INSTANTÁNEAS

 

El abandono súbito del hábito de fumar afecta a la memoria activa de los fumadores

 

 

Estudios realizados indican que el tabaquismo crónico, el abandono súbito de ese hábito, la administración de nicotina y el fumar intensamente pueden influir negativamente en los resultados de las pruebas de funcionamiento de la memoria activa. Sin embargo, las opiniones al respecto son contradictorias.

Este artículo examina el efecto de fumar cigarrillos y de abandonar súbitamente ese hábito sobre la memoria activa. Se empleó una versión paramétrica de la prueba basada en tareas de manipulación de la información (N-Back Task) con el objetivo de determinar: a) si había diferencias entre la memoria activa de los no fumadores y la de los fumadores (en abstinencia o saciados); b) si la memoria activa de los fumadores se afectaba después de > 13 h de abstinencia; y c) si fumar un cigarrillo mejoraba el funcionamiento de la memoria activa de los fumadores después de > 13 horas de abstinencia.

En el estudio participaron 15 fumadores y 22 no fumadores, pareados según sus datos demográficos. Los fumadores consumían más de 15 y menos de 40 cigarrillos diarios, eran mayores de 18 años y menores de 55, no utilizaban drogas llamadas recreativas (excepto marihuana, una vez a la semana como máximo) ni tomaban más de 10 bebidas alcohólicas por semana. Además, declararon no haber tomado medicamentos antidepresivos, estimulantes o somníferos ni haber sufrido traumas craneanos. Los no fumadores habían consumido menos de cinco cigarrillos en toda su vida.

Las pruebas con tareas de manipulación de la información se administraron en dos bloques diarios durante dos días. La prueba a los fumadores después de > 13 h sin fumar (sesión de abstinencia) y la prueba después de < 1 h de haber fumado (sesión a saciedad) se realizaron en días diferentes. La mitad de los fumadores tuvieron la sesión de abstinencia el primer día y la otra mitad la tuvo el segundo. En ambas sesiones, los fumadores fumaron un cigarrillo entre los dos bloques de pruebas y antes de cada bloque se midió la ansiedad por fumar. Antes de la prueba a saciedad, los fumadores pudieron fumar ad libitum antes de llegar al laboratorio.

En la sesión a saciedad, el tiempo de respuesta de los fumadores no difirió significativamente del de los no fumadores (F(1, 32) = 0,34; P = 0,57) como tampoco difirieron según la tasa de errores (F(1, 32) = 0,17; P = 0,68). Sin embargo, en la sesión de abstinencia, los fumadores tuvieron una tasa de errores significativamente mayor que los no fumadores (F(1, 32) = 6,8; P = 0,013). No se encontró diferencia entre ambos grupos en cuanto al tiempo de respuesta (F(1, 32) = 1,7; P = 2,0).

Los fumadores realizaron las tareas de manipulación de la información más lentamente (F(1, 14) = 5,18; P = 0,039) y con una mayor tasa de errores (F(1, 14) = 5,73; P = 0,032) durante la sesión de abstinencia que en la sesión a saciedad. Además, los fumadores mostraron síntomas sicológicos y físicos más negativos después de > 13 h de abstinencia que durante la sesión a saciedad. No se observó que los antecedentes del hábito de fumar influyeran en los resultados de los fumadores.

Este estudio demostró que el abandono súbito del hábito de fumar afectó a la memoria activa en un grupo de fumadores con dependencia moderada o intensa a la nicotina. Se observó que un período de abstinencia > 13 h provocó un déficit significativo en la precisión de las tareas realizadas en comparación con los no fumadores y más lentitud de la habitual en realizarlas. Estos resultados indican que la pérdida de algunas habilidades es consecuencia del cese abrupto del hábito de fumar y respaldan la hipótesis de que esta afectación puede influir negativamente en la intención de muchos fumadores de dejar el hábito. (Mendrek A, et al. Working memory in cigarette smokers: comparison to non-smokers and effects of abstinence. Addict Behav. 2006;31(5):833–44.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org