CARTAS AL EDITOR

 

Contaminación y salud pública en México

 

 

Señor editor: al abordar el tema de la contaminación ambiental debemos considerar no sólo las fuentes antropogénicas sino también a las fuentes naturales de contaminación, tal es el caso de la producción de metano en zonas pantanosas, las tormentas eléctricas que generan ozono y óxidos de nitrógeno, la actividad animal que genera bióxido de carbono e hidrogeniones, la erosión, deforestación y sequías que generan partículas esparcidas por el viento y la actividad volcánica que emite óxidos de azufre y partículas. Al respecto podemos percatarnos que son pocos los trabajos que reportan investigación respecto a los efectos de la contaminación por fuentes naturales en salud pública. De tal forma el grueso de trabajos se refieren a los efectos por la contaminación antropogénica a diferentes niveles de organización (molecular, celular, órganos, organismos, poblaciones, comunidades y/o ecosistemas).

Si hablamos a nivel nacional nos percatamos que esta búsqueda de trabajos se reduce aun más respecto a dicha problemática, haciendo énfasis que México presenta problemas de contaminación considerables, principalmente en las ciudades con un creciente desarrollo urbano, industrial, tecnológico y actividad volcánica durante los últimos doce años, en el caso del Popocatépetl. Ante dicho escenario para lograr una buena calidad del medio ambiente se depende de factores económicos, políticos y socioculturales, además de la coordinación de diferentes sectores como salud, educación, ecología, desarrollo urbano, obras publicas, energía, industria, transporte, iniciativa privada y población en general.1

Mientras los países desarrollados se preparan para enfrentar el problema de la contaminación, tratando de minimizar los impactos en la salud, mediante la mejoría y expansión de los servicios de salud, preparándose para enfrentar desastres y mejorando la tecnología disponible para crear ambientes propicios para la población,2 sólo queda preguntarnos: ¿en México qué estamos haciendo al respecto?, por tal motivo es importante destacar el trabajo de los diversos grupos de investigación que en nuestro país se están dando a la tarea de estudiar los efectos que involucran la contaminación respecto a salud pública y que han sido publicados en la revista Salud Pública de México, donde consideran los siguientes temas: las condiciones geológicas de la zona metropolitana de la Ciudad de México, las condiciones que favorecen la persistencia de contaminantes en la atmósfera y sus efectos sobre la población. De la relación entre las concentraciones ambientales de partículas PM10 y de ozono con el número diario de consultas al servicio de urgencias por enfermedades respiratorias agudas y asma en población menor de 15 años, y de la prevalencia y severidad del asma, de la rinitis y del eczema en escolares.3-6

Debido a que la actividad volcánica está de "moda" en la región central del país y aporta una cantidad considerable de contaminantes, principalmente a la atmósfera, se ha documentado que dicha actividad representa riesgos para los ecosistemas y las poblaciones humanas que se ubican cerca de los edificios volcánicos; no obstante se ha descrito que incluso organismos que se localizan a distancias considerables de las zonas con actividad volcánica también pueden verse afectados.7-10 Puesto que la ceniza volcánica está constituida principalmente por dióxido de azufre, este compuesto puede producir irritación local y desarrollar silicosis y en los pacientes con hiperreactividad bronquial, asma o enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, la exposición a las cenizas puede complicar la enfermedad. A nivel de la conjuntiva, la ceniza actúa como un cuerpo extraño, siendo los cristales de dióxido de azufre los que afectan directamente a la conjuntiva y a la córneas, produciendo abrasiones, además del efecto irritante. Por su parte, los microelementos presentes en la ceniza, como el bromo volcánico, puede formar parte del agua de vertientes y durante la potabilización generar trihalometanos, que son compuestos cancerígenos. De tal forma, los principales riesgos volcánicos involucran la emisión de ceniza y gases, relacionándose con la cantidad y el número de exposiciones a dichos eventos. En este contexto, la colaboración entre vulcanólogos, meteorólogos, químicos, biólogos, agrónomos y profesionales de la salud permitirá favorecer la realización de trabajos que ayuden a reducir los riesgos de la actividad volcánica con relación a la salud pública.

 

José Antonio Rivera-Tapia, M en C(I)

(I)Centro de Investigaciones Microbiológicas del Instituto de Ciencias de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México.

Solicitud de sobretiros: M. en C. José Antonio
Rivera-Tapia. Centro de Investigaciones
Microbiológicas del Instituto de Cienciasbr> de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Ciudad Universitaria C.P. 72570. Puebla, México.
E-mail: jart70@yahoo.com

 

Referencias

1. Munguía C ME, Pérez NJ. La contaminación atmosférica en el sur de la zona metropolitana del valle de México. Rev Inst Nal Enf Resp Mex 2002;16:48-53.

2. Vega FL. Los desafíos de Pandora en el tercer milenio. Rev Mex Pediatr 2002;69:183-184.

3. Ramírez-Sánchez HU, Andrade-García MD, González-Castañeda ME, Celis-de la Rosa AJ. Contaminantes atmosféricos y su correlación con infecciones agudas de las vías respiratorias en niños de Guadalajara, Jalisco. Salud Publica Mex 2006;48:385-394.

4. Hernández-Cadena L, Téllez-Rojo M, Sanín-Aguirre LH, Lacasaña-Navarro M, Campos A, Romieu I. Relación entre consultas y urgencias por enfermedad respiratoria y contaminación atmosférica en Ciudad Juárez, Chihuahua. Salud Publica Mex 2000;42:288-297.

5. Barraza-Villareal A, Sanín-Aguirre LH, Téllez-Rojo M, Lacasaña-Navarro M, Romieu I. Prevalencia de asma y otras enfermedades alérgicas en niños escolares de Ciudad Juárez, Chihuahua. Salud Publica Mex 2001;43:433-443.

6. Rosales-Castillo JA, Torres-Meza VC, Olaiz-Fernández G, Borja-Aburto VH. Los efectos agudos de la contaminación del aire en la salud de la población: evidencias de estudios epidemiológicos. Salud Publica Mex 2001;43:544-555.

7. Vallejo M, Jáuregui-Renaud K, Hermosillo AG, Márquez MF, Cárdenas M. Efectos de la contaminación atmosférica en la salud y su importancia en la Ciudad de México. Gac Med Mex 2003;139:57-63.

8. Rojas RM, Noa OH, Pérez NJ, Villalba CJ. Efecto sobre la función pulmonar en personas expuestas a cenizas del volcán Popocatépetl. Diciembre 1994-1995. Rev Inst Nal Enf Resp Mex 1995;8:112-118.

9. Rojas RM, Pérez NJ, Villalba CJ, Catlán VM, Hernández VE, Hernández DP. San Nicolás de los Ranchos. ¿Un caso representativo de afecciones respiratorias por exposición a cenizas volcánicas? Rev Inst Nal Enf Resp Mex 1996;9:14-18.

10. Rivera-Tapia JA, Cedillo-Ramírez L, Gil-Juárez C, Giono-Cerezo S. Efectos de la exposición a la inhalación de ceniza del volcán Popocatépetl en hamsters. Universidad y Ciencia 2003;19:53-61.

Instituto Nacional de Salud Pública Cuernavaca - Morelos - Mexico