INSTANTÁNEAS

 

Factores asociados con el estado nutricional en niños de 0 a 23 meses en Nicaragua

 

 

Nicaragua es un país pobre con una alta prevalencia de enfermedades infecciosas y desnutrición. En este artículo se examina el estado nutricional de los niños de 0 a 23 meses en varias zonas urbanas y rurales de Nicaragua y se identifican los factores asociados con la desnutrición infantil en el país.

Se realizó un estudio transversal en el municipio de Nadine, provincia de Granada, Nicaragua, entre febrero y marzo de 2002. Se tomaron las medidas antropométricas (peso y talla) de 756 niños y se aplicó un cuestionario estructurado a sus madres. En el cuestionario se preguntó acerca de los episodios de fiebre y las enfermedades diarreicas y respiratorias que habían padecido los niños en los 14 días previos a la encuesta. Como indicadores del estado nutricional se calcularon las puntuaciones Z (Z-scores) de la relación peso-edad (ZPE), de la relación talla-edad (ZTE) y de la relación peso-talla (ZPT).

La proporción de niños con bajo peso (ZPE < –2 desviaciones estándar [DE]) fue de 10,3%, mientras que 30,1% de los niños tenían retraso del crecimiento (ZTE < –2 DE) y 5,0% presentaban atrofia (ZPT < –2 DE).

Se encontraron diferencias significativas (P < 0,05) entre la ZPE de los niños de zonas urbanas (0,37; DE = 1,26) y rurales (–0,54; DE = 1,27). La ZTE promedio fue de –1,01 (DE = 1,66) en las zonas urbanas y de –1,36 (DE = 1,56) en las rurales (P < 0,05). Los niños de zonas rurales estaban más propensos a tener retraso en el crecimiento (P < 0,05). No se encontraron diferencias significativas entre las ZPT de los niños de las zonas urbanas y rurales (5,8 y 4,1, respectivamente).

Los factores de riesgo de retraso en el crecimiento fueron el tener una madre analfabeta o que no había recibido educación institucional (razón de posibilidades [odds ratio, RR] = 3,476; P < 0,01), haber sufrido alguna infección respiratoria (RR = 1,821; P < 0,05) o haber tenido bajo peso (< 3 000 g) al nacer (RR = 1,704; P < 0,05). Los factores de riesgo del bajo peso fueron haber tenido alimentación materna por más de 12 meses (RR = 2,031; P < 0,01), no haber tenido seguimiento del crecimiento (RR = 1,956; P < 0,05) y ser de sexo femenino (RR = 1,884; P < 0,05).

Según los resultados del análisis bifactorial, los factores asociados con el retraso del crecimiento (ZTE < –2 DE) fueron: bajo ingreso mensual (P < 0,01), tener una madre analfabeta o sin educación institucionalizada (P < 0,01), haber recibido alimentación materna por más de 12 meses (P < 0,01), vivir en la ciudad (P < 0,05), ser de sexo femenino (P < 0,05), haber nacido con bajo peso (P < 0,001) y haber sufrido alguna infección respiratoria (P < 0,05). El retraso del crecimiento estuvo asociado con las condiciones socioeconómicas de la familia más que con la conducta materna de garantizar la salud, como mantener el seguimiento del crecimiento de su hijo o participar en actividades de educación sanitaria, entre otras.

En cuanto al bajo peso (ZPE < –2 DE), según el análisis bifactorial, los factores de riesgo fueron: la lactancia materna por más de 12 meses (P < 0,01), ser de sexo femenino (P < 0,01), haber nacido con bajo peso (P < 0,05) y no haber tenido seguimiento del crecimiento (P < 0,01).

A pesar del sostenido desarrollo económico de Nicaragua a partir de 1990, el estado nutricional de los niños no ha mejorado como se esperaba. Este estudio demuestra que las condiciones socioeconómicas favorables de las madres y su participación activa en actividades de promoción de salud, tales como los programas de seguimiento del crecimiento de sus hijos, pueden proteger contra la desnutrición infantil, específicamente contra el bajo peso. (Sakisaka K, et al. Nutritional status and associated factors in children aged 0–23 months in Granada, Nicaragua. Public Health. 2006;120(5): 400–11.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States
E-mail: contacto_rpsp@paho.org