INSTANTÁNEAS

 

Informe sobre la resistencia de Salmonella spp. en las Américas

 

 

Anualmente, millones de personas sufren enfermedades diarreicas producidas por Salmonella. Esta enterobacteria puede causar graves infecciones con una alta tasa de mortalidad, especialmente en pacientes inmunodeprimidos, niños y ancianos. Es necesario estudiar más a fondo el patrón de sensibilidad de las especies emergentes de Salmonella resistentes a algunos medicamentos antimicrobianos. El Programa de Vigilancia Antimicrobiana SENTRY detectó en los últimos 8 años cepas de Salmonella spp. resistentes al ácido nalidíxico con una alta concentración mínima inhibidora (CMI) para la fluoroquinolona y cepas resistentes a las b-lactamasas de amplio espectro (BLAE).

Entre 2001 y 2003 se analizaron 786 aislamientos obtenidos de heces fecales o sangre en diversos centros médicos de América del Norte y América Latina mediante microdilución en caldo de cultivo. La confirmación de la resistencia a las BLAE se realizó mediante tiras reactivas Etest (AB BIODISK, Solna, Suecia) y posteriormente se caracterizaron los mecanismos de resistencia mediante la reacción en cadena de la polimerasa y la secuenciación nucleotídica.

Se obtuvieron 89 (11,3%) cepas resistentes al ácido nalidíxico (CMI 32 µg/mL) procedentes de 21 localidades; en 19 de ellas se encontraron mutaciones en la región que determina la resistencia a las quinolonas. Los valores de CMI de fluoroquinolona de los aislamientos de Salmonella spp. resistentes al ácido nalidíxico fueron entre 8 y 32 veces superiores a los de las cepas silvestres. En las cepas resistentes al ácido nalidíxico, el ciprofloxacino y el gatifloxacino fueron más eficaces que la levofloxacina y la garenoxacina. Las mutaciones simples en el gen gyrA explicaron los elevados valores de CMI de la fluoroquinolona.

Durante el año 2001, nueve localidades aportaron 11 (2,9%) de las cepas que tenían resistencia a los antibióticos aztreonam, ceftazidima o ceftriaxona. Los aislamientos resistentes a las BLAE presentaron también resistencia a la ceftazidima (16 µg/mL), la aztreonam (de 4 a > 16 µg/mL) y la ceftriaxona (8–32 µg/mL). Todas las cepas fueron sensibles a los antibióticos cefepime, carbapenem, gentamicina y a las fluoroquinolonas. El ácido clavulánico no inhibió ninguna de las cepas estudiadas. Los aislamientos resistentes a las fluoroquinolonas pueden tener mutaciones en la región que codifica la resistencia a las quinolonas. Estos aislamientos se detectaron mediante el pesquisaje con ácido nalidíxico. Las especies de Salmonella resistentes a las BLAE probablemente contienen la enzima CMY-2 y son sensibles al cefepime, al carbapenem y a las fluoroquinolonas.

Los aislamientos a partir de hemocultivos presentaron más mutaciones en la región que determina la resistencia a las quinolonas que los obtenidos de muestras fecales, pero mantuvieron su sensibilidad a las fluoroquinolonas. Esos aislamientos fueron más sensibles a las penicilinas (ampicilina y ticarcilina), pero su patrón de sensibilidad no varió significativamente con respecto a la ceftriaxona o al trimetroprima-sulfametoxazol. Se observó un aumento de la resistencia a las BLAE en América Latina, aunque no en América del Norte.

El creciente número de informes relacionados con la reducción de la sensibilidad de Salmonella a las fluoroquinolonas es alarmante. La vigilancia de los perfiles antimicrobianos de este microorganismo —antes considerado muy sensible a los agentes antimicrobianos utilizados habitualmente— debe ser de alta prioridad debido al riesgo que representan para la población las cepas resistentes a varios medicamentos. (Biedenbach DJ et al. Analysis of Salmonella spp. with resistance to extended-spectrum cephalosporins and fluoroquinolones isolated in North America and Latin America: report from the SENTRY Antimicrobial Surveillance Program (1997–2004). Diagn Microbiol Infect Dis. 2006; 54:13–21.)

Organización Panamericana de la Salud Washington - Washington - United States