Noticias de salud ambiental

 

 

El latido*

por Erin E. Dooley

 

El EWG publica una guía de filtros solares para 2010

En su cuarto informe sobre productos con filtro solar, el Grupo de Trabajo Ambiental (en inglés, EWG) recomienda únicamente un 8% de los 500 productos sometidos a pruebas.1 El grupo reporta una oleada de productos que se jactan de contener un FPS de más de 50, "los cuales venden una falsa sensación de seguridad-, ya que un FPS más elevado no necesariamente equivale a una mayor protección. Varios productos contienen ingredientes que representan un peligro potencial para la salud: en 41% de los filtros solares evaluados se encontró retinil palmitato, sustancia vinculada a un desarrollo acelerado de tumores y lesiones de la piel, y en 60%, oxibenzona, un compuesto que trastorna el sistema endocrino.

 

 

Evaluación de exposición de la EPA: los PBDEs

Una nueva evaluación de exposición2 realizada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (en inglés, EPA) demuestra que la exposición a los éteres de polibromodifenilos (PBDEs) en Estados Unidos ocurre principalmente a través del polvo doméstico, a diferencia de otros contaminantes orgánicos persistentes, que se encuentran típicamente en los alimentos. Además, los índices de ingesta en proporción al peso son más elevados en los niños estadounidenses, especialmente en los bebés, que en los adultos. La EPA está planeando emitir este año nuevas reglas para la manufactura e importación de productos que contengan dos PBDEs específicos. Todavía se siguen utilizando retardantes del fuego PBDEs en aplicaciones que incluyen muebles y aparatos electrónicos pese a que algunos de ellos ya han sido retirados del mercado.

Los cigarrillos "más seguros- no dejan de ser peligrosos

Fumar cigarrillos libres de tabaco y de nicotina hechos de lechuga puede ser por lo menos tan peligroso, si no es que más, que fumar cigarrillos convencionales de tabaco. En un estudio de dichos cigarrillos, supuestamente más seguros, que se introdujeron en el mercado en 1997, se observaron fragmentaciones del ADN de cadena doble después de exposiciones menos prolongadas en comparación con los cigarrillos convencionales.3

 

 

En los cigarrillos libres de tabaco y de nicotina también se encontraron dosis mucho más elevadas de materia particulada total ("alquitrán-). Los investigadores utilizaron anticuerpos fosfoespecíficos para medir la respuesta al daño al ADN, así como sus propios instrumentos para citometría mediante escáner de láser, que calificaron de un complemento útil de otros métodos para evaluar la genotoxicidad del humo de cigarrillo.

El bisfenol-A (BPA) y la disfunción sexual masculina

El bisfenol-A (en inglés, BPA) se utiliza en gran cantidad de productos de consumo, incluyendo recipientes de plástico y recubrimientos de latas de alimentos y bebidas. Retomando un estudio anterior4 en el que se hacía una comparación entre trabajadores con y sin exposición ocupacional al BPA, los investigadores evaluaron los niveles de BPA en la orina y la función sexual en un subconjunto de trabajadores, y encontraron que el incremento en los niveles de BPA en la orina estaba asociado a una disminución en los valores de siete medidas de la función sexual.5

Un análisis adicional limitado a trabajadores expuestos al BPA de manera exclusivamente no ocupacional reveló una tendencia similar, pero los autores escribieron que "muchos de los cálculos ya no eran estadísticamente significativos debido al tamaño marcadamente reducido de la muestra.-

El bronceado en interiores y el melanoma: la evidencia se hace más contundente

Un nuevo estudio presenta evidencia contundente de que el uso de las camas de bronceado puede incrementar las probabilidades de contraer melanoma.6 En comparación con las personas que nunca se han bronceado en interiores, aquellas que han utilizado una cama de bronceado mostraron una probabilidad casi 75% mayor de desarrollar el melanoma, y el riesgo más elevado se encontró en los usuarios frecuentes de las camas de bronceado de interior. El estudio también demostró por primera vez que el melanoma se relaciona más estrechamente con la frecuencia del bronceado que con la edad a la que comenzó el bronceado en interiores. Estudios anteriores mostraron sólo asociaciones débiles con el riesgo de melanoma; la mayoría no lograron hacer ajustes para tomar en cuenta la exposición al sol o no confirmaron la respuesta a la dosis ni realizaron una comparación entre aparatos de bronceado específicos -"lagunas que cubre el actual estudio de control basado en la población-". El melanoma, la forma más peligrosa de cáncer de piel, es también uno de los cánceres que están proliferando más rápidamente en los Estados Unidos.7

 

Referencias

1. EWG. 2010 Sunscreen Guide. Washington, DC: Environmental Working Group (2010). Disponible en: http://www.ewg.org/2010sunscreen/ [consultado junio 12, 2010]          .

2. U.S. EPA. An Exposure Assessment of Polybrominated Diphenyl Ethers (Final Report). EPA/600/R-08/086F. Washington, DC:U.S. Environmental Protection Agency (2010).         

3. Jorgensen ED, et al. Cell Cycle 9(11)2170-2176 (2010).         

4. Li D, et al. Hum Reprod 25(2):519-527 (2010).         

5. Li DK, et al. J Androl doi:10.2164/jandrol.110.010413 [publicado antes de impresión mayo 13, 2010]          .

6. Lazovich D, et al. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 19(6):1557-1568 (2010).         

7. En: Horner MJ, et al, eds. SEER Cancer Statistics Review, 1975-"2006. Bethesda, MD: National Cancer Institute (2009).         

 

 

* Publicado originalmente en Environmental Health Perspectives, volumen 117, número 1, enero 2009, páginas A20-A27.

Instituto Nacional de Salud Pública Cuernavaca - Morelos - Mexico
E-mail: spm@insp3.insp.mx