

La venta de abacavir (Ziagen®: Glaxo) se ha autorizado en la Unión Europea desde julio de 1999 y ese producto se comercializa en Alemania, Austria, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia. Se recomienda como tratamiento antirretrovírico en combinación para el tratamiento de adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). El Comité de Productos Medicinales de Marca Registrada del Organismo Europeo de Evaluación de Medicamentos (EMEA) ha venido evaluando la nueva información sobre inocuidad a medida que surge.

Las reacciones de hipersensibilidad son el principal motivo de preocupación en relación con este producto. Esas reacciones potencialmente graves se caracterizan por la aparición de síntomas que indican compromiso multiorgánico. Casi todos los pacientes con reacciones de hipersensibilidad presentan fiebre o erupción. Esas reacciones suelen ocurrir en las 6 primeras semanas del tratamiento.

Los síntomas respiratorios se han reconocido como parte de la reacción de hipersensibilidad en cerca de 20% de esos pacientes y pueden incluir disnea, faringitis o tos al principio. Han muerto varios pacientes con diagnóstico inicial de una enfermedad respiratoria aguda (neumonía, bronquitis o una enfermedad similar a la influenza), pero en quienes se reconoció más tarde una reacción de hipersensibilidad al abacavir con síntomas respiratorios. En casos en que el desenlace fue mortal, aproximadamente 80% de los pacientes tenían síntomas de dificultad respiratoria. Una demora del diagnóstico de hipersensibilidad puede llevar a continuar o a reintroducir el tratamiento con abacavir, lo que produce más reacciones graves de hipersensibilidad o la muerte.

Después de examinar la información precedente, el EMEA desea señalar lo siguiente:

• Los médicos prescriptores deben asegurarse de que los pacientes estén plenamente informados de las reacciones de hipersensibilidad. Se debe recordar a cada paciente que lea el prospecto y la tarjeta de alerta incluidos en el empaque.

• En un principio se creyó que algunos pacientes con reacciones de hipersensibilidad tenían una enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis y faringitis) o una similar a la influenza. Por lo tanto, el diagnóstico de reacción de hipersensibilidad debe considerarse cuidadosamente cuando los pacientes presenten síntomas de esas enfermedades.

•NUNCA SE DEBE volver a administrar Ziagen® a los pacientes que hayan suspendido el tratamiento por reacción de hipersensibilidad

• Se debe evitar la reiniciación del tratamiento de pacientes en quienes no se pueda descartar una reacción de hipersensibilidad.

• Los pacientes que tengan DOS O MÁS de los síntomas siguientes:

1) fiebre,

2) dificultad respiratoria, dolor de garganta o tos,

3) erupción de la piel (enrojecimiento o prurito),

4) náusea o vómito o diarrea o dolor abdominal,

5) cansancio o dolor intenso o malestar general

DEBEN LLAMAR AL MÉDICO INMEDIATAMENTE para que les indique si deben suspender el Ziagen®.

Como medida de urgencia, se ha modificado la información sobre la receta y para el paciente por medio de un procedimiento rápido, a pedido del titular de la autorización de venta.

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org