PÁGINAS DE SALUD PÚBLICA

 

 

s160.gif (35433 bytes)

Regina Barba Pérez, comp. La Guía Ambiental: Una guía para la vida. México, D.F.: Unión de Grupos Ambientalistas, 1988, 744 pp.

 

Una de las tareas más importantes a la que nos enfrentamos los interesados en los temas del medio ambiente, es sin duda el problema de la información y difusión. Esta tarea ha sido abordada valientemente por Regina Barba Pirez al convocar –y lograrlo– a más de medio centenar de involucrados en la temática, tarea ardua que solo podía hacerlo alguien comprometido de por vida con ello.

La necesidad de llenar este vacío de información, siempre dispersa, difusa y confusa, hace que la impresión de La Guía Ambiental sea recibida con regocijo por la comunidad científica, académica, política y en general por todos aquellos interesados.

Los 58 artículos, divididos en cuatro grandes temas –población y medio ambiente, Los tesoros del planeta, Las actividades y los agravios, y Los derechos y obligaciones; conforman esta obra de carácter multidisciplinario.

En la actualidad son aterradoras las informaciones sobre las transformaciones en la ecosfera, por ejemplo, la contaminación de suelos, cuerpos de agua continentales y océanos, y de la atmósfera; la constante emisión de gases ha generado los fenómenos de calentamiento global y el llamado invernadero. Una muestra de ello es la presencia del viejo, del niño y la niña, los cuales estarán provocando incrementos desmesurados en la temperatura promedio y en la precipitación pluvial, aumento en las sequías, elementos que a su vez propiciarán un mayor número de fenómenos climatológicos como tornados, tormentas tropicales, huracanes y ciclones. Estos últimos tendrán un impacto negativo principalmente en las poblaciones marginadas de las costas de los países subdesarrollados, como el nuestro.

Para un futuro no muy lejano, el agua será un elemento de importancia capital, como ahora lo son los hidrocarburos. Sin embargo, muchos de los procesos productivos y domésticos son subutilizantes y depredadores. La constante e inmoderada tala de bosques está modificando los ciclos de agua, hecho que agrava cada vez más la disposición de tan vital líquido para la humanidad.

Podríamos continuar enumerando fenómenos y eventos, que nos conducen a tener una visión catastrofista y apocalíptica del futuro de la humanidad y del planeta. Esto nos lleva a ubicarnos ante la gran bifurcación: barbarie o noosfera.

Si apostamos a buscar permanecer como especie por un intervalo mayor sobre la faz del planeta tierra, será necesario repensar, es decir, decodificar el actual estilo de crecimiento económico y establecer un modelo de desarrollo alternativo, como el sustentable.

 

Manuel Pretelín Pérez,
Coordinador del Tronco General
de Asignaturas de la División
de Ciencias Sociales y Humanidades,
Universidad Autónoma
Metropolitana,
Azcapotzalco, México.

Instituto Nacional de Salud Pública Cuernavaca - Morelos - Mexico
E-mail: spm@insp3.insp.mx