INSTANTÁNEAS

 

Efectos de la infección por Helicobacter pylori en el peso y la talla de los niños colombianos

 

 

La infección por Helicobacter pylori provoca diversas afecciones crónicas del sistema digestivo y está asociada con la diarrea y la desnutrición crónicas. Esta infección se adquiere por lo general durante la infancia, y en los países en desarrollo su prevalencia es elevada en niños pequeños, especialmente en los que sufren desnutrición y retraso del crecimiento.

En este artículo se discute si una nueva infección con H. pylori tiene efectos temporales o permanentes en el crecimiento de los niños en edad preescolar. Para ello se realizó un estudio de cohorte con 521 niños de 12 a 60 meses de edad seleccionados entre los que asistían a tres guarderías infantiles de la ciudad de Cali, Colombia, entre 1997 y 2001. Los niños gozaban de buena salud en general y no padecían ninguna enfermedad crónica. Se realizó un seguimiento (mediana: 494 días; recorrido de 257 a 811 días) de los 347 niños con resultados negativos en la prueba de respiración con 13C para detectar la infección por H. pylori. Se tomaron los datos demográficos, socioeconómicos y sobre la higiene doméstica en el momento de entrar al estudio. Las mediciones antropométricas se hicieron en el momento inicial y cada 2 meses.

En general, 105 niños (30,3%) tuvieron resultados positivos en la prueba detectora de H. pylori al menos durante un período de 2 meses, mientras que 242 niños (69,7%) se mantuvieron sin infección durante todo el tiempo de seguimiento.

Se observó una reducción estadísticamente significativa del crecimiento durante los primeros 4 meses de la infección. El efecto adverso de una nueva infección se manifestó de forma aguda y sin demora y se mantuvo inalterado durante los siguientes 4 meses, atenuándose paulatinamente hasta casi desaparecer en el octavo mes. A largo plazo, el efecto de la nueva infección dependió de la edad a la que se detectó la infección por primera vez y se observó un efecto acumulativo a medida que pasaba el tiempo. La talla perdida no se recuperó y al llegar al octavo mes, la diferencia acumulada era de 0,14 cm (intervalo de confianza de 95% [IC95%]: 0,11 a 0,17 cm) en relación con los niños sin la infección. Debido a que los niños menores crecen más rápidamente, cuando la infección ocurrió antes de los 12 meses de edad, los niños perdieron en promedio 0,25 cm de talla en los primeros 8 meses de infección (IC95%: 0,21 a 0,29 cm).

Con relación al peso, se encontró una pérdida de peso pequeña pero significativa inmediatamente después de establecerse la infección, aunque desapareció a la siguiente visita de control. Sin embargo, no se observó un incremento compensatorio en los siguientes meses. De esta forma, se comprobó que el efecto de la infección con H. pilori sobre el peso del niño es menor y de menos duración que sobre su estatura. Esto puede deberse a la naturaleza crónica de esta infección y a que el peso presenta por lo general una mayor variabilidad.

Los resultados de este trabajo indican que el efecto de la infección con H. pylori sobre la talla de los niños de edad preescolar es mayor inmediatamente después de la infección y decrece aproximadamente a la mitad a los 8 meses de seguimiento. El retraso del crecimiento fue acumulativo y no se recuperó, por lo que la diferencia se mantuvo al menos durante todo el período de seguimiento. El retraso acumulado del crecimiento puede deberse a las altas tasas de reinfección en algunos niños. La aplicación de medidas dirigidas a prevenir y eliminar esta infección en niños de edad preescolar puede evitar retrasos del crecimiento. (Mera RM, et al. Effects of a new Helicobacter pylori infection on height and weight in Colombian children. Ann Epidemiol. 2006;16:347–51.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org